20 de diciembre de 2012

QUE EL FIN DEL MUNDO NOS COJA PESCANDO

Dicen que mañana el mundo se acaba. Nadie sabe como ni porque, pero se acaba.
Llegará un planeta errante e invisible que chocará con la tierra o alguien apretará el botón nuclear. Tal vez un tsunami apocalíptico volteará la corteza terrestre o el eje hará una cabriola inesperada que alterará el orden natural de las cosas.
Sea lo que sea, que me da que no va a ser, a mi me cogerá pescando.
Pescando al norte de mi isla natal aprovechando las bonanzas de este persistente anticiclón “azoriano” desplazado al sur que lleva un par de semanas regalándonos brisas y poco reboso.
Mañana, en el día del fin del mundo, si nada lo aborta, volveremos a la zafra de este otoño. Una zafra de peces no muy grandes pero si bastante resultones y persistentes. Mucho entretenimiento y pescas realmente buenas en cantidad, variedad y número de picadas.




Bocinegros como raquetas, samitas, sierras gordinflones, loquillos de un kilo o dos, jureles y hasta un pulpo que antes de ayer no pudo resistir las encantadoras evoluciones de un inchiku mitad Daiwa mitad Schamann, componen la fauna piscícola de las últimas semanas.
Especial mención merece la aparición de bocinegros grandes en profundidades centenarias. Bocinegros tan agresivos y decididos como siempre, placando señuelos en la mitad de la columna de agua sin distinguir los pulpitos del “chucu chucu” de metales de cuarto kilo con anzuelos para cherne.
También es de destacar la captura de dos sierras de tamaño fabuloso que dieron en la báscula pesos superiores a los 5 kilos y la progresiva adicción a los tejemanejes del “chucu chucu”, jugando con las posibilidades que da el intercambio de faldones y la elaboración propia del trailer de vinilo y pelo.




Eso sí, las cabezas, las de Daiwa (Pirate) y las del Inchiku de Hart por favor. Las demás o son plomos holografiados con forma de pera y anzuelos de lamento o cutradas hechas por mengano en el cuarto de la azotea.
Continuamos en la brecha del jigging ligero. Con cañas de 15 y 20 libras, trenzas del 30 y señuelos nunca superiores a los 150 gramos.
Definitivamente y por mucho que se pueda pensar, en las Canarias centrales no hay razones de peso que inviten a más.


Seguiremos contando cosas.
Si sigue habiendo mundo, claro.

14 de diciembre de 2012

MURIÓ CUBILLO


Viejito y defendiendo hasta el final su matraquilla independentista.
Murió unas semanas después que la Televisión Autonómica al servicio del nacionalismo mamón estrenará un documental sobre sus andanzas políticas y el atentado de estado que casi le cuesta la vida en Argel a finales de los 70.

Se puede estar de acuerdo o no con su ideario político. Ya saben, descolonización de Canarias y creación de una república independiente al margen de la soberanía española, pero lo que no se le puede negar al fallecido es su fidelidad a una causa, su nulo transfuguismo y su protagonismo en la historia contemporánea de estas 8 piedras atlánticas.
Personalmente y a pesar de sus escarceos terroristas, he de reconocer que su trayectoria de años me causa infinito menos asco que la del bigotito ministerial reciente, los caciquillos isleños a su servicio y la manipulación interesada del nacionalismo que durante los últimos años perpetra Coalición Canaria.

Me gustan cosas como el habla de aquí, ver a la U.D. repleta de jugadores canarios, el Ach Guañac de Taburiente y la natural idiosincrasia de este "cachito" de mundo que me ha tocado habitar. Mi patriotismo es puntual y muy poco denso.
Más allá de mi tiempo libre, por puro sentido común, no vislumbro independencia de ninguna clase. ¿Independientes de qué?. Actualmente la independencia política se llama dinero. Es pura economía.


Fuente: Internet


En cualquier caso, al margen de signos e ideas, siempre he admirado la defensa de las convicciones.
Como le leí el otro día a Marcelo Bielsa refiriéndose al papel de entrenador. “…No hay que juzgar la idea, sino el sustento. Yo puedo valorar proyectos antagónicos. Lo que nunca se puede hacer es sustituir las convicciones”.

Que en el más allá, si lo hay, le vaya bien a Cubillo.

10 de diciembre de 2012

GRAN CANARIA VERDE


Las cumbres y medianías del norte de Gran Canaria rezuman agua por sus cuatro costados.
Los barruntadores más veteranos lo anunciaron a principios de octubre y tras un año agrícola infernal en lo que a sequedad y ausencia de precipitaciones se refiere, el otoño ha traído agua como hacía años que no se veía para la estación. Primero fue aquella borrasca del oeste y ahora estos 4 días pasados de chaparrones y chubascos persistentes. Agua fuerte pero sin destrozos ni daños exagerados. Agua para el campo y para sacarle el verde a una isla tan puteada como agradecida en lo que a predisposición natural se refiere.
En el norte centro ha corrido algún barranco mayor y muchos barranquillos modestos.
El Guiniguada llevó agua alborotada en el tramo de la Mina y en toda la fachada de barlovento no hay estanque, aljibe o mareta que no se haya puesto hasta las tachas (Carlillos dixit).




Con el ansiado riego natural, hierbas y plantas de todo tipo han comenzado a prosperar aprovechando los favores revitalizantes del líquido elemento.
El paisaje de ámbitos rurales que aún sostienen tal condición, es un recreo para la vista. Prosperan los cultivos de papas en medianías abaratando costes de producción y se multiplican las cerrajas, los jaramagos y la tremolina.
El que habite en Gran Canaria, pueda y le guste, que coja la cámara de retratar y se tire al interior de la redonda. Disfrutará como un enano.



                                               
En fin, que vuelve la vida que se mantenía agazapada a tanto sol y polvajera.
Vuelve el agua.
Y esperemos que solo sea el comienzo de un año extraordinario.
Seguimos pendientes de la naturaleza y sus manejos. Ya saben que nos queda la aleatoria sencillez natural como refugio. Como única arista amable y bella ante un mundo injusto gobernado por criminales.
Un día se los llevará el barranco.
Estoy seguro.
Que viva el agua.