29 de abril de 2011

JIGGING. VUELTA A LA NORMALIDAD

Tras un período complicado de curro y las mini vacaciones de Semana Santa, creo que ya estoy en condiciones de recuperar el ritmo habitual de pesca a jigging.
De momento, la meteorología de primavera se disfraza de otoño e imita a la estación prenavideña con perturbaciones y borrascas del suroeste que aún no siendo potentes en cuanto a lluvia y viento, si aplacan el rebote que en condiciones normales de alisio tiene el mar a nuestros píes.
Ayer, como el que no quiere la cosa, decidimos embarcarnos y dejar por unas horas que nuestros metales pesados bailaran en los veriles submarinos del norte insular más próximo.
Desaparecida la alerta Dumerili que decretó el animal de Antonio hace unas semanas, volvimos a los equipos más ligeros y los pejes pequeños y medianos que conforman la matriz irremediable de nuestro jigging.
Samas, loquillos, sierras, bicuas, negritas, bocinegros y algún esporádico salen muy bien con las cañas de 15 y 20 libras, que encima pueden mover con eficiencia chucu – chucus y parecidos.
Precisamente, mi idea primigenia de ayer tarde era la de pescar con la Lamiglas 15 libras y dedicarle tiempo a un par de inchikus con pedegree que adquirí en el economato del deportista hace un par de tardes. Dos caidas me duro la voluntad. Al segundo lance, un cabo a media agua sobre un fondo octogenario, seguramente de alguna de esas nasas delincuentes que salpican nuestros veriles, se merendó los 15 euros del metal con pulpito.
A partir de ahí. Cambié de estrategia y donde había dicho Inchiku, coloqué un Aile Metal CS 150 amarillo lumo que tras cambiar de marca, en apenas dos garetes, llevó a ver la Gran Canaria emergida a dos samitas de 2-3 Kg, atrevidas, fieras y hambrientas como pocas.


Luego nada más. Comenzó a soplar un noroeste frio, el atardecer se echó encima y José cogió un lagarto. Señas todas ellas que indicaban la oportunidad de recoger bartulos y clausurar la sesión hasta otro rato.
Es lo que hay.
Me conformo con eso, con el rato en el mar, con las samitas y con la posibilidad de recuperar mi ritmo habitual de pesca.
Será hasta otra.

26 de abril de 2011

- ¡ENVIO!. - ¡QUIERO!

Tengo un amigo en Moldavia y me entere hace unas semanas. Nicasio (nicasioarma@gmail.com) estudió conmigo en el instituto, luego nos perdimos la pista hasta que un día volvimos a coincidir en un veril pesquero de Gáldar (noroeste de Gran Canaria). Yo llevaba un tiempo dedicado al spinning y él apareció con una Wonder y un manojo de galanas dentro de una garrafa con pan mojado. Se sento a verme pescar mientras charlabamos. Al rato pegué un sierra y desde ese día, a Nicasio, salemero recalcitrante, dejo de interesarle toda arte de pesca que no fuera el spinning.
Recuerdo que aquel día me contó no se que historia respecto a emigrar. Que aprovechando que la piba era rusa, igual se marchaba al este de Europa a buscarse la vida y cambiar de aires.
Esta semana, después de muchos años, sorpresiva y misteriosamente he vuelto a saber de él.
Lo he hecho a través de un sobre acolchado de dimensiones generosas con matasellos de Moldavia que trajo Correos el pasado lunes. Dentro una nota explica como encontró mi blog por la red y la razón de ser del material enviado en el sobre.
Nicasio tiene una granja de cervidos para obtención de carne y piel. Una cabaña más que respetable según me cuenta.
Parece ser que desde hace algún tiempo Nicasio viene aprovechando la cola de los animales, el bucktail, para elaborar fibras con las que vestir cabezas plomadas para engañar lucios en los alrededores de Chisinu.
En consecuencia, ¿adivinen que contenía el sobre que llego a mi domicilio?.
Pues eso, lo que ven en la imagen. Un amplio surtido de colas de bucktail que ni decir, me vienen de maravilla para confeccionar los famosos señuelos de pelo y plomo.
Nicasio me cuenta que su intención es empezar a vender bucktail tintado aunque sea a pequeña escala. Que le da no se que desperdiciar el pelo extraido de los ciervos y aunque de momento solo se dedica a regalarlo a conocidos y amigos, su idea en un futuro es sacarse algún dinerillo extra al tiempo que se entretiene preparando las colas, dándole color (buenísimos los tintes que utiliza) y elaborando jigs de distinto tipo.
Ya se lo he dicho a Nicasio por e-mail, pero se lo reitero en esta entrada. Si todo el bucktail es como el que me envió - fibras en punta de 10 y 12 centímetros - y tinte super resistente, el negocio esta garantizado desde el momento en que su escasa ambición económica (quiere vender cada cola tintada a 2 euros) elimina cualquier competencia en el aspecto relación calidad – precio.
Y  por supuesto no te preocupes, sabes que a cambio de una pesca a Lucios en Centro Europa te pondré en contacto con amigos y conocidos amantes de tunear plomo y acero.


Fdo: JAY.
Y como decimos por aquí, el que lo quiera coger, que lo coja.

