19 de marzo de 2013

PRIMAVERA EN ARCOGRANC

Arcogranc airea las habitaciones. Abre las ventanas y permite que el viciado ambiente anterior se renueve con oxigeno fresco.
Ádios al inmovilismo, al coto privado y a la gestión sui generis. Hay nueva directiva, nuevo presidente, deseo de hacer las cosas bien y un propósito de trabajo fundamentado en el sentido común.
Me dicen que no hay un duro. Que la etapa anterior, lacerante en el aspecto económico, con gastos implacables, dejo las arcas del club con un capital mínimo.
El patrimonio no monetario tampoco es grande. Unas 40 dianas de animales 3D en regular estado de conservación, una decena, quizás no tantos,  de parapetos remendados con sus correspondientes caballetes y unos cuantos arcos de iniciación con sus respectivos accesorios.



La primavera del club se refleja en la renovación de ganas e ilusión. En la voluntad real de organizar tiradas y competiciones, en aplicar la lógica y en buscar la manera de que la rentabilidad quede en el club. En este sentido, esperemos que la nueva directiva acabe definitivamente con esa tendencia a delegar la organización de eventos en personajes interesados que lo único que buscan es el “visne” de los ciento y pico euros fáciles, o aquella generosidad tan personal, que llevo al presidencialismo pasado a regalar competiciones al club más amigo a coste cero.

Parece que a Argogranc le cayo encima un meteorito de sentido común. Hacía falta.
Aún hay cosas que mejorar y viejas tendencias que erradicar, pero el ambiente huele a primavera.

De parte de un tirador de la isla de enfrente (risas), felicidades  a Roger y al equipo directivo.

Que el impulso dure, que se mantenga.

Coming Soon: "Fin de Semana en el Sahara". "Crónicas de otra Pesca Anunciada. Sin Noticias de “Embarek”.

6 de marzo de 2013

ME VOY DE PESCA

Mañana me voy de fin de semana pesquero.
Me voy cerca, al ladito, al territorio continental contiguo.
Me voy a hacer spinning ligero y quien sabe, a donde el mayor y más célebre desierto del mundo se encuentra con el sonoro Atlántico.
Me voy con un amigo antiguo en modo prueba – error. A ver que se cuece, donde se cuece y como se cuece.
Me voy con ganas.
Porque ya va tocando. Porque el viaje es una necesidad vital y la isla no puede ser otra cosa que un jaulón de puertas abiertas.


Porque estoy hasta los testículos de esta atmósfera de cabreo continuo, de que nos tomen por idiotas o súbditos feudales.
Del borbonato, sus robos y sus chanchullos puteros.
Del PP, de su ideología fascista y su maquinaria política al servicio del mangoneo y el enriquecimiento personal. De los curas. De los nacionalistas, que cambian apego por billetes, de los socialistas en Audi A6 y Hotel 5 estrellas, de los medios informativos mantenedores del chiringuito, salvadores del rey y laminadores ideológicos de cualquier vuelco o amago de revolución.
Y sobre todo, estoy harto del miedo, de la indolencia y de la puñetera ignorancia que mantienen a este país de manda huevos, en la paz y resignación más absolutas.
Por todo ello, no me marcho el próximo fin de semana de viaje pesquero, a tanto no alcanzo. Pero el irme supone un cambio de aires y un respiro personal necesario ante tanto encabronamiento y tanta endogamia ambiental.

Me voy de pesca. Contaré a la vuelta, si merece la pena o lo creo conveniente.
Ya saben que a los chavalitos ni agua.