27 de octubre de 2010

MATRAQUILLAS DE PANTALAN IV. “CHACHOOOO MIRA VEEE, QUE REVENTÉ EL FONDEO POR CAERME ARRIBA”

Imaginen una estable 500 llena de arretrancos, dos individuos ataviados como Mr. Magoo y Coyote Dax, una Copesca Oasis de 5 metros acoplada a un Ryobi eléctrico que ayudado por medio kilo de plomo baja un rejo de pulpo a 130 metros de profundidad, una soga coreana de esparto rojo con varias botellas plásticas atada a la barandilla de proa y un motor de 50 caballos al que el herrumbe y la falta de cuidado solo ha respetado la palabra Yamaha. Imaginen que los sujetos de la estable navegan (¿fondeados?) alrededor de una marca archiconocida del norte grancanario, que a lo lejos ven venir una embarcación y que comienzan una frenética actividad a bordo. Uno toma el timón y el otro con prisa tira y recoge la soga de esparto que cuelga a proa. Aceleran, giran, se agitan. Cuando la embarcación que viene esta a unos 30 metros, Mr. Magoo, con voz ronera y aspavientos la manda parar.  Desde la embarcación recien llegada, lo único entendible hace referencia a no se que de un fondeo y cuidado con un cabo o algo así. Los de la embarcación se detienen, no entienden muy bien a Mr. Magoo y deciden apartarse y no andar cerca. Se disponen a pescar. Posicionan la nave en función del relieve submarino y la deriva y proceden a mover el choco.

Al rato, en uno de los garetes pasan cerca de la estable. Mr. Magoo (Coyote Dax permanece indiferente) lo advierte, suelta la liña, se gira, se levanta, se cuadra con las piernas medio abiertas y agitando los brazos como el que pide explicaciones, con voz ronera y en un tono que mezcla lamento y recriminación, pronuncia una frase que desde hace unos días ya es mítica y queda apuntada en el diario de oro de la cofradía. “Chachooo, mira veee, que reventé el fondeo por caerme arriba”.

Frase que después de varios días de estudio creo que traducida al castellano europeo occidental más correcto viene a significar algo así como: “Joder, ten cuidado que al verte venir, para que no ocuparas el punto exacto de la marca, nos apuramos tanto recogiendo el ancla que terminamos perdiéndolo”.

Siento que muchas de estas cosas sean en clave tan canaria que algunos de los que lean este blog y no esten familiarizados con las islas, su humanidad y su forma de expresarse puedan no entender ni papa, pero hay sucesos y momentos que tienen que ser grabados de alguna u otra forma en el diario de nuestras aventuras pesqueras.
Repito, la humanidad de estas islas, a ciertos niveles no tiene desperdicio. En asuntos pesqueros, el tipismo y la surealidad son inquietantes. Lo mismo van a pescar potas en una colchoneta que aseveran ante el mismísimo Jacques Cousteau que la giba de algunos ejemplares de sama sirve para romper el marisco o defenderse de los marrajos.

1 comentario:

Y digo yo dijo...

Pues si maestro, a mi también me causa risa cuando te dicen aquello de “hay que mantener en secreto esta piedra....” y eso en zona donde a poco que la mar deje navegar no hay menos de 50 barcos que podrían pasar por encima de ella con sondas en muchos de los casos mejores que la del autor de la frase.

Lo de levar y salir por patas también es práctica habitual....hoy en día si no es zona de poca navegación, aquellas marcas de tierra que conocían pocos, que estaban anotadas en libretas con signos que solo su propietario conoce y que se heredaba o hereda como oro en paño, todo eso hoy ha pasado al tablón de anuncios de los GPS, los Plotter, las Sondas y no digamos ya de los Radar.

Pero bueno siempre es divertido ver a nuestros personajes...”¿qué pasa, que están pasando hambre en casa, oh qué? Esa marca es MÍA” :)