6 de mayo de 2010

“QUE SÍ, QUE LO SE, QUE ES UN FRAUDE”. (DIATRIBA DE JAY)


Declaro públicamente que estoy hasta los testículos de la preguntita retórica “Pero, ¿tu tienes la pulsera esa?”, “pero ¿tu no sabes qué eso es una estafa?”, y de la frasecita “Es que no sabes que han dicho que eso es mentira, que no tiene propiedades, que no hace nada”.

Y confieso que he contado demasiadas veces hasta 10 y que me he cansado de sonreír educada y diplomáticamente.

He desgastado de tanto usarla la resignada afirmación “Ya, bueno…” y no se como cambiar de tema cada vez que algún ñu aliviado por la definitiva falsedad del invento y la consiguiente desaparición de su complejo de rezagado del rebaño, saca a relucir el pose de enteradillo indomable para decirte sin palabras y con sonrisilla gilipollas que eres un retrasado mental por dejarte comer el coco con los falsos milagros del mercado new age.

A ver, inteligente consumidor de turno, listo e inalienable ciudadano; por lo que a mi respecta, tengo que advertirte, que desde el momento en que me la coloqué por primera vez, intuí de que carajo podía ir este rollo de la pulserita. Cualquier mente en su sano juicio dudaría en todos sus extremos de un trozo de silicona que supuestamente restaura como por arte de magia el equilibrio electromagnético de tu cuerpo serrano, solo, porque a algún científico alternativo y milenarista se le ha ocurrido, en el colmo de la tecnología, aislar en el interior de dos pegatinas holográficas una serie de frecuencias naturales que actúan sobre el sistema nervioso central.

Si la llevo es porque no molesta, no deja marcas, no pesa, no es horrible y sobre todo, porque se trata de un regalo realizado con el mejor de los ánimos, cariños y simpatías por un ser afectivamente afín. Esa es mi razón personal.

No he notado mejorías ni empeoramiento de mi salud y mi 1´87 y mis 91 kilogramos siguen teniendo en determinadas circunstancias el equilibrio de un borracho con patines.

Ni siquiera puedo esgrimir el efecto placebo. No me lo creo, y por ende, sería muy difícil que en mi body, la pulserita funcione por simple sugestión.

En cualquier caso, si así fuera y el simple autoconvencimiento espantara mis males físicos, ya valdría la pena el invento. Al fin y al cabo, llevamos 2.000 años creyendo en amuletos, Budas, Cristos y Alás.

Sí, creo que la pulserita no es más que otro fraude. Otra ridícula estafa que añadir al compendio general de tocomochos que componen la histérica sociedad de la abundancia en la que vivimos.

Aunque siendo exactos, se trataría más bien de una estafilla comparada con la que suponen los bancos, las hipotecas, el sistema judicial, las listas de espera de la sanidad pública, el gobierno socialista, el INEM, la ordenación del territorio, el gobierno conservador, Rajoy, Zapatero, Coalición Canaria, la Federación Española de Fútbol, el gremio arbitral, las revisiones obligatorias de tu automóvil, el servicio en vuelo de Iberia, el precio de la segunda maleta, la especulación inmobiliaria, las televisiones autonómicas, la prensa del corazón, la cesta de la compra, la solución a la crisis griega, el tribunal supremo, el aparato judicial, la corrupción institucional, la política internacional y los bucktail jigs a 7 euros de Chavalito by Chavalito.

Ah, se me olvidada. Si alguien piensa inquirirme sobre la pulserita, que procure al menos no llevar piercings, tatuajes visibles o fumar como un carretero. Es que en tales casos, las preguntas: ¿Por qué que llevas eso? y las afirmaciones del tipo: "eso no sirve para nada", serían despertadores de mesilla en el descanso de un Jay si cabe más borde, déspota y antipático.


11 comentarios:

Y digo yo dijo...

Pero no me negarás que en Ana María funcionó quetecagás... :)

!!La leche¡¡ porque no se dónde se compra que si no la estrenaba éste sábado en Cofete.

Femés Elvira, dijo...

Abe, yo te mando la mía grátis si quieres, que el distribuidor vive pegado a mi casa...

Ya voy por 4 pulseras, y estoy hasta los mismísimos...no duran un mes (por lo menos tienen garantía de por vida y te dan otra, ya que saben lo falsa que es).
Como tengo el negocio pegado a la pared, no tardé en ser uno de los primeros toletes naranjeros que adquirió una... y como no sea psicológico el efecto, yo no siento nada.

Es más, la semana pasada perdí el equilibrio con ella puesta pescando y acabé con un dedo totalmente dislocado dentro de un charco. Eso sin contar que cuando me la puse por primera vez, me dio lumbago... jajajaj

Sinceramente Mario, yo ya paso del dichoso y sarcástico comentario, me da lo mismo y me río sin múchas gánas. La tengo porque me gasté 30€, porque me gusta y porque me da la gana a mí. Cuando me aburra, ya me la quitaré(o cuando me digan que es málo).
Si hace o no hace, ahora ya me da igual...

