15 de junio de 2011

CUADERNOS DE MISANTROPÍA II. SPINNING DE MANUAL A PRINCIPIOS DE JUNIO

Sí el lugar se las trae en lata. Si no es un remanso de paz a trasmano de la humanidad habitual. Si no queda ajeno al conocimiento de la comunidad pesquera. Si puede considerarse uno de esos veriles históricos y célebres donde la pesca de depredadores ha sido de toda la vida una constante. Si además es fondeadero de chavalitos y demás hierbas y esta expuesto a la vista del pueblo, debes considerar a poco que seas un pescador sensible que disfruta de la pesca, la intimidad y la naturaleza a partes iguales, que la estrategia para pescar en él debe seguir escrupulosamente el prótocolo general de actuación contenido en el Manual de Pesca Misantropa (MPM), cuyas premisas generales en la categoría madrugues paso a exponer  a continuación a partir de tres grandes apartados.

Antes

Se hace necesario:

-       Observar los hábitos de la humanidad pesquera para con el lugar en lo que respecta a estancia y horarios. La finalidad es establecer un auto protocolo de asistencia que te asegure no coincidir.

-       Acudir al pesquero siguiendo el más estricto de los silencios y la más oscura de las visibilidades. Si se utiliza vehículo a motor, observar la posibilidad de apagar luces un centenar de metros antes. Si el acceso fuera a píe, prescindir salvo riesgo extremo para la integridad física de la linterna. En cualquier caso no usar nunca prendas de vestir distintas al negro azabache.

-       Hacer acto de presencia con la antelación que te garantice ser el primero. Piensa que salvo otro spinner, nadie va a madrugar más que tu. Los asuntos de la boya y el balde de pan suelen comenzar a resolverse a plena luz del día.

-       Evitar durante el trayecto, declarar visualmente nuestras intenciones. Ni señuelos colgando, ni cañas montadas, ni camisetas con bicúas dibujadas a la espalda. Una mochila y una caña. Un pescador más. Hay que aparentar ser uno de muchos. Uno de esos que se pegan medio día para conseguir una fritada de bogas.

Durante

Sería recomendable:

-       Colocarse en un lugar del pesquero escasamente visible desde el exterior. Desde lejos, nuestros movimientos y avatares serán siempre reveladores para pescadores de acecho y borregos imitadores.

-       En caso de que no se cumpla el último punto del apartado anterior y la pesca se desarrolle en un lugar que carezca de ángulo muerto para la visión externa o interna, será preciso adoptar la discreción como modus actuandi. Por ejemplo, en caso de pescar con compañero/a no señalar con el dedo la presencia de un pez, o afectar con gesticulación una picada fallida.  Debemos ser la silueta anodina de un pescador del montón que pasa sus horas muertas junto al mar. De igual manera, en caso de pelea y captura, convendría mantener la compostura. Ni carreritas, ni posturitas Matsutani. Téngase en cuenta que el exhibicionismo lo carga el diablo y a la tarde siguiente, los jigs de bucktail 7 euros, los encapuchados de la Shimano Force Master y los envoltorios de palmera de chocolate pueden colonizar el sitio de tu recreo de manera fatal.

En Caso de Captura

Negarlo todo.

-       A los ojos de cualquiera nunca habrás capturado un pez. Un pez capturado a spinning suele ser un acontecimiento, ya saben: pez grande, emocionante lucha, aspecto feroz… pura golosina visual. Un sierra, un pejerrey o una bicúa son el mayor reclamo para pescadores que se conoce. Si uno de estos pejes cae en el campo de visión de un ojo ajeno, ten en cuenta que tu patria de paz pesquera se fue al carajo. Por eso, recomiendo juego raso, varadas fugaces, muerte súbita, saco opaco y zulo protector. A la pregunta “¿Qué?, ¿nada?” se responde con un guasón “sí, yo no lo he visto, pero debe de estar nadando” o con su versión lacónica, “bahhh, nada de nada”. Si te quedas la pesca, lo suyo es guardarla en una bolsa que no denote su presencia y negar como un Judas cualquier acusación de captura. Créanme, al menos aquí, en este corral insular endogámico hasta en los sucesos, nos va la pesca en ello.



