23 de marzo de 2011

LES LUTHIERS. TAN GRANDES COMO SIEMPRE

La verdad es que ir a verles al teatro o al auditorio se ha convertido en un ritual.
Son años siguiéndolos y partiéndote la caja de risa con cada nueva actuación.
En estos días andan en Las Palmas representando “Los Premios Mastropiero”, un espectáculo que ya ha rodado por América y que ahora anda de gira en Europa.
Se agotan los calificativos laudatorios hacia el grupo.
No pasa el tiempo por ellos ni por su forma de hacer humor.
El universo Mastropiero, la música, la canción, los instrumentos, los equívocos, los juegos de palabras, los diálogos surrealistas, los disparatados soliloquios de Daniel Rabinovich o las coñonas locuciones de Marcos Mundstock son ítems eternos e imperecederos. Humor fino e inteligente.


 Estos días de marzo el auditorio Alfredo Kraus se deshace de risa con los 6 argentinos.
“Ya no te Amo, Raúl”, “Valdemar y el Hechicero” o la serie “Infidelidades” son piezas músico-teatrales  que deberían estar recomendadas por la Organización Mundial de la Salud como medicamento imprescindible en estos días catastróficos, injustos y convulsos.
Si quieren que la cara les cambie de mueca por un tiempo y que el alma disfrute de alegría por unas horas, vayan a ver a Les Luthiers.
Son grandes entre los grandes. Únicos. Imprescindibles.

20 de marzo de 2011

PECES DE UVAS A BREVAS

De capa caída, así ha ido el jigging este invierno.
Pocas salidas en comparación con otros años, más reboso y viento del habitual y poca pesca en todas las marcas.
Para el archivo nos han quedado 3 o 4 ratos: un par de negritas, aquel zafarrancho de dorados peques con sama y loquillo mediano, la tarde en que Antonio nos endoso un 4-0 de medregales o el de hace unos días: la mañana samera que sirvió de preludio a la gran nevada, a la lluvia y al lengüetazo polar que nos hizo tiritar de frío a principios de esta semana.
Fue uno de esos días en los que sales casi por obligación. Por ser disciplinado y cumplir con la marea. Te dices a ti mismo, por mi que no quede, pero vas teniendo asumido que el resultado más probable sea el decepcionante bolo feroz.


Y más aún cuando la leva y el vendaval de Noroeste, preludio de tiempo borrascoso no te permiten ir muy lejos y tienes que quedarte en la piedra más cercana, esa que caprichosamente proporciona peces de uvas a brevas.
Y entre uvas y brevas debíamos estar, pues la mañana del otro día dejó un registro de actividad disonante con la tendencia del año. 4 samas, un loquillo y varias bicúas.
El pescado y especialmente las samas andaban frenéticas y en 50 metros de fondo, le entraron a metales pesados y ligeros con la misma decisión, eso sí, mostraban notable predisposición hacia el color lumo del eterno Duel Aile Metal.
Por su parte, el loquillo, no demasiado habitual en tan escasa profundidad le aplicó hocico a un chucu chucu de Shimano, el Lucanus jig, arretranco que como todos los de su clase no termina de ser santo de mi devoción pero a los que las circunstancias y el disponer de equipo adecuado a su uso lo hace cada vez más presente en mi estuche.
Por lo demás, decir que el tamaño medio de las samas fue de 3 Kilos y algo, que Antonio no tuvo ni una triste picada en toda la mañana, que la fiesta va por barrios y que en tales circunstancias, teniéndolo claro y conociéndonos bien, nos lo pasamos pipa haciendo leña del árbol caído.
Será hasta otra si la hay.

18 de marzo de 2011

DE LA SERIE ESTAFADORES IMPUNES: HOY, SPANAIR

Con lo tranquilo que vivía Jay de últimas, con lo bien que le estaba sentando la medicación a base de pesca tropical y la espiritualidad zen que emana del tiro con arco tradicional.
¿Por qué tuvo que llamar el relamido operador de Spanair a ofrecerle un programa de puntos con tarjeta o no se muy bien que, a media mañana de hoy?.
¿Encima recochineo?.

