14 de diciembre de 2012

MURIÓ CUBILLO


Viejito y defendiendo hasta el final su matraquilla independentista.
Murió unas semanas después que la Televisión Autonómica al servicio del nacionalismo mamón estrenará un documental sobre sus andanzas políticas y el atentado de estado que casi le cuesta la vida en Argel a finales de los 70.

Se puede estar de acuerdo o no con su ideario político. Ya saben, descolonización de Canarias y creación de una república independiente al margen de la soberanía española, pero lo que no se le puede negar al fallecido es su fidelidad a una causa, su nulo transfuguismo y su protagonismo en la historia contemporánea de estas 8 piedras atlánticas.
Personalmente y a pesar de sus escarceos terroristas, he de reconocer que su trayectoria de años me causa infinito menos asco que la del bigotito ministerial reciente, los caciquillos isleños a su servicio y la manipulación interesada del nacionalismo que durante los últimos años perpetra Coalición Canaria.

Me gustan cosas como el habla de aquí, ver a la U.D. repleta de jugadores canarios, el Ach Guañac de Taburiente y la natural idiosincrasia de este "cachito" de mundo que me ha tocado habitar. Mi patriotismo es puntual y muy poco denso.
Más allá de mi tiempo libre, por puro sentido común, no vislumbro independencia de ninguna clase. ¿Independientes de qué?. Actualmente la independencia política se llama dinero. Es pura economía.


Fuente: Internet


En cualquier caso, al margen de signos e ideas, siempre he admirado la defensa de las convicciones.
Como le leí el otro día a Marcelo Bielsa refiriéndose al papel de entrenador. “…No hay que juzgar la idea, sino el sustento. Yo puedo valorar proyectos antagónicos. Lo que nunca se puede hacer es sustituir las convicciones”.

Que en el más allá, si lo hay, le vaya bien a Cubillo.

No hay comentarios: