12 de julio de 2010

CASILLAS EMOCIONA


Campeones del mundo. Ganó el mejor fútbol posible, el que siempre debe ser, el bonito, el destinado al espectador, el honesto, el valiente….y bla, bla, bla y felicidades a todos y patati y patata.

Pero, desde hace media hora, me la sopla el campeonato del mundo, me la trae al pairo la victoria, el ingreso en la historia y todo lo que pueda representar el triunfo sudafricano.
Desde hace media hora soy fan devoto del tipo de la camiseta verde que juega de portero con la selección. Del Iker Casillas.

Y no porque parara en 1 mes 4 balones con sello de a casita. Ni porque hace un par de horas le sacará el mundial al pelado siembra pánico holandes. No. Lo soy porque le ha puesto rubrica a esa impresión que tenemos todos de que aparte de practicar el mejor fútbol del mundo, este grupo de personas, más alla de la fama y el dinero exportan la sincera imagen de la humanidad y la sencillez.

Lo soy porque Iker Casillas, lejos del protocolo, las formas (no se cuales), la frialdad y el contrabando de sentimientos, hace media hora mostró lo que cualquier hombre  emocionalmente cuerdo que se precie haría en una situación semejante.
Su novia, la periodista de Telecinco que hace los píe de campo y las entrevistas a los jugadores, le preguntaba en el set de vestuarios sobre su estado de ánimo, sus dedicatorias y sus sensaciones. Casillas nunca le quito ojos a sus ojos y después de enumerarle la lista de amigos y familiares, sin ningún tipo de rubor, emocionado, despejando a corner el papel de entrevistado y con todo la naturalidad del mundo, le estampo a la guapa morenita un besazo en los labios, que personalmente he cantado y vitoreado como el golazo definitivo. Ella, profesional y tímida, quedo traspuesta. El portero no dijo nada más y cogió camino.

Olé, por el gesto, por el momentazo y por los hombres de una pieza y con lo que hay que tener.

El gesto me vale el mundial.

España emociona, Casillas emociona.
Y recuerden que no tiene nada que ver eso de la patría. Son las cosas del fútbol.

Y del amor.
Tchin, tchin.

4 comentarios:

Nicola Zingarelli dijo...

Bingo mi niño, lo hablamos por sms y yo también en mi jodío blog de pesca he puesto las mismas sensaciones a eso de las 2 y media de la madrugada

Estaba esperando ese momento, seguro de que Iker Casilla, si es la persona que creo que es iba a hacer ese gaesto tan natural y humano, y así ha sido.

Ya sabes, como italiano me podría importare tres pimientos de la selección española pero he visto un buen futbol, y una buena gente.

ciao

Nicola

Efrén dijo...

Totalmente de acuerdo contigo...

Femés Elvira, dijo...

Creo que muchos anoche tuvimos la misma sensación, y cuando vimos A Iker como derramaba lagrimas delante de su novia, todos le dimos un ánimo e invitamos a que hiciera lo más natural ante los ojos de millones de personas: besar a su novia y sacar todos esos nervios y sensaciones de felicidad que le empañaban los ojos y oprimían el pecho. Hazlo!!!, bésala!!!... le decíamos a la pantalla deseando que el muchacho disfrutara del momento con una de las personas que ocupan su vida personal.

Es el mejor portero del mundo, pero lo más grande de esta selección es ver que humanamente también son los más grandes.

Y digo yo dijo...

Son un EQUIPO.