27 de julio de 2011

INACTIVO

Por si alguien se lo pregunta. No me he ido de viaje, ni me he aburrido de tener al día el blog. Lo que ocurre es que estoy enfrascado en un fenomenal temporal de trabajo y todas las neuronas y voluntades que me sirven a la escritura se encuentran sometidas a garabatear letras que nada tienen que ver con las ociosas disquisiciones de un blog personal.
En breve retomaré el hilo y el ritmo normal de cuentos y paranoias.
A ver si aún se puede decir algo de Casimiro el putero, del pez espada que hundió al Roque del Aguila o del Trofeo Las Meleguinas de tiro con arco en versión recorrido de bosque 3D, evento en el que como no podía ser de otra forma, firmé una penosa tarjeta final de puntuación. Si en vez de carneros pusiesen sierras...

En fin, que no se olviden de pinchar de vez en cuando. Un día de estos cuento algo.

Saludos y gracias.

7 de julio de 2011

MI GUARIDA ES LA SUYA

O al menos eso parece.

En este principio del verano 2011, llevo capturados 4 sierras en apenas 10 horas de pesca, lo cual considerando el estado de la cuestión pesquera en esta isla, opino que no esta nada mal.
Y lo más sorprendente y satisfactorio es que no son frutos directos de un pesquero reconocido o frecuentado. Nada de eso. La punta en la que esos bonitos han sido y continuan siendo engañados y capturados es la directamente opuesta al Corte Ingles de los pesqueros. Un veril bronco, feo, que condiciona el método y que solo aporta como aspectos agradables limpieza y soledad.
Tal es el permanente batir del mar y las olas que se hace imposible arrimar el bulto a primera línea de clacas.  El spinning debe perpetrarse con unos 4 metros de retranqueo y 2 metros por encima de la rasante natural.

Para más calamidad, su condición  de punta y la existencia de dos o tres bajas sumergidas no hacen sino agravar permanentemente el reboso existente impidiendo manejar con eficacia cualquier señuelo que no sea un minnow a prueba de bombas; un acorazado que profundice el metro necesario para salir de la turbulencia superficial y lo haga con los contoneos y facultades minimas que hacen que su natación sea confundida sí o sí con la de una sardina, una caballa o una boga en apuros.
Ni hablar de paseantes, ni de poppers. El mar se los traga. Su acción queda engullida entre la espuma, el burbujeo, los remolinos y el encrespamiento general de Atlántico 60 m a la redonda.


Minnows al amanecer

Pero no cualquier minnow. Tienen que ser los más recalcitrantes nadadores del mercado y además poseer buena relación de aspecto, acción holgada y triples XL.
No me valen los señuelos de lubina tan últimamente de moda. La mayoría incorporan tres triples pequeños – lo odio - para peces de boca blanda, que se abren a la primera picada de un bicuón, un sierra o un pejerrey. Tampoco me va la belleza holográfica ficticia que desaparece al primer golpe contra el risco.


Tras algunos años de pesca a spinning, mi suerte, en casita, la confio de manera definitiva a un tipo de minnow flotante, que a ser posible mida más de 15 cm, se lance bien, resista viento y marea, su natación no se vea perjudicada a los 4 arañazos y arme anzuelos grandes y robustos. Si encima hace cloc cloc a medida que navega, mejor que mejor.
En el top 5 tengo siempre la Segunda de María, el XRAP de Rapala, el Bomber de 19 cm. Duel F o Yo-zuri Tobimaru y de últimas el Daiwa Salt Pro Minnow de 15 centímetros.
¿Colores?. Un naranja, un blanco, un plata y un sardina.

En relación a todo lo anterior, el pez retratado en esta entrada representa el último expediente. Un sierra de 3-4 Kg. capturado al amanecer entre la espuma de mi guarida. El señuelo es un Bomber Americano de 19 cm. Un minnow duro como el basalto, que vuela de traves y que aún con torpeza y escaso estilismo contonea sus flancos y pesca como el más fascinante jerkbait japonés para suzukis.

3 de julio de 2011

RIÑONERAS PORTA SEÑUELOS. LA AQUASKINZ SMALL “TALL”

Tras la puñalada trapera que representó hace unos meses las infumables características de la nueva Chest Pack de HPA, sigo probando y evaluando cajones de cintura para portar los señuelos mientras hago spinning desde tierra.
La última y espero definitiva adquisición es la Small “Tall” de Aquaskinz, una buena solución que la marca americana especialista en accesorios de surf fishing ofrece a los lanzadores de señuelos.
Las sensaciones son excelentes y la comodidad de la nueva bolsa superlativa.
Esta fabricada en cordaje negro, grueso y robusto, su fisonomía rectangular y aplanada hacen que se adapte mejor a la anatomia humana que las soluciones cuadrangulares de Shimano o HPA y el cinturón de sujeción esta situado de manera que una vez puesta al costado, la bolsa no cae hacia adelante ni bambolea.



Esta pensada para alojar señuelos extra grandes a través de tres grandes compartimentos rectangulares. Para hacerse una idea del tamaño, basta decir que cada división es capaz de dar perfecta cabida a un gran popper tropical tipo Surface Bull o Dumbell Popper.
Aparte del contenedor principal, posee un gran bolsillo frontal donde pueden meterse accesorios como trabas, monofilamento, pinzas, navaja o 5 jigs de bucktail en sus respectivos compartimentos y un bolsillo lateral ideal para llevar una pequeña botella de agua o cualquier cosa analoga. En mi caso un tubito con 3 o 4 pequeños jigs de metal.

Pros:

-       Buena sujeción.
-       Cierres ajustados.
-       Gran capacidad.
-       Buen material de fabricación.
-       Buenísima relación calidad – precio.

Contras:

-     Los tres compartimentos principales carecen de subdivisiones interiores, con lo que los señuelos terminan enredándose y creando alguna incomodidad. Además, son tan profundos que puede costar llegar a atrapar con los dedos los señuelos más pequeños.


De momento, me va.
Si deja de irme, ya contaremos.