12 de noviembre de 2010

TIRO CON ARCO. COMPETICIÓN OTOÑAL

Campeonato de Canarias de Aire Libre para Arco Tradicional y Recurvo Olímpico Desnudo. La Angostura, Gran Canaria, Noviembre de 2010.



Antonio, mi maestro arquero, cayo sorpresivamente en cuartos de final con un majorero que tiraba flechas violetas.
Cosas de un deporte en el que la repetición, la concentración y el entrenamiento son claves de éxito.



Quien se pasa la semana partiéndole el corazón de foam a un jabalí desde 50 metros con obstáculos y cambio de rasante, no puede pretender el domingo, meter tres flechas a un punto amarillo de 5 X 5 cm situado a la altura de tus ojos 18 metros más allá. Se domina lo que se entrena, por muy máquina y dado que uno sea para el deporte del arco y las flechas.

Juan Luis fue el único compi arquero que mantuvo el nivel competitivo alcanzando el tercer puesto después de caer dignamente en semifinales con el que sería campeón de la tirada en la categoría de arcos recurvos (brazos de mecedora). Pero claro, Juan Luis, cada noche, entre barco y barco coloca un parapeto en la punta del dique y le mete media docena de flechas azules.




Me invitaron a retratar la jornada competitiva y lo hice gustosamente. Pase desconsuelo de no participar en la competición con mi dulce, suave, rápido, silencioso y 100% fantástico longbow Tomahawks SS. Otro año será. Hay que depurar más la técnica, seguir con el aprendizaje  y acoplarse al calendario competitivo desde el principio.



Buena organización, buen rollo, risas, tranquilidad y relax en una práctica deportiva que vale por un contenedor de pastillas anti stress.
Si vieran lo peluche que se vuelve Jay cada vez que tira con arco.



5 comentarios:

Y digo yo dijo...

Caballero un Majorero sin viento con una flecha tiene que ser un peligro :)

Liou dijo...

Interesante...

Uno de Tantos dijo...

Igualmente.

Nicola Zingarelli dijo...

Por el amor de Dios, que alguien le pare los pies. Que le quiten el arco y lo quemen en una hoguera en la plaza mayor. Que le aten con esa misma cuerda, que ahora tiene el placer de tensar, disparando flechas, eso si, menos mortales de las que dispara desde el teclado. Que luego empezará a meterse con los de los arcos de polea, de las ballestas, de los que los tunean, o de los que no los tunean, de los que usan flechas de madera y de los que no las usan. Encontrará terreno fértil y nuevas dianas por sus acechos y matará, de vuelta con las A, las C y las Ñ, dándole fuerte con el dedo corazón.
Es el fin, es el fin, es el fin, es el fin......

Uno de Tantos dijo...

Perdón. No vuelva usted a relacionar la palabra arco y poleas. Son poleas, a secas. La arquería no tiene nada que ver con esos trastos ridículos.
Por lo demás, Jay es Jay y no puede dormir siempre. Eso justifica lo del teclado.

Hala!, yayito, la pastillita con un té de esos que tanto te gustan, el telediario y a la cama.
Nos vemos en el lago grande. Te vas a enterar.