23 de marzo de 2011

LES LUTHIERS. TAN GRANDES COMO SIEMPRE

La verdad es que ir a verles al teatro o al auditorio se ha convertido en un ritual.
Son años siguiéndolos y partiéndote la caja de risa con cada nueva actuación.
En estos días andan en Las Palmas representando “Los Premios Mastropiero”, un espectáculo que ya ha rodado por América y que ahora anda de gira en Europa.
Se agotan los calificativos laudatorios hacia el grupo.
No pasa el tiempo por ellos ni por su forma de hacer humor.
El universo Mastropiero, la música, la canción, los instrumentos, los equívocos, los juegos de palabras, los diálogos surrealistas, los disparatados soliloquios de Daniel Rabinovich o las coñonas locuciones de Marcos Mundstock son ítems eternos e imperecederos. Humor fino e inteligente.


 Estos días de marzo el auditorio Alfredo Kraus se deshace de risa con los 6 argentinos.
“Ya no te Amo, Raúl”, “Valdemar y el Hechicero” o la serie “Infidelidades” son piezas músico-teatrales  que deberían estar recomendadas por la Organización Mundial de la Salud como medicamento imprescindible en estos días catastróficos, injustos y convulsos.
Si quieren que la cara les cambie de mueca por un tiempo y que el alma disfrute de alegría por unas horas, vayan a ver a Les Luthiers.
Son grandes entre los grandes. Únicos. Imprescindibles.

3 comentarios:

Andres Orts dijo...

Querido tio Oblongo... que suerte que los viste...
A proposito, Mario, se que las onduspoon esta funcionando, mira a ver que te parece el nuevo señuelo que he posteado hoy, creo que puede hacer maravillas en vuestra zona, tu que crees?

juan jose dijo...

Hace mucho tiempo me prestaron los LP (vinilo) de varias representaciones suyas.
Me sentaba a escucharlos como si fueran de música. Cada vez que los oía, entendía nuevos bucles, y nuevos chistes.

Antes de ir a una representación, habría que leer sus guiones. Son muy densos y utilizan mucho el doble sentido, incluso triple.

Femés Elvira, dijo...

Grandes los viejitos argentinos. Ojalá pudiese darme el salto para verlos, esa será siempre una espina clavada... ménos mal que quedan los videos de sus años mozos.