Es que se me había olvidado comentar la estafa sufrida en el último viaje de pesca, ese famoso de Seychelles.
Resulta que como pescador viajero, cuando uno se desplaza hasta el quinto pino con las cañas, por eggs, no queda más remedio que facturar como equipaje dos bultos; una maleta con ropa y arretrancos y un tubo en el que van las cañas. De últimas y de manera abusiva, a las compañías aéreas españolas se les ha ocurrido que había que sacar más pasta al viajero, que no vale con los altos precios del billete en muchos trayectos ni con el pésimo servicio en vuelo y la lamentable asistencia en tierra. Por si fuera poco, desde hace un año y pico cobran por la segunda maleta facturada. Unos te levantan 50 euros, otros 30, otros 25… en fin, que hay que pasar por caja y listo.
Conociendo el paño, a la hora de sacar el billete electrónico, en la web de Spanair contraté la segunda maleta pagando 25 euros por el trayecto Gran Canaria – Madrid – Gran Canaria. Al carajo pensé, lo pago y me dejo de líos. Hay gente que opta por hacerse el loco en el mostrador de facturación, aparentando desconocimiento, sorpresa o poniendo cara de pena al administrativo de turno. Al final, en la mayoría de los casos, la estrategia no merece la pena, pues el resultado no resulta ser otra cosa que  follones, discusiones y carreras de última hora.
Vuelo sin problemas a Madrid desde Gran Canaria, pero a la vuelta, cuando junto a dos compañeros que también habían pagado su segundo equipaje con antelación al viaje, me dispongo a facturar, resulta que a la chica del mostrador se le ocurre que el tubo con las cañas no es segundo bulto propiamente dicho sino equipaje especial y por tanto, lleva aparejado otro tipo de tarifa. Que me fuera a la oficina de Spanair, que pagara el nuevo precio y pidiera el reintegro de lo que había pagado por segundo equipaje. Total, que resignados y sin muchas ganas de discutir tras 24 horas de vuelo y aeropuertos, nos vamos a la oficina, pagamos el equipaje especial y cuando le pedimos al administrativo de turno, que nos devuelva el dinero de la maleta pagada hace 15 días, nos dice que de reintegro de dinero nada, que da igual que hayamos pagado por un concepto equivocado, que al parecer en Spanair lo que se da no se devuelve. O sea, tu pagas con resignación por lo que crees segundo equipaje, ellos dicen que los tubos con las cañas más que un bulto extra son equipaje especial, aunque en ningún lugar de sus normas y claúsulas quede explicitado como tal. Te hacen pagar por ello, pero no te devuelven lo que habías pagado por equivocación. Vamos el timo de la estampita en versión aeronáutica.



Evidentemente, el asunto es denunciable y lo recomendable es hacerlo y pelear porque estos abusos no se sigan cometiendo, pero en aquellos momentos, uno lo único que quería era llegar de una vez a la isla. Por eso, todo quedo en un cabreo del copón y un rifirafe de Jay con el administrativo de la ventanilla, pues el muy pollaboba, encima tuvo la ocurrencia de ponerse borde y chulito defendiendo a la empresa como si fuera uno de los herederos.

Por eso, esta mañana, cuando un relamido agente de Spanair llamó a mi teléfono móvil vendiendo con almíbar y fluida coba un trato especial, un producto maravilloso y la quinta esencia en cuestión de facilidades, calidad de servicio y programa de puntos, el que apareció en la voz impulsado como un resorte fue Jay, que en un castellano isleño feroz, pausado y sereno, desperto de su letargo anímico y convidó al relamido operador a que le dijera a Spanair que de parte de un cliente más o menos regular estafado e impotente se fuera directamente a la mierda.

Y a partir de ese maldito momento de provocación y recochineo, declaro que el loco vuelve a estar suelto y cabreado.

* Y para información de todos, les dejo la siguiente noticia.


