29 de junio de 2011

TONGO, MISTER MANFRED, TONGO

Ex estimado Sr. Manfred, mire que me caía usted bien. Esa carilla graciosa, de intelectual amable y progresista, su espontaneidad en el Risco de San Nicolás, su interés por la cultura popular, por interactuar con los vecinos.

Excelentísima ministra, señores del comité evaluador europeo, políticos de este país llamado España, ex estimado Sr. Manfred.

Es cierto que puede sonar como la pataleta de un despechado o la diatriba obscena de un mal perdedor, pero es que en la coyuntura actual y dentro del contexto político en el que San Sebastián ha sido nombrada Capital Europea de la Cultura 2016, la designación me huele a mayúscula tomadura de pelo, a tongo incalificable y a pantomima monumental hacia cinco ciudades españolas que ajenas a estrategias políticas, luchas soberanistas y componendas de estado llevan unos cuantos años desarrollando un programa cultural puro y concienzudo con el que luchar de igual a igual por el honor y los beneficios de la máxima distinción cultural europea.

Excelentísima ministra, señores del jurado europeo, políticos de este país llamado España, ex estimado Sr. Manfred.

Por si el tufo a tongo que me llega a la nariz fuera finalmente cierto, les pongo al corriente antes que nada, de que a un montón de españoles nos importa un pimiento lamuyo amarillo variedad Maribel que los vascos puedan lograr la autodeterminación y llegado el caso, anexionarse a Islandia, Federarse a Canadá o serruchar todo el perímetro fronterizo de su patria abertzale hasta separarla del territorio continental y dejarla flotando como república vasca, cantábrica, socialista e independiente en medio del Golfo de Vizcaya, NOS-LA-TRAE-FLOJA (perdonen la ordinariez).
Lo que no nos la trae flácida y muy al contrario, hace que estemos mayormente hasta la vena pudenda externa es el hecho cada vez más constatable que en este país o eres vasco o catalán y tienes ínfulas de gobernarte por tu cuenta o prepárate a sufrir toda clase de agravios comparativos y sentirte tratado como un españolito de segunda.
Cuando ETA mataba todas las semanas en el nombre de un ideario político vivíamos hipotecados por el chantaje de la violencia asesina y los muertos del telediario. Ahora que ETA no mata, vivimos hipotecados y chantajeados por el miedo a que triunfe el ideario político de la izquierda abertxale.

Excelentísima ministra, señores del jurado europeo, políticos de este país llamado España, ex estimado Sr. Manfred.

Estoy seguro y no tengo ninguna duda que San Sebastián debe poseer una candidatura cultural a capital europea enormemente interesante y valiosa, una cultura tangible e intangible de quitarse el sombrero, quizás, hasta pueda dar vértigo comparar su potencial cultural con Las Palmas u otras ciudades españolas; un prestigioso festival de jazz, un mundialmente famoso festival de cine, gastronomía de primer nivel, arte, educación, arquitectura, patrimonio de todo tipo, etc…Pero en las circunstancias actuales, según venía la mano y pese a que las tres cuartas partes del proyecto de la candidatura es anterior al fenómeno Bildu, es inevitable que su distinción en base a los criterios por la que ha sido elegida, esté aromatizada por ese olorcillo tan Español de la manipulación política interesada.
Porque si el principal criterio que les ha llevado a conceder a Donosti la Capitalidad Europea en 2016 es la posibilidad de que tal distinción contribuya a la paz, a construir la paz o a convertirse en capital de la paz. Tengan en cuenta que se han saltado la esencia del certamen y no es cultura lo evaluado sino política, política pura y dura. En eso San Sebastián, dada su particular coyuntura, reconozco que no tenía rivales y competía en posición ventajistas respecto a las demás ciudades, pero en el caso de que alguno de ustedes crea que aquí y ahora, en el planeta tierra, en mitad del siglo XXI la paz no tiene que ver con la política, y la paz que han pensado para San Sebastián esta al margen de avatares políticos, le diré Sr. Manfred, que entonces, la que no tiene rival, por poner un ejemplo, es Las Palmas.
En la capital – isla de Gran Canaria, Sr. Manfred, llevamos 500 años en paz. Desde que Bentejui se riscó en la cumbre, por aquí abajo los jaleos y las ostias han sido contadas. Por recordar algún cirio reseñable, me vienen a la mente los cortes de agua del alcalde Doreste en Escaleritas, algún follón portuario y alguna manifestación estudiantil en la década de los 80. Nadita más.
Por tanto, si es por paz, por tolerancia, por respeto a la vida humana, a la libertad de expresión y a la convivencia pacífica, Las Palmas de Gran Canaria esta colocada unos cuantos años luz por delante de la capital de Guipúzcoa en merecimientos y posibilidades.
Y es una lastima que cuando fijaron los criterios meramente culturales por las que deberían regirse las candidaturas y el certamen, no nos avisaran que iba a ser condición sine qua non el que la cultura contribuyera a conseguir la paz, porque de saberlo nos hubiera bastado encender el ánimo de algún independentista trasnochado del MPAIAC, haberle dado cuatro petardos, haberlo incitado a armar ruido y luego, mas tarde, haber pregonado a los cuatro vientos que en 2016 seriamos capaces de aplacarlo y reducirlo en el Parque de las Creaciones colgándole garriflores de la solapa.