Y se Preguntarán Ustedes A Cuento de Que Viene Toda esta Paranoia

A cuento de que así llevo pescando los últimos fines de semana. Con el Manual de Pesca Misántropa en la mano. Acudiendo temprano al mar. Antes del alba. Recorriendo a píe y en silencio los 500 metros que separan mi casa playera del veril. Sin ruido, agazapado. De negro riguroso, con la caña al hombro y una mochila a la espalda.  Intentando pasar lo más desapercibido posible. Sin dejar rastro.
Encima, para mayor gloria, el lugar se esta revelando como productivo, engordando el paupérrimo balance de capturas de 2011 a base de sierras y bicúas de talla media.
Se nota carnada, mucha sardina pequeña, actividad y paz, mucha paz. Ausencia de pescadores y tranquilidad, mucha tranquilidad.



Los peces de las fotografías fueron capturados por este que escribe el pasado domingo. Un sierra y una bicúa. La bicúa, tras una fugaz foto de móvil volvió al agua. El sierra se vino a casa a almorzar. De incógnito, dentro de un gran saco estanco con las fachadas tintadas.
Como dice el manual.

9 comentarios:

Mariano dijo...

¡Qué razón tienes!. Hace algún tiempo decidí sacrificar pesca por momentos de paz. Prefiero menos picadas a encontrarme en una batalla naval (imagina: 20 kayak botes, neumaticas, etc, en un campo de futbol). Pero...¡Tonto de mi! cuando en mi remanso de paz, capturo...lo cuento en mi blog...tendré que aprender o dejar de blogear.

Toni Martinez dijo...

que complicado es esto de la pesca...para que luego digan que es aburrido.Hay que utilizar hasta tácticas militares de camuflaje...Mario,dsde luego,guárdalo celosamente esos puestos.Bonitas capturas.Un saludo!!!!

mañoño dijo...

eres mas soso que un huevo sin sal... No me estraña que vallas solo a los pesqueros haber quien te aguanta, sabelotodo del spining. Y si te traga el mar como y donde te ban a buscar... no se ni por que me preocupo... Que pasa que tu has ido a la universidad del spining y estas por encima de todas esas personas que criticas en tu misantropia1 y 2.Pues tio hactelo mirar por que eres un agrio y tu religion no la entiendo.

Uno de Tantos dijo...

estraña, vallas, haber, hactelo.
No te endiendo mañoño, ni aún queriendo hacerlo.
En lo único que te puedo dar la razón es en lo de "no se ni porque me preocupo".
por cierto, soso y agrio son cualidades incompatibles, pero claro presuponiendo tus dedos de frente es comprensible la mescolanza.
Nada, a seguir bien y lejos.
Y recuerdos a Chavalito.

mañoño dijo...

Admito que no se escribir pero a buen entendedor.

mañoño dijo...

jejeje... te estoy empezando a encontrar la gracia. Parecia que no la tenias

mañoño dijo...

si tubiera una escoba me iva con mi shimano force master, mi capucha, mis jigs de bucktail de a 7 leuros, palmera de chocolate incluida y te iva a seguir incansablemente hasta publicar tus beriles... Pero bueno que mosca te a picao con los chavales que empiezan, no tienen derecho a apreder. Esque nunca fuiste joven.
Yo cumplo tos esos requisitos pero tambien tengo cultura de respeto al medio no se como seran los chavales de la isla pero te cebas en sus intenciones.

rafa dijo...

Me quedo con el manual

Joan dijo...

El que quiera respeto que se lo gane. Aun siendo un joven (bueno cada vez menos),y estar, más que empezando, aun tengo que hacerlo en esto del Spinning, me quedo , tambien, con el manual. Sabias palabras BRAVO.