6 de marzo de 2011

SECUELAS DE PESCA TROPICAL II. ALEGACIONES AL PARADIGMA Y PERRITO EN VIDEO

Cuestionando el Paradigma, “Que sienta que domina”

La frase y el concepto que hay detrás son del amigo Ivan acevedo, “Miñoca” para los amigos.
Dice el de Santa Ursula, que para él, el mejor protocolo de actuación a la hora de trabajar un GT es el de ser comedido a la hora de apretar el freno y dejar al peje cierta libertad de movimientos. Dice el “Máquina” que si el bicho se siente muy presionado, pone toda la carne en el asador y su pronto irascible y “rompedor” se multiplica por tres. Que lo ideal es ajustar el freno sin pasarse y dejar que el jurelón pueda correr y desplazarse sin sentirse demasiado agobiado, en cuatro palabras, que sienta que domina.
La verdad es que en todos mis encuentros con GTs, siempre he actuado siguiendo el manual de instrucciones clásico. Freno apretado, cachetes como para desnucar a un becerro, bombeo desde el segundo 0 y a amarrarse los machos que viene el trén.
En Farqhuar tuve varios reventones con GT, los acontencidos mientras pescaba desde orilla no cuentan pues el lugar donde me retaron era un encerrona, pero en el resto de los casos, desde el barco, las cosas se pusieron muy feas desde la propia picada y con el carrete en modo no dar respiro, los animalitos se pasaron de fieros, cortando trenzado en los primeros segundos.
En Farqhuar pude ver la teoría de Ivan puesta en práctica por Marcus, Carlos “Chicharrero” y el propio autor.
Me acuerdo de una tarde en que pescando con Ivan y Keith en medio de un pass interior dominado por las olas. El máquina logro sacar de un laberinto somero de canales, rajones y rosetas 4 Gts como 4 soles. El más grande, el de la fotografía rondaba los 30 Kg. En todos los casos, el amigo Ivan se curro el lance de la misma manera, con tranquilidad, dejándose ir y permitiendo al pez moverse sin demasiada presión, a lo tonto a lo tonto, bombeando con paciencia, los bichos terminaban viniendo a nuestra vera y en un plis plas, cuando se venían a dar cuenta ya tenían el flash de una Nikon iluminándoles el ojo.



Yo lo vi, y asi lo cuento.
Prometo que desde este Farqhuar 1.0, revisaré mi método de dominar GTs y daré algo más de cuartelillo al peje.
Lo tendremos en cuenta.
Por cierto, con meros, snappers o cuberas, me temo que el paradigma del todo o nada seguirá siendo incuestionable, esos son otros Lopéz y en la mayoría de los casos no hay natación que valga, hay picada y cueva.


Mi Perrito en Video

El video que viene a continuación se corresponde con los 2 últimos minutos de pelea con mi doggie de tres cifras.
La grabación es obra del compañero Francis De la Rosa, yo lo he editado minimamente (no tengo ni p. Idea de cómo hacerlo mejor) y me gustaría que al visionarlo tuvieran en cuenta 3 cosas. Por un lado el estado de la mar que lejos de parecer el trópico exótico parece Azores en diciembre. Por otro lado, el extraordinario comportamiento de la Lamiglas Tropic Pro Jigging 50 LbBlanks que como siempre repito, no tienen nada que envidiar a las marcas top gama japonesas y en tercer lugar, lo cómodos y prácticos que son los equipos de jigging baitcast en situaciones como la referida y en peleas con peces de ese porte.
Por lo demás, agradecer a Francis el video y la grabación aún en aquellas circunstancias. Al final su pequeña Olympus waterproof resulto ser decisiva. Sin ella muchos lances y situaciones de pesca hubieran quedado sin registro gráfico.



Eso es todo, prometo que con esto queda zanjado Seychelles 2011 y Farqhuar 1.0.
Mañana empiezo de nuevo el jigging de andar por casa, tengo juguetitos que probar y ganas de volver al mar. Ya contaremos.

Ciao.