9 de julio de 2012

ATÚN COMO ANTES


Este año, la pesca de túnidos en el archipiélago parece asemejarse más a la de antaño. Desde finales de mayo, toneladas diarias de bonito (Katsuwonus pelamis) se descargan por los principales puertos de las islas consagrados a la pesca de altura artesanal, poniendo en zafarrancho a las cofradías y reviviendo trajines que en los últimos años habían quedado olvidados por la falta de capturas.



Este año, parece ser especialmente bueno, hay frente pesquero sobre todo en la franja de mar que une las islas con África y quien más quien menos esta haciendo el agosto con un par de meses de antelación.
Según me cuentan conocidos de Mogán y Arguineguin que “golisnean” a diario la mar sureña y sus puertos, junto a la mantada inmensa de bonito listado, también se ha observado mucha albacora (Thunnus alalunga) y bastante rabil (yellow fin tuna) acompañando a bolas inmensas de carnada que a su vez se acercan a la ruptura de pendiente de las islas tras el extraordinario afloramiento de nutrientes.
En lo que respecta a nuestra pesca de siempre. El spinning sigue siendo asunto privado de mucha discreción y ocultismo (ya saben, protección ante el chavalitismo acechante). En lo que concierne al jigging, siguiendo la tendencia general del buen año, parece que se detecta una entrada de depredadores de fondo (sobre todo samas) en casi todos los veriles submarinos propicios. Circunstancia que ha servido para que lo de mover el choco en la vertical se sacuda el decaimiento de las últimas temporadas.



Por cierto, para cerrar la actualización pesquera me gustaría dejar constancia de la zozobra que en muchas mentes insulares crean estos inesperados episodios de abundancia ictícola. Ante este tipo de fenómenos, la peña se pone a elucubrar y a buscar urgentes explicaciones que a menudo pierden de vista el raciocinio, el sentido común y la lógica científica. De esta manera, hay quien sostiene que el año ha sido malo de lluvias y claro, eso el pescado lo nota y le da por comer y volverse loco (lo de volverse loco es literal). Por supuesto, si el año hubiera sido bueno de lluvias, esta bondad también sería expuesta como causa determinante de la abundancia.



Otros lo achacan al volcán del Hierro y dicen que el pescado se ha rodado hacia el este, ¡Aguita!, como si cuando no había procesos eruptivos en curso en el Hierro, los rabiles se cogieran con las manos en los charcos de Caleta, Tacorón o Tamaduste.
Tampoco faltan justificaciones que confían la razón al cambio climático, a las plagas desmedidas de medusa e incluso a circunstancias políticas y socioeconómicas tan distantes como el asunto de los piratas somalíes en torno al cuerno de África.
Al final, me temo que es absurdo buscar la explicación. Que la habrá, seguro.
Al final yo creo que es lo de siempre, pura ciclicidad. Y a pesar de que en el mar cada vez hay menos peces, este tipo de abundancias anuales son lógicas y encuentran paralelismo con el ritmo y el devenir natural de ecosistemas y especies.
Además, cayendo en la cuenta, los aguacateros también tienen años buenos y años malos. 

3 de julio de 2012

ME ALEGRA Y ME JODE


Que la selección española de fútbol haya ganado un nuevo título me alegra desde una perspectiva estrictamente futbolística.
Me alegra porque supone un nuevo espaldarazo al fútbol que tiene que ser, el que le gusta a la gente y el que esta en el manual que describe el deporte del balompié como un juego de equipo combinativo, fundamentado en el pase, en la creatividad, en la no especulación resultadista y en el juego de ataque como espectáculo en última instancia destinado al recreo de los espectadores.

Además, esta generación de futbolistas españoles, obscena condición multimillonaria aparte, hace gala de una naturalidad humana, una sencillez y unas buenas maneras en la ganancia y en la derrota que espantan cualquier sentimiento de antipatía individual y colectiva. Algunos de ellos, pueden considerarse de los mejores futbolistas que han existido nunca sobre la faz del planeta, con una capacidad técnica y una limpieza y honestidad en la ejecución del juego fuera de toda duda. A mi me alegra el triunfo desde ese ángulo. Digamos que me emociona desde un punto de vista puramente artístico, carente de todo fanatismo y cualquier tipo de adscripción patriótica. En relación a esto último declaro pertenecer tan solo al planeta y habitarle un trocito denominado Shamann.


Lo que me jode del triunfo de la selección en Ucrania – Polonia es la utilización que la actual clase gubernamental dirigente de la que me considero enemigo hace del mismo con la intención de manipular, alienar, confundir, narcotizar y distraer la atención general respecto al golpe de estado que desde hace un par de años y en particular desde hace unos cuantos meses se viene perpetrando contra los derechos, libertades y dignidad de trabajadores y ciudadanos de a píe. Se profundiza en la oligocracia de una manera feroz, cada vez con menos tapujos, con mucha mano derecha, con demasiado abuso y una injusticia social nunca vista en nuestra edad contemporánea.
Aunque cada vez se esconden menos y tienen menos miramientos a la hora de avanzar en sus propósitos, les viene de perlas acontecimientos deportivos de este tipo para por un lado lanzar mensajes subliminales a las masas a través de la publicidad y los medios de comunicación (los anuncios de Coca-Cola haciendo tabla rasa con la primera persona del plural son asquerosos) y por otro, tenernos embobecidos mirando el balón, mientras trapichean con nuestro bienestar y nuestros derechos. En este sentido, es memorable que la noticia del famoso rescate a la banca española saliera a la luz el fin de semana que debutaba la selección Española en la Eurocopa y Nadal jugaba la final de Roland Garros.
En fin, me da asco inmenso ver las fotos de Mariano y el heredero del “Borbonato” posando felices con los jugadores y dando brinquitos en el palco rodeados de mamones federativos sin oficio ni beneficio. Me jode.
Me jode que la selección haya superado la primera fase y que al final haya ganado la Eurocopa.
Me jode por la utilización que el "enemigo" hace de ese triunfo.
Me jode a pesar de lo mucho que me alegra el moderno futbol hispano y sus maneras.