9 de julio de 2012

ATÚN COMO ANTES


Este año, la pesca de túnidos en el archipiélago parece asemejarse más a la de antaño. Desde finales de mayo, toneladas diarias de bonito (Katsuwonus pelamis) se descargan por los principales puertos de las islas consagrados a la pesca de altura artesanal, poniendo en zafarrancho a las cofradías y reviviendo trajines que en los últimos años habían quedado olvidados por la falta de capturas.



Este año, parece ser especialmente bueno, hay frente pesquero sobre todo en la franja de mar que une las islas con África y quien más quien menos esta haciendo el agosto con un par de meses de antelación.
Según me cuentan conocidos de Mogán y Arguineguin que “golisnean” a diario la mar sureña y sus puertos, junto a la mantada inmensa de bonito listado, también se ha observado mucha albacora (Thunnus alalunga) y bastante rabil (yellow fin tuna) acompañando a bolas inmensas de carnada que a su vez se acercan a la ruptura de pendiente de las islas tras el extraordinario afloramiento de nutrientes.
En lo que respecta a nuestra pesca de siempre. El spinning sigue siendo asunto privado de mucha discreción y ocultismo (ya saben, protección ante el chavalitismo acechante). En lo que concierne al jigging, siguiendo la tendencia general del buen año, parece que se detecta una entrada de depredadores de fondo (sobre todo samas) en casi todos los veriles submarinos propicios. Circunstancia que ha servido para que lo de mover el choco en la vertical se sacuda el decaimiento de las últimas temporadas.



Por cierto, para cerrar la actualización pesquera me gustaría dejar constancia de la zozobra que en muchas mentes insulares crean estos inesperados episodios de abundancia ictícola. Ante este tipo de fenómenos, la peña se pone a elucubrar y a buscar urgentes explicaciones que a menudo pierden de vista el raciocinio, el sentido común y la lógica científica. De esta manera, hay quien sostiene que el año ha sido malo de lluvias y claro, eso el pescado lo nota y le da por comer y volverse loco (lo de volverse loco es literal). Por supuesto, si el año hubiera sido bueno de lluvias, esta bondad también sería expuesta como causa determinante de la abundancia.



Otros lo achacan al volcán del Hierro y dicen que el pescado se ha rodado hacia el este, ¡Aguita!, como si cuando no había procesos eruptivos en curso en el Hierro, los rabiles se cogieran con las manos en los charcos de Caleta, Tacorón o Tamaduste.
Tampoco faltan justificaciones que confían la razón al cambio climático, a las plagas desmedidas de medusa e incluso a circunstancias políticas y socioeconómicas tan distantes como el asunto de los piratas somalíes en torno al cuerno de África.
Al final, me temo que es absurdo buscar la explicación. Que la habrá, seguro.
Al final yo creo que es lo de siempre, pura ciclicidad. Y a pesar de que en el mar cada vez hay menos peces, este tipo de abundancias anuales son lógicas y encuentran paralelismo con el ritmo y el devenir natural de ecosistemas y especies.
Además, cayendo en la cuenta, los aguacateros también tienen años buenos y años malos. 

4 comentarios:

bimbach caranx dijo...

hola mario!, soy de el hierro y por aqui mucho mucho volcan pero los peces no se van!! rabiles no muchos como antaño...
pd: de nuevo busco equiparme para salidas kayak y segun en caranx si tienes equipo de sobra que no uses me interesa por algo menos de la mitad price.
saludos, Jorge
giantrevally@gmail.com

Mariano dijo...

Ciclico! Tu los has dicho compañero. Aunque a veces se tenga que pensar que tiene aderezo humano: si me cargo toas las tortugas con trasmallos y demás, cabe la posibilidad que en la ración de medusas entren más por plato.

Femés Elvira, dijo...

No sé Mario... pero algo ráro ha pasado este año, y yo al ménos solamente me atrevo a jugar con la posibilidad de que esto, ocurra cada x años...como algo natural (o quizás antinatural). Medusas que llenaban camiones y contenedores, calamares a toneladas, tortugas a cientos, bandos de carnada que nublan las sondas... y por consiguiente, bastantes bichos detrás :)
De los atunes ni idea, sé que se acercaron (pocos) los rojos como barriles, pero bastante léjos. Rabiles, bonitos y albacoras, desaparecidos...estarán para el otro lado.

Saludos señor!!

Otro de Tantos dijo...

Bueno Femes, quizás debí de ser más explicito.
Lo que de verdad hay es mucho bonito listado y se encuentra muy localizado al sur del archipiélago y en el pasillo oceánico que nos separa de África.
En Mogán la de esta año es una zafra histórica.
La mia también, pero al reves.
Nos leemos.