12 de junio de 2010

LAMIGLAS TP5615CJ 5,6” (O SEA, LA 15 LIBRAS DE JIGGING)


La trajo una agencia de paquetería urgente a finales de la semana pasada. Desde los madriles me la envió el amigo Nicola Zingarelli. El nuevo juguetito de jigging, la vara que riza el rizo de lo más ligero apurando al máximo la diversión ha llegado a nuestro particular circo jiggero para ponerle aún más sabor al caldo de la pesca embarcada.

El pasado jueves, amparado en un role noroeste del alisio, la probé en aguas capitalinas.

La probé acoplándole el pequeño Accurate 197N cargado de un muy buen trenzado Daiwa Tournament 30 libras. 300 metros de hilo completados en el último tramo por unos cuantos metros de monofilamento del 50.

La probé en aguas profundas, en isobatas centenarias, en las marcas que la dinámica actual señalan como más factibles de proporcionar algún pez digno de pleito y noticiable en cuanto a trascendencia.

Comencé trabajando con señuelos de 150 gramos (la caña declara una acción de hasta 5 onzas) plenamente hidrodinámicos: Daiwa Speed Long, Duel Aile Metal CS, Jigging Master Rocket, etc. Las sensaciones son fenomenales en ese peso y a esa profundidad, pero personalmente y aunque pueda sonar arriesgado e impropio, creo que más cargada aún, me refiero a 200 gramos (siempre en metales afilados y rápidos), la caña, por blanda y parabólica proporciona al señuelo una acción más natural y atractiva.

El Estreno

La verdad es que llevaba toda la semana deseando testar la cañita con alguna pelea de enjundia. Además, mi amigo Abe ya nos había mostrado como le divirtió un medregalito de 10 Kg con la misma vara el día anterior. Mirar aquí.

Encima, el olor del mar el jueves tarde permitía intuir que habría algo de acción.

Creo que fue en el segundo garete cuando José cantó picada. Luego al instante ya estaba peleando un loquillo mediano que allá abajo se había quedado fascinado con la acción culera de un hasta ese día defenestrado, despreciado y afeado Mura Jig (que determinación más debil procura la sarna Don José, fijense lo que decía hace un més: “Yo, el Mura Jig, no, no, yo no quiero eso, eso es una pletina”).

Seguimos bajando y subiendo, pero tras una samita de pluma minitalla de José, las picadas y la presencia de peces echaron el cierre obligándonos a buscar otra piedra más al norte. Territorio loquillo igualmente.

Y fue allí, en Sofia 3 (es que hay que ir ambientando el Matraquillas de Pantalán V) donde al ratito de andar buscándole las cosquillas a la caida, cuando especulabamos con las motivaciones y las intenciones alimenticias de los loquillos en aguas profundas recordando la foto de Abe y la afición de estos pejes por jamar sables y demás fauna de lo hondo, una picada cotundente al Side Thuster 200 de Smith cumple con el deseo de la semana.

Se mostró loquillo mediano desde el principio y ni que decir tiene que la puntera de la 15 libras casi se une al mango en las primeras carreras, pero la potencia de la vara es suficiente para virar la torna y tras el desfogue inicial, la blandura de la caña hace lo suyo y desfonda al pez dejándolo listo para el bombeo y posterior embarque.

Loquillo 4,5 Kg. Gemelo al de José, escupiéndo fulas de tres colas sobre cubierta.

El testeo de la caña no puede ser mejor ni más grato. La sensación de ligereza es alucinante y la pelea se vuelve más sensitiva y emocionante.

La acción que procura la caña para el manejo del jig es fantástica y su poder de leva no es despreciable si observamos el grosor del blank y los pesos que maneja.

Inconvenientes y conclusiones

1º- Que te adicciones a la cañita y pierdas la perspectiva

Si un día te entra un animal de más de 10-12 Kg de esos que corren, buscan piedra y venden cara sus escamas, la cosa se inundará de incertidumbre, pero en cualquier caso, nunca terminará resultando lógica. O pierdes hasta el apellido en el lance o te pegas 1 hora para domar a una negrita de 15 Kg. Ninguna de las dos opciones es plausible.

Ahora bien, si contamos con el hecho de que el 90% de los peces que el jigging nos deja en Canarias (o al menos en lo que a mi y mis aguas se refiere) ronda los 10 Kg y generalmente no son peces de muy mala milk, tampoco esta mal el darnos el homenaje y pescar con algo más ligero entre los brazos. La vocación natural de la cañita son profundidades de 50-80 metros, con jigs de 100-120 metros, carretes pequeños e hilos entre 15 y 30 libras. Llevarla a los 130 metros de profundidad y cargarla con señuelos de 200 gramos y poca resistencia es posible e incluso eficaz, pero insisto, cuidado con perder la perspectiva. A la minima señal de animal, parada reproductiva de dumerilis, etc, etc. A usar los palos y dejarse de experimentos.

2º- La clavada

Con una caña tan blanda, asegurar el anzuelo en la boca del animal no es tarea sencilla, por eso, recomiendo usar con esta caña anzuelos de gran capacidad de penetración y sección preferentemente delgada. Yo he probado un Maguro de tija larga que presenta buen afilado y tengo en mente como ideales el Jigging Master, el Banana Hook de MC Work y quizás esos Varivas Seriola tan finos y maleables.

En fin, que hay quedan las impresiones sobre la Lamiglas de 15 libras para Jigging. Particularmente me parece fantástica y digna de tener. Los acabados son bastante chulos, con un blank en color caoba que luce elegante a poco le de la luz del sol. Buenas anillas y buen grip, algo sobredimensionado en grosor pero con mucha calidad. Enhorabuena a la marca y al amigo Zingarelli, ideologo y tester de la serie.

