24 de septiembre de 2010

NO VOY A LA HUELGA. (JAY TAMPOCO)

¿Por qué no hubo movilizaciones, protestas, carajera y leña al mono en fechas siguientes al planteo de reformas económicas?.
¿Por qué ahora?. Un par de meses después. Cuando la medicación ya se esta administrando y el supositorio nos destroza el ojete.
¿Por qué los sindicatos solo atienden a los derechos de los trabajadores y no reparan en lo desempleados?
¿Por qué no movilizar semanalmente a las gentes que están en paro?. Ellos poseen más legitimidad que nadie para exigir, se han visto despojados de todos los derechos laborales de un plumazo.
Además, un calendario de bulla y protestas que los tenga como tropa, no causa perjuicio a la productividad. Que al fin y al cabo, nos guste o no, sea nuestra culpa o no, es el detalle que nos puede mandar a todos a tomar por saco.

No será que en el fondo solo interesa un día de paripé sindical. Un día en el que se vea que están ahí, que se preocupan del asunto, que se muestran dispuestos a parar al país por defender los derechos del abnegado camarada. Un día con el que cubrir el expediente y justificar los años que llevan (y los que te rondaré morena) chupando del bote y viviendo de puta madre a costa de lo público.
Se que en el sindicalismo oficial español habrá sujetos que elevar a la cúspide de la ética, la abnegación por el prójimo y la lucha social, pero lo que más a la vista queda es que no son mas que otro partido político que con el disfraz del compromiso laboral, mantiene un chiringuito de poder, prebendas y mamandurrias bastante alejado en las formas de las palabras justicia y solidaridad.


No voy a ir a la huelga, no creo en ella, creo que es politiqueo tendencioso, que no se va a dar marcha atrás a los recortes ni a la reforma laboral,  y que encima, a buena parte del empresariado cabrón le va a venir de perlas, pues produciendo lo mismo se va a ahorrar un día de sueldo.
Sinceramente, paso de que me quiten 60 euros. Llegado el caso, prefiero gastarlos en algo más reconfortante que el Zapatero, el Rajoy y todos los lideres sindicales juntos. Monigotes del mismo teatrillo.

Porque esa es otra, a estas alturas del partido, mediada la segunda parte y con los cambios realizados, la ideología que gobierna y hace oposición en Europa tiene un solo cariz, el del dinero. Y el dinero no suele ser zurdo.  En España, país de dos yuntas y un solo surco, nos viene de lujo el símil con el aceite de oliva. Solo es cuestión de grados y pureza. Por un lado el PP, derecha 100% extra y virgen, para comértela con pan en el desayuno y disfrutar con la crudeza, el oligoelemento base, la textura natural y la Biblia en pasta. Por otro lado derecha 75% pura, o sea, PSOE. Derecha con cintura para ligar. Apta para cocinar, para aliñar ensaladas, rociar la pasta recién hecha, o freírte una sartenada de papas del ojo bonito.
En España no hay tutía, los que mandan son los bancos, los empresarios y el encanallamiento civil. El viva las caenas de toda la vida. El por mí que les den, que yo me busco la vida solito. El muerte al chorizo que ya me gustaría a mi trincar como él pero no lo logro.

Y es que hay que darse cuenta de una vez que en este puto país que es España, la conciencia colectiva, la ética y el compromiso social general no existen. Que aquí vamos de uno en uno y cada sujeto es una nación. Que llegado el caso, la peña solo se da la mano por la idea del fútbol común, la tele basura o las extravagancias del último friki de Internet.
¿Protestar por que el estado nos putea y nos roba dinero?. ¿Armar la de San Dios hasta que el Zapatero, sus esbirros y el presidente de la C.E.O.E  se metan la homicida reforma laboral por el orto?. Tranqui colega, que aquí se vive de lujo. Relájate Mariao que para algo tiene que servir el que seamos el segundo país europeo en economía sumergida. Fiesta, chanchullos, furbo y puterío televisivo. Eso es lo que interesa. Conciencia social dicen. Ja. Que se joda mi cuñao si lo echan a la calle, que mira el coche que se ha comprao y los veraneos en Fuerteventura del muy mamón.

Y luego esta Jay, que no cree en estas huelgas legales y añora una huelga a saco. Un zafarrancho de combate tipo mineros rusos marchando hacia Moscú.  ¡Toma ya con el Jay!.

Riadas de currantes cabreados, marchando hacía Madrid en tropel para fondear frente a Moncloa sine día con el martillo pilón al hombro.
Porque triste es admitirlo, pero tiene razón el loco cuando dice que en esta España incalificable, los amos del mamoneo, solo mueven el culo a partir del tercer estacazo, cuando la cosa se empieza a salir de madre y las barricadas humeantes y la batalla urbana inundan los telediarios del continente y provocan llamaditas del tipo: Pepe Luís, ¿que problemas son esos que veo que tienes con la insurgencia trabajadora?, mira que esto es Europa y aquí las cosas tienen que parecer democráticas y estar a la altura de los tiempos. Ya sabes: civismo, educación... Todo eso. Mira que las revoluciones sociales nos causan empacho. ¿Que coño significan todos esos mamporros?,  ¡por Dios, zanja ese pitoste!. Mira que te juegas la consideración del grupo.