18 de abril de 2011

23 KILOS Y ALGO

Mar calmo, baja presión y plenilunio suelen ser buenas condiciones para que aparezca el animal.
Animal como el que se le apareció a Antonio antes de ayer a mediodía.
Un bonito medregal de 23 kilos y algo.
Ahora habrá que ver si se trata de una de esas capturas que muerden un jig de uvas a brevas u obedece a algún tipo de concentración que haga factible repetir captura en próximas fechas. En días venideros, si Eolo lo permite saldremos de dudas. 



La fotografía es autoría de José.
Yo, en menesteres más vacacionales, me enteré de todo vía móvil y correo electrónico. Del peje, de una negrita para el patrón y unos cuantos avatares más que quedan para el libro de contingencias.
Bravo por Antonio. Últimamente el satauteño del Tejar combina pájaras inexplicables con pescas de muy buen ver. Cosas de la menopausia masculina me temo.
Seguiremos informando.

- No Jay, no voy a coger el medregal del Antonio ponerle una de esas cucharillas que fabricas en el hocico y marcharme a algún veril orillero a sacarle una foto para decir que fue cogido a spinning. Me parece de chaflameja hacer algo así. Tu mismo.

14 de abril de 2011

QUE GANE EL BARÇA


Y no soy catalán, ni es el equipo de mis amores al que seguí en mi niñez y con el que comparto adscripción territorial y topofilia patriotica. Para eso ya esta la renqueante U.D.
De la misma manera, tampoco me despierta el Madrid más antipatía que la coyuntural chulería portuguesa de Mourinho y de su máxima figura propagandística.
Quiero que gane el Barça por que hoy por hoy el futbol que defiende debería ser el único posible. El del toque, el del buen trato al balón, el del esfuerzo colectivo y el de no ganar a cualquier precio sino siguiendo la eterna receta que conecta directamente con la razón única de este negocio, el espectáculo y respeto por el espectador sea cual sea su lengua, raza o ubicación planetaria.
Porque en un mundo en el que desgraciadamente solo el que gana tiene la razón, los triunfos del Barça inyectan al futbol razón de ser y reivindican la pervivencia de un método que hace algunos años creiamos desaparecido para siempre.
Por eso, con perdón para los madridistas y Ozil, como espectador neutral amante del futbol y del espectáculo, que gane el barça los 4 partidos.


4 de abril de 2011

ESCLAVO LIBRE

Jay me ha enviado 100 renglones mostrando su adscripción a las energías alternativas y repudiando la proliferación de energía nuclear.
Jay me ha enviado 50 renglones poniendo a parir al gobierno japonés por la desinformación practicada con respecto al incidente nuclear de Fukushima.
Jay me ha enviado una diatriba que echa bilis del doble rasero occidental en lo que concierne a las dictaduras y a los movimientos revolucionarios en el mundo árabe. Ya saben, eso de 30 años después fuera Gadafi y Marruecos no es lo mismo ni Bahrein tampoco pero Yemen y Libia sí.
Jay me ha enviado un vomito escrito que atañe a la nueva campaña electoral Canaria y a la pervivencia y persistencia de los mismos caciques con distintos collares.
Jay me ha enviado un pronto de cabreo incrédulo ante la suplencia de Jonathan Viera y esa estupidez papanata de que es que tiene que jugar más para el equipo.
Jay me ha enviado una apología gamberra elogiando el corte de mangas, que a su parecer, el sistema natural de Maspalomas le ha hecho al desarrollismo turístico de sol y playa.
Jay me ha enviado un folio de pestes sobre el panorama político nacional, sobre ZP y su contrincante RJ, sobre el banquero ricachón de los tirantes y sobre toda la bazofia manipuladora, hipócrita y necrófila que a diario nos dirige, nos miente y nos come el coco.


Pero la verdad es que he pasado de Jay y ante este mundo en crisis, feroz y catastrófico, prefiero contarles que estos días me he adentrado en la naturaleza de mi isla, allá donde hace unas semanas hubo nieve y el agua rebosa por riscos y manaderos.
Porque para el que no lo sepa, en Canarias el agua es oro y cuando la hay todo parece que tiene una cara más risueña. Se alegra el campo que se disparata de verdor y vida, se alegran los que lo trabajan pues tienen mayores posibilidades de acceder al segundo recurso fundamental tras el suelo y se alegran los que sin ser una cosa ni la otra, admiramos simplemente la belleza natural de lugar que nos ha tocado vivir.
Gran Canaria escupe agua por los cuatro costados y medianías y cumbres son un espectáculo para la vista y el olfato. Embalses repletos, escorrentías, charcones… tajinastes, escobones, flores de mayo y retamas en flor, herrerillos y capirotes en plena crianza, cantos de mirlo y perdiz… bejeques, veroles, zumbidos de abeja…
Estos días, huyendo de la masificación de la cumbre central pero adentrándome en vericuetos campestres igual de gratos a la vista y la contemplación, me he plantado con la cámara de fotos delante de bicacáros, greenovias y cañahejas.
Y aunque al día siguiente siempre hay que volver a echarse la escopeta al hombro. Por unas horas, uno se olvida de la que esta cayendo y da esquinazo a la fiera feroz.
La sencillez, la belleza  y la sinceridad de la naturaleza son calmante y salud, como la risa de Les Luthiers.
Y me acuerdo de lo que decía un tal Hermógenes Afonso: “me encadeno a la vida animal y vegetal, soy un esclavo libre”.