18 de abril de 2011

23 KILOS Y ALGO

Mar calmo, baja presión y plenilunio suelen ser buenas condiciones para que aparezca el animal.
Animal como el que se le apareció a Antonio antes de ayer a mediodía.
Un bonito medregal de 23 kilos y algo.
Ahora habrá que ver si se trata de una de esas capturas que muerden un jig de uvas a brevas u obedece a algún tipo de concentración que haga factible repetir captura en próximas fechas. En días venideros, si Eolo lo permite saldremos de dudas. 



La fotografía es autoría de José.
Yo, en menesteres más vacacionales, me enteré de todo vía móvil y correo electrónico. Del peje, de una negrita para el patrón y unos cuantos avatares más que quedan para el libro de contingencias.
Bravo por Antonio. Últimamente el satauteño del Tejar combina pájaras inexplicables con pescas de muy buen ver. Cosas de la menopausia masculina me temo.
Seguiremos informando.

- No Jay, no voy a coger el medregal del Antonio ponerle una de esas cucharillas que fabricas en el hocico y marcharme a algún veril orillero a sacarle una foto para decir que fue cogido a spinning. Me parece de chaflameja hacer algo así. Tu mismo.

3 comentarios:

Marco dijo...

Excelente captura.....

Y digo yo dijo...

JayJayJay ni se te ocurra.... Por aquí desde hace más de un mes un caballero lleva sacandolos de hasta 50 con cebo natural, por ahí andan, yo sigo castigado con la lijadora en la mano :(

Femés Elvira, dijo...

Que bueno Mario. Ojalá sea una concentración y se diviertan los tres, que no sea un esporádico, pues para aparecer y desaparecer son unos maestros.
Felicitaciones a António.

Y curioso lo que Jay tiene en mente... hay que ser muy retorcido, changa, chafalmeja, sorullo y relativamente corto de cortex para montarse una película de esas. No entienden que por un lado, esto es chico y de cási todo te acabas enterando, y por otro, tampoco todos se chupan el dedo mientras ellos cortan y pegan como mejor les convenga montar el film para nocotros.
Lo cierto es que viendo el panorama que circula a veces, tampoco sea de extrañar, pese a sorprender. "De todo tiene que haber..."

Saludos y cuidate.