8 comentarios:

Marco dijo...

Esos olores que te brinda el mar pasando por aguas mas densas y calmadas (charcos del oceano con olor a vida marina), son indicativos de que el pescado esta activo....

Buen presagio.....

El ultimo tramo , cuando en este caso usas monofilamento de 50, esta empatado a la muestra con el clip? No usas ''leader'' de acero para evitar perdidas indeseadas x especies agresivas? (Ej, peto, etc..?)

saludos....

Y digo yo dijo...

A lo sumo un asist hecho con anilla+giratorio+anilla, si llega al bajo, que es lo más probable, a dios a todo :(

Me alegro por estreno con fish incluido :)

Femés Elvira, dijo...

La verdad que me llama múcho esa 15lb, pero sigo sin tenerlo muy claro. Tiene que ser una gozada trabajarla, pero no me quiero imaginar como me sentiria si dandole a la vara entra ese "esporádico"...
Mi frustación seria terrible(la mía por lo menos, pero seguro que muchos anteponen más ese disfrute super-light a la posible frustación), pero esto son gustos personales.

Por cierto, a mí un día, cansado de malas jugadas con lo petos(y algúnos desconocidos que no se terminaron de presentar), me dió por insertarle al assist cable de acero al gústo del consumidor. El resultado es, por lo ménos, aceptable y seguro. Igual a alguno le pica el gusanillo y prueba.

Saludos.

UNO DE TANTOS dijo...

Femes, esa que expones es la gran encrucijada cuando pescamos con equipos tan ligeros. Yo la tengo presente cada vez que los uso y soy plenamente consciente de las limitaciones que conlleva.
Al final es un asunto estrictamente personal que depende de la voluntad de cada cual. Personalmente, me enganchan este tipo de equipos para el jigging que tenemos por casa.
Será la propensión isleña a la papita dulce.
Respecto al acero y los petos, mis experiencias nunca han sido buenas.
Los de la cizalla jamás me lo han aceptado.

Y digo yo dijo...

Mi 40lb tiene entre sus muescas un Medregal de 30k y muchos de entre 1k a 15k, la proporción juega a favor de haber usado algo más light y si el de 30k sale o se va será cuestión de falta de equipo por un lado, pero si sale será por buen hacer del pescador por otro, aunque algunos después le llamen suerte.

Femes no le des muchas vueltas, hazte con un equipo light para esas zonas en las que la sorpresa será muy sorpresa y para las otras zonas ya tienes tu equipo y ni pensar de sacar el ligero.

Entiendo que usas acero en el assist, no en el bajo, lo que Mario comenta y me uno, es que con acero en el bajo en jigging los Petos recelan mucho, no es lo mismo ir a curri con acero, la estela del barco disimula en mucho, que con la cadencia de acción en jigging que deja ver mucho el bajo.

UNO DE TANTOS dijo...

El problema José, es que en nuestro contexto, lo que dice la experiencia, es que el animal es imposible de predecir, ni en el donde, ni en el cuando.
Aunque de cara al engaño con señuelos la casuistica indica que son más fáciles de embaucar en profundidades grandes, también han habido contactos en profundidades medias e incluso pequeñas.
Por cierto, hablamos de animal en sentido genérico y en realidad nos estamos refiriendo casi exclusivamente a Seriola dumerili.
Un día habría que hacer una puesta en común con respecto al comportamiento y los hábitos del bicharraco de marras en nuestras aguas.

Y digo yo dijo...

La sorpresa siempre estará ahí abajo, por fortuna, pero sabemos o tenemos al menos la experiencia de cada cual en nuestras marcas, donde por lo general, por ej.; suelen darse más Samas que Medregales y si se dan éstos no suelen ser grandes (+20k), aunque incluso en zona de Chopas a unos 20mts se les ve de portes muy entrados en kilos y no pocos sub les tienen a tiro en profundidades para ellos asequibles, sobre 20/30mts o menos.

No debemos olvidar una parte tan fundamental como la caña como es el carrete, un buen carrete que tenga un freno progresivo es un punto a tener muy en cuenta. El hilo a partir de las 30lb creo que es más que suficiente para bichos de muy buen porte, siempre y cuando podamos impedir que lleguen hasta la roca no es de desestimar el hecho de que la capacidad de hilo en bobina será generosa y es una baza a nuestro favor.

Por último está el Jigger que habrá de vérselas con lo que tiene, no le queda otra y su experiencia será primordial, amen de los compañeros embarcados. Hablamos de jigging, por lo tanto estamos embarcados y como siempre he dicho la pesca en barco es labor de equipo, un patrón que no sepa maniobrar con bicho pegado o un encargado de tomar el lider que no lo haga en su momento o no sepa cuando hay que soltar y esperar darán al traste con todo el buen oficio que pudiera haber desarrollado el pescador.

juan jose dijo...

Le dí vueltas tambien a la caña de 15 lb., pero al final no se la he pedido a Nicola.

Con las mareas y los fondos de mi zona, mi opción light es de 30lb. y el accurate. Mientras el barco derive a tres nudos, y la sonda marque en torno a los cien, no puedo quitarle gramos a los trescientos. Por tanto, no me preocupa la caña en combate, mi problema radica en la caña sin pescado. Me imagino la hart de 300gr. y esa caña, sin posibilidad de mecerlo.

Este fin de semana se intentará tres dias seguidos de yigin, si el tiempo no lo impide.