20 de diciembre de 2012

QUE EL FIN DEL MUNDO NOS COJA PESCANDO

Dicen que mañana el mundo se acaba. Nadie sabe como ni porque, pero se acaba.
Llegará un planeta errante e invisible que chocará con la tierra o alguien apretará el botón nuclear. Tal vez un tsunami apocalíptico volteará la corteza terrestre o el eje hará una cabriola inesperada que alterará el orden natural de las cosas.
Sea lo que sea, que me da que no va a ser, a mi me cogerá pescando.
Pescando al norte de mi isla natal aprovechando las bonanzas de este persistente anticiclón “azoriano” desplazado al sur que lleva un par de semanas regalándonos brisas y poco reboso.
Mañana, en el día del fin del mundo, si nada lo aborta, volveremos a la zafra de este otoño. Una zafra de peces no muy grandes pero si bastante resultones y persistentes. Mucho entretenimiento y pescas realmente buenas en cantidad, variedad y número de picadas.




Bocinegros como raquetas, samitas, sierras gordinflones, loquillos de un kilo o dos, jureles y hasta un pulpo que antes de ayer no pudo resistir las encantadoras evoluciones de un inchiku mitad Daiwa mitad Schamann, componen la fauna piscícola de las últimas semanas.
Especial mención merece la aparición de bocinegros grandes en profundidades centenarias. Bocinegros tan agresivos y decididos como siempre, placando señuelos en la mitad de la columna de agua sin distinguir los pulpitos del “chucu chucu” de metales de cuarto kilo con anzuelos para cherne.
También es de destacar la captura de dos sierras de tamaño fabuloso que dieron en la báscula pesos superiores a los 5 kilos y la progresiva adicción a los tejemanejes del “chucu chucu”, jugando con las posibilidades que da el intercambio de faldones y la elaboración propia del trailer de vinilo y pelo.




Eso sí, las cabezas, las de Daiwa (Pirate) y las del Inchiku de Hart por favor. Las demás o son plomos holografiados con forma de pera y anzuelos de lamento o cutradas hechas por mengano en el cuarto de la azotea.
Continuamos en la brecha del jigging ligero. Con cañas de 15 y 20 libras, trenzas del 30 y señuelos nunca superiores a los 150 gramos.
Definitivamente y por mucho que se pueda pensar, en las Canarias centrales no hay razones de peso que inviten a más.


Seguiremos contando cosas.
Si sigue habiendo mundo, claro.

5 comentarios:

Adal dijo...

Las probabilidades de que mañana sea el apocalipsis no se si serán grandes, pero lo que si se es que las probabilidades de que el apocalipsis me "pesque" pescando serán cercanas al 98%

Saludos,

Y digo yo dijo...

A mi me pillará en el curro, eso si es una put...a, me llevaré uninchicu desos :(

Rafael dijo...

Vaya, me sorprende pero me alegra que hayas descubierto lo interesante de jugar con los inchikus...

Eso sí, no comparto el punto de vista con respecto a los inchikus "handmade"... si bien es cierto no se que tipo de señuelos caseros circulan por la fenicia local, he de decir que desde hace mas de un año cree mis propios modelos a partir de un simple listón de madera y que a día de hoy en mi caja de pesca no hay otro señuelo que no sea de mi propia cosecha... y con mi propia cosecha me refiero a señuelos creados íntegramente por mi. Que bien sabe usted de la capacidad de copia que me gasto para fusilar cualquier señuelo de la mas prestigiosa marca (que por cierto, en mis moldes el pirates no tiene hueco y el de Hart está en desuso).

Así que como se suele decir "se reirán de mis señuelos, pero no de mi bolsillo... ni mucho menos de mis capturas ;)"

Lo dicho, me alegra saber que sigues en la brecha cambiando la realidad aparente de los escamudos.

Saludos y felices fiestas
Rafa =)

Nicola Zingarelli dijo...

Vaya el niño de los Inchiku, siempre imitando lo que dice el yayito y luego a darle al yayito. Pobre yayito!

Uno de Tantos dijo...

Si imitará al Yayito, pescaría cada tres meses con las porquerías de Inchiku que vende Molix a un precio desorbitado.

Inchikus, Kaburas, bucktails, vinilos, jigs o jerkbaits siempre han estado dentro de la misma cesta y su utilización depende de las circunstancias y de los vaivenes de la rutina y la inquietud.

Rafa, cuanto tiempo. A ver si un día nos vemos.
Tus dotes manufactureras superan con creces a cualquier fenicio local y un simple cayao de la playa que pase por tus manos será más efectivo y resultón que la enésima engañifa mitad USA mitad Marruecos del Districaca de turno.

Pescamos, mucho. Y más de lo que declaramos.
Pero esto sigue expuesto a chavalitos y demás chinches, con lo cual solo se enseña lo que se puede o interesa.
Bueno, me voy a ASTICAN a ver si consigo a alguien que le pase la broca a una Spanyid para hacerme un chucu chucu.
Sean buenos.