17 de septiembre de 2010

ANGEL EXTERMINADOR, ¿ESTAS AHÍ?. NECESITO PRESUPUESTO


¡Que bonito!, ¡que edificante!, ¡que noticia más graciosa!.
Menuda simpatía desprende el que 300 o 400 ñus de dos patas, armados con cañas y palanganas ofrezcan el grandioso espectáculo borreguil que desde hace algunos días se vive en determinadas playas del municipio gran canario de Telde. ¡Que exhibición de elegancia social!, ¡que civismo!, ¡cuanta madurez!, ¡que educación!, ¡QUE ASCO!.

El asunto es el de siempre. Más de lo mismo. PINCHAR AQUÍ.

Se sueltan no se sabe porque (¿acaso hubo temporal?) varias toneladas de doradas de un criadero localizado frente a la zona de ocio playero de Melenara.
El ganado liberado, poco acostumbrado a tener que buscarse las habichuelas por cuenta propia, se refugia en la orilla arrasando con todo lo comestible o no que encuentra sobre plataformas de abrasión, fondos someros y charcos intermareales.
Detectado el ingente rebaño, a su caza acuden en masa pescadores y parecidos,  protagonizando duránte varios días un espectáculo que de no ser por lo redundante, la nauseabunda exhibición de tercermundismo sociológico que desprende y la impunidad y dejación de las autoridades con este tipo de incidentes, no pasaría de ser un acontecimiento anecdótico y curioso.

En la playa, el averio de buitres protagoniza carreras, apretujones, ambición,  broncas, madrugones, nocturnidad, gritos, egoísmo, afán, celos, exageración, fiesta, cutrez para regalar, más gregarismo que granos de arena y un tufillo rancio a indignidad hortera que a cualquier ser humano con dos dedos de frente que no dirija un telenoticias autonómico o un periódico provinciano e interesado le llevaría las manos a la cabeza.

En los despachos y oficinas, los tiburones de la autoridad y el orden transpiran dejación y mezclan su tufo repugnante con el hedor de insostenibilidad ambiental no resuelto del cultivo y cría de peces marinos. La impunidad es infinita. ¿Se investigan, exigen responsabilidades o sancionan estos habituales episodios de suelta indiscriminada de excedentes piscícolas?. ¿Por qué, localizados los peces, no se obliga a la empresa acuicultora responsable a que emprenda acciones inmediatas tendentes a la recuperación de los ejemplares fugados?. En muchas ocasiones, bastaría un simple trasmallo.
¿Acaso no supone una alteración de ecosistemas el desequilibrio que supone la repentina irrupción en un biótopo de varias toneladas de individuos de una misma especie?.

Chacho, ayer cogí 17 kilos en un par de horas, yossss, si me cogen los del SEPRONA, es que no se puede coger tanto, pero yo que se, hay que aprovechar, ja, ja, ja”.

Sí, ya se que a alguien esta entrada y esta perreta le parece desproporcionada, clasista, facha, histérica, vehemente, agria y todo lo que se les ocurra. Me da lo mismo, es lo que pienso y me niego a no expresarlo.
Las estampas playeras de estos días incitan a la parodía cruel. Ay Canarias, menudo sistema educativo. Menuda clase dirigente. ¡La virgen!.
No, no me río,  prefiero ser más agrio, más antipático.

¿Misantropía?.
Pues sí, también, que quieren que les diga. Misantropía bendita. No hay otra salida.

¡Que asco!.

Pd: Por cierto, Jay no tiene nada que ver en esto. El monstruo esta de vacaciones. La reflexión es 100% del que escribe.

Pd de Jay: Estoy de vacaciones pero me han contado que las doradas en cuestión entran a las mil maravillas a los jigs de bucktail, ofreciendo peleas memorables en piezas de 4 o 5 kilos.
Que se yo, puestos a reunir al rebaño…
Por intentarlo que no quede.

3 comentarios:

Y digo yo dijo...

No entiendo mucho de esto pero es de suponer que estas empresas tienen una responsabilidad y unos seguros que cubren daños, habrá una inspección por parte de la Consejería de Pesca tanto del desarrollo de la actividad como de las incidencias que se produzcan y fruto de ellas habrá o debería haber algún tipo de expediente, no sé, para algunos será una bicoca pero está claro que es un problema que se paga a la larga cuando todos los alevines de más que han pasado a la historia no sean ejemplares que nadan por la costa.

Toni Martinez dijo...

por mis zonas a veces ocurre lo mismo y los espectáculos entre los pescadores son deprimentes,al más puro estilo programa del corazón con sus gritos,peleas,envidias y egoistas...
un saludo!!!!

Marco dijo...

Pena del dano que se ocasiona al litoral, que se resuelve en parte con estas pescas descontroladas; pena, de los pocos medios y ganas en cuidar y proteger nuestra costa por las autoridades; pena por el paisaje que deja esta desmesurada ansiedad por pillar .....; y mas pena que solo esos jig bucktails que menciona jay, sean los únicos capaces de capturar piezas de 2 kilos (que misteriosamente y, por arte de magia, se transforman en piezas de 5 o 6 en la pantalla.....)