Y claro, entonces sí. Entonces hay llamadas, acercamientos, reconsideraciones, dialogo y negociación. Unos abren la mano, a otros se les invita a bajar el hacha y entre todos aflojan un poco el nudo, avanzan y se intentan poner de acuerdo.
Pero mientras eso no ocurra, mientras no haya truenos, mientras no corra sangre,  no hay problema. Déjalos María Teresa que ya se cansaran de cantar y vociferar chorraditas. Si eso, llámate al País y a Cuatro y que nuestros chicos los retraten como mierda subversiva o terrorista. Aplícale  carcoma al asunto, que la carcoma al final es mano de santo.

No voy a la huelga del 29 de septiembre porque lo siento, pero no creo en su utilidad ni en la tachadura moral de los convocantes.
Porque las formas son pusilánimes y tan programadas, que todo parece un montaje. Porque quizás sea un canalla más. Uno de tantos que piensa que mejor que vaya otro. Total, a mi no me va mal del todo. Encima, esa noche hay champions y juega el Valencia contra el Manchester. Quizás con los 60 euros que no se va a quedar mi empresa, tenga para unas cuantas cañas con los amigotes en el bar de la esquina.

7 comentarios:

cañacortada dijo...

Y que puedo yo decir ante tanto firme argumento sino que estoy de acuerdo con todo. No obstante, si nos olvidamos de que podemos ser un canalla más, conseguiríamos tal vez preocuparnos por esa minoría de sujetos del sindicalismo oficial español a los que hay que elevar a la cúspide de la ética y que parecen estar en la convicción, (dado que no he escuchado lo contrario) de que es llevando a cabo el "parón obrero" como se ha de protestar y arremeter con mayor tenacidad al importante recorte de derechos que esta reforma supone. Para colmo de males, he escuchado en algún informativo (no recuerdo ahora cual. No era Intereconomia ni nada que se le parezca)que los primeros análisis enfocados sobre este controvertido texto, dictaminan que en absoluto tendrá como resultado la creación de empleo, sino que posiblemente sea un arma muy útil para muchos empresarios a la hora de deshacerse de sus empleados. Y si nuevamente nos olvidamos de ser un canalla más, puede que podamos solidarizarnos con las más que probables víctimas de esta ley, las cuales no sólo se quedarán sin trabajo, sino que además, según promulgan por ejemplo el colectivo de abogados laboralistas de Gran Canaria, se verán perjudicados por el mayor despojo de derechos sufrido por los trabajadores en los últimos treinta años.
Teniendo también en consideración la consecuencia de la anterior huelga general, por la que el gobierno conservador de José María Aznar se vio "forzado" a prescindir del llamado "decretazo", se puede ser optimista y esperar que un ejecutivo "progresista" de marcha atrás y restablezca los derechos mancillados.

Intentemos pues no dejarnos llevar por esa corriente de individuos que van de uno en uno y que sólo se preocupan por sus propios intereses.

Un saludo.

Uno de Tantos dijo...

Absolutamente de acuerdo Cañacortada.
Esta mañana, recibí un resumen de la reforma laboral y es para echarse a temblar o sin que uno peque de exaltado, echarse a la calle con el mechero y un garrafón de gasolina.
Tal y como esta planteada la reforma laboral es un homicidio, un asesinato al trabajador de este país. Pero el asunto no es manifestarse y parar, al carajo los 60 euros, como si son 100. El asunto es si tiene visos de éxito ser pastoreados por un sindicalismo que pertenece a la misma clase política y empresarial que promueve y promulga la reforma. ¿Acaso no lo veían venir?, ¿no lo conocían de antemano?. ¿Por qué se queda todo en un día de fiesta sindical a finales de septiembre cuando ya esta la misa dicha?.
Evidentemente, ser un canalla más y pasar de todo supone aparte de una bajeza ética de champions league, equipararse a lo que deseamos cambiar. El encanallamiento es un retrato panorámico, nunca una meta.
El problema es el que es. Que uno le teme tanto al asesino como al médico que promete la cura.

Arreglados vamos.

cañacortada dijo...

Y que lo digas Mario.

Sigo coincidiendo ante la evidencia que aquí muestras y soy perfectamente consciente de que lo que yo propongo servirá para que continúe sosteniéndose el lujoso chiringuito que este politizado sindicalismo tiene montado. El problema es que puede que no tengamos alternativa.

Que impotencia.

Marco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marco dijo...

Si los grupos sindicales fueran independientes y realmente mostraran una conciencia moral y ética hacia sus afiliados, trabajadores en general, pensionistas y otros....., hace tiempo ya hubieran salido a la calle. Todo suena a una pantomima teledirigida. Aun así, sigue siendo la única voz , con las que se cuenta para alzarla ante lo que se viene encima.

juan jose dijo...

Ya se sabe que los sindicatos y sus camapañas publicitarias no son mas que otro engranaje del mismo mecanismo que busca y ahonda en su perdurabilidad. Todos actuan desde su burladero, y no se sabe - en la redonda plaza- donde queda el norte o el sur.

Jay sabe que existen dos soluciones: 1º.- la rápida, que ya ha sido usada en demasiadas y dolorosas ocasiones a lo largo del siglo XX; y la 2º.- la que descansa en la educación, la generosidad, la altura de miras.
O sea, cada vez mas lejos de nuestra playa.

Muy buena meditación. Completa y evocadora de muchas imágenes.

!Ay cuántas conversaciones no tenidas!

Roballiza dijo...

No habría mejor movilización que la de que todos los parados fuesen ese día a su oficina del inem, saturar la calle, las ventanillas pidiendo información y trabajo.
Ya veríamos a quién se le pone los pelos de punta....