9 de mayo de 2010

UN POCO DE DIARIO



Única Oportunidad, Una Picada

Desde el regreso de Cuba, solo he pisado el mar un par de veces. Un par de tardes lanzando por las orillas y dos ratos mañaneros de jigging aprovechando que este fin de semana, el alisio ha concedido un respiro a los cuadrantes septentrionales de la isla.

En cuanto a resultados, poco hay que destacar en lo que a cantidad se refiere.

Por lo que a mi y mis dos habituales compañeros de pesca respecta, la opción de capturar o no hacerlo es una especie de ruleta rusa que se despacha en un picada. Si la consigues y logras clavar, pelear y vencer, tienes algo, si no aprovechas esa picada, puedes irte despediendo de terminar la sesión con diversión y captura, así esta el asunto.

Con todo, el spinning me ha dejado como única captura de esas dos sesiones un par de pequeños abades. Animal que para mi estrecha cofradía y por lo visto en los últimos tiempos, ha dejado de ser esporádico para convertirse en habitual. Más incluso, que la común bicua. En cualquier caso, se trata casi siempre de ejemplares que rondan el medio kilogramo, peces inmaduros que por pura casualidad o conjunción de factores desconocidos, entran de últimas y con sorprendente regularidad a nuestros señuelos de lance.

En lo que a jigging respecta, lo de la picada única es aún más tajante.

De momento, como el año no es de abundancia, ni siquiera de cierta regularidad, al que Dios se la da…

Y a mi me la dio. Este fin de semana me la dio tres veces, aunque solo pude aprovechar dos.

Me dio un picadon formidable el sábado al alba. Trancón que presumía animal de cierta enjundia pero que termino en desanzuelado rápido.

Me colgó luego de un Kudako 6/0 un pequeño loquillo. Un medregalillo cercano al kilo que salió apuñalado en un ojo y se quedo a almorzar.

Pero sobre todo, me proporciono hoy, a primera hora, una pelea fantástica con un loquillo de reglamento que reviró la pequeña Blue Rose, le aflojó freno al Accuratte y me hizo disfrutar por unos minutos de un pleito tenaz y sostenido.

Un bonito animal que estiró el Boga Grip hasta los 9 Kg y otorga algo de notoriedad al registro de capturas de 2010.

En fin, eso es lo que cuenta el diario personal de pesca.

El poco tiempo disponible y la poca abundancia ictia, dictan sentencia.

Supongo que vendrán tiempos mejores.

Side Thuster, Demacrado es Mejor

Es curioso lo de este jig de Smith. La pintura base es mucho más concienzuda y resistente que la que conforma el acabado.

Este que muestro en la imagen inferior era un metal rosa-nacar tres días antes de recibir sus primeras dentelladas y bofetones.

Desde hace un par de años, es blanco plata y no pierde librea.

Y pesca más que la primera vez.

Será verdad aquello que decía Felipón. “ahh, loco, eso es que el pescao lo ve medio machucado, medio enfermo y se le bota porque sabe que no puede correr”.

No creo que el medregal de hoy tuviera tiempo de capturar y analizar tanta información sobre el señuelo, pero nunca se sabe.

Lo cierto es que este jig demacrado y decorado por el azar de las contingencias es hoy por hoy uno de mis fetiches favoritos. Un capturador prolífico y veterano, como lo fue la tullidita (Juanjo dixit) o aquel Drift Tune plata 200 gramos perdido de forma poco honrosa en aguas de Algeciras.

Hace un rato he discutido con Jay a cuenta de su deseo de serigrafiar una colección de polos para la pesca con la siguiente frase: “Si vieramos cogido todo lo que peguemos, vieracido una pasada”.

Él dice que es mítica, definitoria, reveladora. Que merece ser lema o slogan.

Yo le digo que es un plasta, que me deje tranquilo. Que sí, que vale, que es lo que hay, pero que se olvide del tema.

Él se descojona, coge el teléfono y se parte la caja a reir.

3 comentarios:

Rafael dijo...

Y que no se cansa usted de mover el choco eh!!

Siempre bonitos esos abades, lástima que tan peques no den juego... no como ese loquillo!!!

Nada, seguimos atentos desde la cueva ;)

Cuideseme
Rafa =)

PD: Yo quiero una camiseta de esas que propone Jay xD

Femés Elvira, dijo...

Pués dile a Jay que se podria hacer una línea de camisas de pésca muy guapas con esa mítica fráse, y otras que ya han pasado al tintero histórico-autóctono canario.

Sorprendente lo de los abades, y muy guapo ese loquillo.

Nono dijo...

Ha vuelto usted al tajo… Enhorabuena.

P.D. dos camisetas XXL en colores escandalosos y me las alcanza el fin de semana que quiera al ALBAKORA