23 de mayo de 2011

SAMAS, MEDREGALES Y UN BOCINEGRO PAREJO

Eso fue lo que propició la última calma.
Una de esas calmas típicas del mes de mayo con brisas flojas y buen estado de la mar.
Hablamos de jigging, por supuesto, y de la cara más septentrional de Gran Canaria. Tres cuartos de hora más allá del Muelle Deportivo capitalino en dos turnos de pesca diferentes, uno matinal tres días antes de la última luna llena y una tarde completa a 24 horas vistas del plenilunio.
En la jornada matinal, sobre una marca centenaria con piedra sobre plataforma y caida cercana, el pescado se mostro tímido y con prolongadas pausas de actividad.
Algunas picadas livianas, alguna pelea sin resolver y dos loquillos más bien pequeños nos llevaron hasta el mediodía. A la hora del almuerzo, un buen bocinegro le daba la captura de la jornada a José. Uno de esos pargos tan nuestros y combativos. Luego, el calor, la humedad, el hambre y la somnolencia que imponían la temperatura y el madrugue le pusieron fin a una jornada de 3 peces y gracias.



Mejor por la Tarde

Dos días después, más próximos a la luna y con un horario más descansado, las cosas solo pudieron ir a mejor.
Aunque la calma ya no era tal y la brisa fresca del noreste que sirve de telonera al alisio ya estaba dando por saco, sobre un marisco bronco próximo a tierra de 45 metros cumplidos de sonda, el milagro de la multiplicación de las samas volvió a materializarse.
Y tal como lleva pasando en la marca desde hace algún tiempo, apenas recorridos unos metros de deriva y siempre en el mismo punto y con el mismo señuelo. ¡Zasca!. Trancón potente, cabezasos a diestra y siniestra, alguna carrera, peso, incertidumbre y una sama de 3-4 Kg que sube a ver la comarca septentrional grancanaria desde el mar. Y así hasta 5 veces para un servidor y dos para el compañero José, si bien es cierto que de esas 7 picadas y de esas 7 peleas, solo se puede contar la culminación de 4 de ellas. Un 4-0 lacerante a favor de este escribiente, que me autoproclaman con 7 samas en tres salidas, como el lider absoluto del jigging somero de esparidos mayores. Oe, oe, oe, oe!.



Luego, una vez que la agresividad de las samitas disminuyeron la diversión y el entretenimiento, toco mudarse, y ahí fue donde Antonio obtuvo premio a su perseverancia. En la primera caida importante del relieve submarino insular, rompiendo las últimas tendencias y obedeciendo a impulsos que ya empiezan a ser recurrentes y sospechosos en lo que a señuelos se refiere, un loquillo mayor, un 6 Kilos de nada, se le colgó al de Sataute de la Jigging Master deparándole su momento de gloria vespertino.
Al poco, otro loquillo, esta vez peque se sumaba a la lista de capturas de Antonio.
Más tarde, con la sensación del deber cumplido y relamiéndonos de un atracón de entretenimiento, pusimos fin al jigging de esta última calma, esperando con fé y expectación la oportunidad de la próxima bonanza.



Aile Metal CS Amarillo Lumo Cosecha de 2002

Probablemente es el señuelo más antiguo que tengo.
Llego después de los Sardina Metálica como última novedad nipona y exótica.
Pescó durante el génesis herreño, engañó a negritas medianas, a abades confiados y al primer peto que atrapé a jigging. Viajó al tropico y regresó sano y salvo. Un superviviente nato.
Luego, en casita, cuando se desató el boom de mover el choco en la vertical y las tiendas se inundaron de nuevos arretrancos, “el palillo amarillo medio encendido medio cantoso” (Felipe dixit) pasó muchas jornadas en el banquillo de los suplentes.
Ahora esta viviendo su segunda juventud. Ha sido reivindicado por la lamiglas 15 libras y el accurate pequeñin como compañero de trabajo y desde el primer momento de esta primavera loca, las samas y los loquillos imberbes se han quedado prendidos con él.
De Momento, en 4 salidas lleva 7 samas y dos loquillos. Sortea los cabos de las nasas y los fondeos abandonados como Messi esquiva a Pepe y en su cubierta plomiza se multiplican los pequeños agujeros como cicatrices de batalla.
Por el camino que va, su desaparición, imprevisible e inevitable, merecerá epitafio.

Y esto es lo que hubo.

Pd: Toda la literatura de más que puedan advertir en la entrada esta dedicada a mi amigo Juan Jose Espejo. Él azuza mis excesos verbales. En cualquier caso, Llegado el idem, asumirá las consecuencias y pagará por ello.

3 comentarios:

Y digo yo dijo...

Que viva el "Palillo"

¿Oe, oe, oe? eso qué es como el canto de la Morena? tengo que probarlo, jeje

juan jose dijo...

Tu ves. Así se hacen las cosas.
Leyéndote, ahora me entregan ganas de pescar, de buscar en el fondo del cajón el aile metal ese que todos tenemos y salir al Cielo…

Lo del Cielo va por este artículo que te reenvio.
http://peskama.wordpress.com/2011/05/18/paleando-sobre-el-cielo/#comments

Abrazos

JOSE MANSO dijo...

Tu palito también lo tengo en mi repertorio desde hace un par de años, ha sido uno de mis preferidos para los grandes abadejos , cómodo para el brazo y a pesar de ser de los veteranos también recurro a el de vez en cuando, lo tiene mas que merecido. Un saludo