Ex estimado Sr. Manfred, mire que me caía usted bien. Esa carilla graciosa, de intelectual amable y progresista, su espontaneidad en el Risco de San Nicolás, su interés por la cultura popular, por interactuar con los vecinos.
Como decimos por aquí, ¡leche cacharro!.
Ahora y para mí, su rostro y su voz son las del tongo del año. Que pena.

5 comentarios:

JOSE MANSO dijo...

Fabulosa y acertada pluma amigo, le das en el clavo como casi siempre. Un saludo desde Asturias

Toni Martinez dijo...

me uno a tu indignación,a éstos les importa un pito el tiempo y la ilusión que pongan unas personas,van a la suya y a sus politiqueos de chamusquina.un saludo

Y digo yo dijo...

El que pide favores tarde o temprano tiene que devolverlos.

Y digo yo dijo...

Para el caballero UNO DE TANTOS (pescador a caña).
OTRA FORMA DE VER EL "TONGO"

Pues parece que antes de San Sebastián, también lo fueron ciudades como Madrid, Santiago de Compostela o Salamanca y nadie habló de tongo ni nadie guarda en la memoria los méritos que presentaron. Se expuso un proyecto y una de ellas fue designada de manera natural y nada aparatosa.

También es rigurosamente cierto que se han podido leer por ahí "manifestaciones" bastante menos educadas e incluso nada argumentadas del alcalde de Zaragoza y de la ex-alcaldesa de Córdoba y ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar; unos lo atribuyen a la rivalidad, otros a la envidia pero, lo cierto es que dan a entender que el habitual proceso de selección y proclamación de la ciudad guipuzcoana es una conspiración universal que será recordada en los anales de la historia y comentada por los siglos de los siglos."El escándalo de una proclamación amañada" podría ser el curioso título del relato que se cuente y que jamás será olvidado. Es natural, en ocasiones la improcedencia de las personas en realidad, no resulta tan grave como la impertinencia de los argumentos.

Y por mantener el nivel pragmático, resulta paradójico que quienes se rasgan las vestiduras tienen constancia de miles de jurados de las mismas características cuyas decisiones nunca han sido tomadas por motivaciones políticas. ¡Oh escándalo! "En la decisión del jurado ha intervenido la política".

"La designación de Donostia y la consecución de la paz", ¿dislate insidioso? Parece que conceder la capitalidad europea a San Sebastián es una razón política inaceptable, pero no lo habría sido la de denegársela por estar esta ciudad gobernada por un Consistorio cuyo carácter antidemocrático se permiten denunciar sus críticos pese a su declarada legalidad.
Ojalá que, en 2016 gobierne quien gobierne la ciudad, sean ya realidad las "razones políticas" que el jurado ha esgrimido para conceder a La Bella Easo la condición de Capital Europea de la Cultura. Sería la mejor confirmación de su acierto.

No conozco al Sr. Manfred ni a su séquito de sabios, pero sí me conozco a mí mismo y sé que LA PAZ es cultura y LA POLÍTICA es cultura a pesar de que algunos políticos sinvergüenzas se empeñen en demostrarme lo contrario. También he aprendido que pertenezco a un país poco dado a reconocer los méritos de los demás. Creemos que ensalzar al que lo merece nos empequeñece y degrada ante el resto y, esto no es así.

Mis respetos, admiración y... discrepancia. José Ramón Bascoy. (Bilbao. España).

Uno de Tantos dijo...

Repito, San Sebastián, en materia cultural, probablemente nos de vuelta y media a todos. En cultura tangible e intangible. En civismo, en educación, en historia, en manifestaciones culturales, en todo lo habido y por haber. Lo digo convencido.
Pero también repito. Si 5 personas se presentan a un examen de matemáticas donde se les dice que se les va a examinar de matemáticas y luego el ganador resulta serlo porque el jurado dice que reconocen su capacidad para hablar ruso, a uno, la cara menos grave que se le queda es la de gilipo....
En fin. Desde ese punto de vista lo sigo considerando un tongo y una tomadura de pelo.

Pero de la misma manera firmo donde haga falta la distinción a Sanse si tal hecho sirve para sellar de una puñetera y definitiva vez la paz entre vascos y españoles.

Gracias por la sana discrepancia. Se agradece la educación y la inteligencia.

Saludos.