Me gusta lo de atacar esos puntos débiles a quien toque las narices...buena idea Jay.

Y digo yo dijo...

No se dónde puñetas lo he escuchado o leído pero dice algo asín como; “la fe, mueve montañas” y creo firmemente en ello, la cuestión es saber usar la “fe”, bajo mi modesto y probablemente estúpido punto de vista, hay dos formas de usarla, la primera es a conciencia, creyendo en ello y la segunda inconscientemente, pero no por no creer en ello si no por desconocimiento o ingenuidad. Hay una tercera, pero esa por aquí no apetece…y yo hace tiempo que no la practico.

Gracias vecino, pero mejor me ahorro la mofa, jejeje

Femés Elvira, dijo...

jajajaj...
Que si hombre, que hace muy bién para el cuerpo y es muy "fashion"... yo te la envio con gástos pagados.

juan jose dijo...

No puedo estar de acuerdo contigo. Creo firmemente en los efectos saludables de tu pulsera, y en el poder mágico que tiene. No te rias, estoy hablando en serio.
Un regalo de alguien que te quiere, que desea lo mejor para ti, que quiere estar presente en cada momento de tu vida. Si cada vez que ves esa pulsera no palpita esa parte de ti que te hace acogedor, cálido, activo, vivo, es que no sabes usar la pulserita.
Lo del equilibrio, y la piedra o el magnetismo es chorrada payasesca. El poder de la fuerza reside en la intención.

Por cierto no sé si te has enterado que alguien pretende que alguien se enemiste con alguien levantando falsos comentarios a espaldas respecto de ST y P.
FO va a ser que habrá que dejarlo pasar . Despues de pensar si llamo o no para aclarar las cosas, resultan que las cosas la ha puesto claras y mejor va a ser dejarlo pasar
¿verdad MS?

JE

UNO DE TANTOS dijo...

Verdad hermano.
Me ha costado cogerle el crípticismo al asunto pero ahora ya se de que va.
Ni te molestes.
El gallo maduro se aburre, ya no es el que era y en el gallinero, pollitos y gallinas lo ven venir de lejos y huyen. Necesita atención y mimos de vieja gloria, de ahí su cacareo infame. El receptor del falso testimonio conoce todo el percal y ve venir mejor que nadie al viejo kiriko. Ni te molestes.
O sí, y llamo a Jay para que te eche una mano. Advierto que Jay lleva tiempo queriendo pronunciarse sobre esta especie en vías de extensión me temo.
Bah, ni caso.
Y que todos perdonen la privacidad y el cripticismo de estos comentarios.
Abrazos.

Nicola Zingarelli dijo...

Mensaje para los crípticos: no hay de que preocuparse, se conoce a todos los pollos del corral y por donde cojéan, como justamente dice el hombre de la pulsera ya se intuye por donde vienen los tiros.

Volviendo a la pulserita de las narices, me da miedo pensar en ese hombre sin ella. La palabra equilibrio la tiene metida en su diccionario al lado de:
1) Inexistente
2) Imposible
3) Aleatorio
4) Ilusorio
5) Irreal
6) ¿Eso que es?
7) Anda anda, que palabra tan difícil
8) Buá!
9) Buuuuuf!
10) Decisamente no

Un ropero de casi 1,90 multiplicado por un centenar de kilos metido en una skiff de menos de 6 metros es como un rinoceronte de puntitas encima de un sauce llorón.

Por favor Femés, si un día se le rompe la pulsera, traele dos o tres, yo las pago. Ya no es por el, sino por mi y todos los amigos que pescan con el y para sus familias... :-)

UNO DE TANTOS dijo...

Dije 91 kg, pero bueno, vamos a dejarlo en 95, pero ni uno más.
de 90 a 95 y bajando. Sin querer pero bajando.

Claro, yo como cosas normales, no productos macrobioticos de vieja florentina.

Entonces, ¿no le abro la puerta a Jay para dinamitar el asunto criptico?, Jo, al pibe le hace ilu.

Femés Elvira, dijo...

Nicola ya he reservado unas cuantas por si acaso... Si es cuestión de integridad para los seres queridos, habrá que resguardar el equilibrio:)
Aunque no creo que eso los salve del todo...

Un saludo.

Nicola Zingarelli dijo...

Femés tu vete preparando existencias, por si a caso....

Nene, si tu pesas 95 entonces yo que mido 10cm menos que tu y tengo la mitad de ancho (a la altura de la cintura) cuanto peso? 40kg? Anda guapo, dejate de pesarte con el Boga Grip y entra en una farmacia... :-)

Rafael dijo...

xD jajajajajaja

Agudo lo del bogagrip XD

Jay, Manifiéstate ;P