3 de junio de 2010

DEL TINGO AL TANGO. CRÓNICA DE LOS ÚLTIMOS LANCES

La verdad es que el año da para poco. La pesca es escasa y los peces requieren mucha constancia para ser capturados. En los últimos días, buscando entretenimiento y diversión hemos hecho casi de todo. Spinning de barco, spinning desde tierra, jigging, kayak, incluso hubo una mañana febril y alucinogena en la que con fines estrictamente gastronómicos nos aventuramos a perseguir gallos con liñas y chipirón. Por cierto, para el que no lo haya probado, recomiendo con rotundidad el ballesta al horno con cebollitas y papas panaderas.

A este no parar constante, se le suman los vaivenes metereológicos a los que estan expuestas estas 8 piedras atlánticas. De un día para otro, pasas de un reboso invernal de 2 metros y medio con frios alisios sostenidos de 20 nudos a una invasión de polvo sahariano que funde el aire, pone el termometro a 45º y tiende la marea.

El pasado fin de semana empezamos con el reboso y el tiempo noreste. Frio, humedo, salpicón y peligroso en costas abiertas al septentrión. Hubo que refugiarse a sotavento o pescar desde la azotea.

José anduvo dulce con los pejerreys, y a la zorrua, una tarde se fajo con ellos en un veril orillero y querencioso. 1 de 3 fue el resultado.

Jacobo sigue a lo suyo, que no es otra cosa que la pesca con los vinilos hipnóticos, el levantamiento de peces a pulso y esa especie de ofrendas que realiza a Neptuno o al que sea cada vez que devuelve un pez al agua.

Una tarde se nos unió al spinning embarcado, acoplándose a nuestra navegación con el banco de remos que es su pequeño Ocean Kayak. Esa tarde cayó una samita de ración con un bucktail verde-naranja de Chavalito (sí, José, ya se que no pudiste evitar comprarlo, pero sabes que con esa acción mantienes el sistema y te incluyes dentro de los grupos de riesgo, allá tu si mañana comienzas a desmembrar palabras y convertir en vieras los hubieras).


Por lo que a mi concierne, he mantenido estoicamente mi muy digno bolo hasta que las condiciones marinas nos han dejado mover el choco vertical en profundidades de hombres (chulería). Allí, ayer, a la segunda bajada del garete inicial logré clavar un buen jurel que vendió cara su derrota, le sacó jugo a la Blue Rose y acabo por desarmar el freno del Accurate. Un jurel, ese pez de comportamiento incomprensible ante los señuelos que algunos días, después de muchos, decide atreverse, vaya usted a saber porque, a morrearse con el metal. Un jurel contra un Accurate, esa máquina convencional de recoger que una semana sí y otra también exige limpiezas, engrases, ajustes y mimos tan superlativos que ya esta empezando a ser mirado de reojo por la cofradía.


En fin, estos últimos días hemos andado pescando de aquí para allá. Desde la azotea acantilada al kayak placentero. Con tiempo norte fresco y con tiempo este incendiario. Del tingo al tango.

4 comentarios:

Femés Elvira, dijo...

Me ha encantado la entrada Mario.
Parece que el grupo se ha entretenido lo suyo.

Creo que practicar tantas modalidades es muy entretenido, quizás no disfrutamos tánto como con los señuelos pero también se le sáca jugo. Estos días he compaginado el spinning con la pésca de viejas a boya con caña de spinning y la liña abana por la noche. Una gozada.

Lo de los kayaks:normal que ahora se ponga de moda: son una pasada, y la pésca que se hace en ellos es muy relajante y fructífera.

Por cierto, yo creo que no le doy tanto uso a mi 870 como tú a tu Accu, y de momento va como una rosa después de un año, pero de verdad que me estas asustando.
Me siento como el que espera que empiece a toser para enviarlo a revisión, yo no me atrevo a desrmarlo, de momento.

Saludos.

Marco dijo...

Buena foto la ultima. El contraste de los colores,,,,,, Por cierto, que es lo que indica tu camisa? wasabi que?

saludos

Y digo yo dijo...

Llevándola quien la lleva me juego lo que quieras a que pone "Ñam-Ñam" :)

UNO DE TANTOS dijo...

Carajo! con la fama. Jejeje.

Pues sí Marco, como dice "Y Digo Yo" tiene referencia gastronómica.
Es el dibujo de un atún y debajo se escribe la pregunta ¿Tenemos Wasabi?.
Respecto a la fotografía, los ajustes de exposición y flash son de servidor. El ojo y el encuadre son del compañero Jacobo. Esta ligeramente sobreexpuesta para mantener la viveza.