9 de agosto de 2010

SE ACABO EL PAPEL IMPRESO. VIVA EL LIBRO ELECTRÓNICO

Yo.— Y que conste que no soy nada proclive al coleccionismo de novedades electrónicas.
No tengo Ipod, ni Ipad, ni Iphone, ni nada parecido.
Sin embargo, he de confesar que desde que se anuncio la aparición del libro digital, me llamo la atención la posibilidad de desechar de una vez el amontonamiento de papel y polvo en un espacio vital cada vez más escaso.

Jay.— Ahora, en este verano inacabable, mi relación con el papel pasa a un nuevo status, ahora, para este que garabatea, el papel es puro fetichismo.
En este verano de 2010; agosto maldito, sin peces, sin futbol decente, sin voluntad viajera, sin tregua eólica y con más tiempo libre del usual, la lectura es una de las aficiones que más practico ¡y que carajo!, me he dado el capricho y me he hecho con un e-book. El Boox de la marca Wolder.
¡Que corra el dinero!, ¡que soy solidario con la crisis!, ¡que hay que reactivar el consumo!. ¡Que le intento salvar el trasero a ZP!.

Yo.— Se acabo el entongar libros en estanterías colapsadas.
Por mi, pueden parar mañana mismo de talar árboles para imprimir la enésima edición del Quijote o la última novela de un sueco astuto. Ya no viajo con peso extra, ya no acumulo pergaminos. Ahora tengo una lamina electrónica, que no pesa nada, que se limpia con una bayeta, que se deja llevar y que a pesar de su aspecto flacucho y ligero, guarda en sus asaduras, letras de la más variada temática y condición. Una librería de mansión medieval dentro de una gragea plástica de 2 GB.

Jay.— A ver, Llegados a este punto seguro que hay algún seguidor romántico que esta diciendo aquello de: “como el libro de toda la vida, no hay nada”.

Vale, no hay objeciones a la tradición ni desacuerdo con los adoradores de la generación papel. Pero a servidor el coleccionismo le parece una variante consciente del síndrome de Diógenes y por supuesto, no tengo pared de mansión medieval que vestir con una atractiva librería al uso ni disfruto del olor del papel, de la textura del cartón, del arte de la encuadernación ni de nada que no sea del puro arte de la literatura y el don de escribir. Por tanto, con todo el respeto del mundo y aplicado a este caso concreto, ¡Viva la tecnología práctica!.

Yo.— ¿Y por qué el Boox?. Pues estuve probando el Papire 6.0 y me enseñaron un Kindler de Amazon, pero el Boox me ofrece una claridad de pantalla y contraste excelentes, rapidez, amplitud de formatos, calidad de lectura con variadas opciones de tamaño y tipo de fuente. Puedo hacer anotaciones y poner marcas con agilidad. Buen entendimiento con Mac, fortaleza, preciosa funda y larga duración de batería.

Jay.— Tiene conexión Wifi. Fundamental para seguir los blogs de bucktail desde cualquier confín del planeta.

Resumiendo: que si a alguien le gusta la lectura lo suficiente, lee a diario, no tiene espacio para libros y viaja con frecuencia, no lo dude. En la web se encuentran todas las obras deseables y la comodidad no tiene parangón.

2 comentarios:

Rafael dijo...

Llevo un tiempo recopilando información, prestando atención a nuevos avances en este tipo de "cachivaches". Por supuesto no para mi, pues aunque me guste disfrutar de una buena lectura, me considero lector ocasional.

Pero mi viejo sí que devora libros a diestro y siniestro, para él ando buscando un artilugio de estos.

Pero aún no me decido, quiero esperar, irán saliendo mas modelos, aparecerán nuevas marcas y la competencia entre marcas hará que se abaraten los precios y crezcan las prestaciones.

De este modelo llama mucho su pantalla táctil con todas sus ventajas y su conectividad WiFi, aunque esta prestación está un poco truncada, pues el refresco entre páginas es algo tosco y la navegación en sí un poco incómoda (aunque no me imagino a "PitiLuis" navegando por la www). Pero sus 2Gb dan para mucho y su diseño es de lo mas elegante del mercado.

Disfrútelo usted, que seguro le sacarás el jugo y mucho.

Saludos
Rafa =)

Uno de Tantos dijo...

Hola Rafa.
Es verdad eso que dices sobre lo prematura que es aún esta tecnología. Pero el nivel de actualización es tan veloz e inacabable que podríamos pasarnos la vida posponiendo la adquisición mientras esperamos el último grito.
Respecto al Wifi, tienes toda la razón, en estos dispositivos es una herramienta más atractiva y atrayente que eficaz.
De todas formas, es para Jay y su curiosa manía de estar al tanto de los últimos esperpentos de la bucktail comunity. Yo solo lo quiero para ojear la prensa en el aeropuerto.
Como comprenderás, en el caso de Chavalito el refresco de la página incluso se agradece que sea malo.
Saludos, y no trabaje usted tanto.