30 de abril de 2010

CUBA. SPINNING EN JARDINES DE LA REINA - SUR DE ANA MARÍA

He regresado de Cuba exudando pesca por los cuatro costados. Y vengo entendiendo definitivamente porque los amigos siempre me han hablado con entusiasmo y devoción de la pesca en Jardines de la Reina.

He pasado una de las semanas de pesca más fantásticas que recuerdo, 7 días pletóricos de peces, diversión, paz y comodidad.

Como quiera que tan formidable hecho posee culpables identificados y responsabilidades achacables, paso a tratarlas una por una cumpliendo de esta manera con el compromiso personal de reportar la experiencia acontecida.

En definitiva, yo acuso de habérmelo hecho pasar tan bien a:

La Reserva Natural Marina del Archipiélago de los Jardines de la Reina.

Más o menos a 50 millas de la localidad de Júcaro, en el sur de Cuba, la plataforma continental se eleva, se recubre de sedimentos, se tapiza de coral y mangle y crea un sistema acuático salado de aguas someras y canales que en un área aproximada a los 1000 km2 concentra la vida marina como casi ningún otro lugar de la región caribe. El lugar, bajo protección gubernamental, discrimina la actividad pesquera extractiva (excepto langosta y camarones) a favor del turismo deportivo asociado a la pesca y el buceo. Hay peces por toneladas y la salud del ecosistema es según Fabián Pina, biólogo del parque, mejor cada año. Apunten el comentario que nos dejo el doctor en el viaje de vuelta al puerto de Júcaro: “de alguna manera, el gobierno cubano ha entendido que le es más rentable la explotación de los recursos costeros de Cuba a través del turismo, el ecoturismo y el turismo deportivo que de la clásica extracción de recursos para consumo”.

La Empresa Avalon Fishing Center

Creada y dirigida por un italiano invisible, esta empresa italo-cubana gestiona de manera ejemplar la Reserva Marina de los Jardines ofreciendo los servicios de pesca deportiva, buceo y ecoturismo. Posee una maquinaria logística bien coordinada, con un amplio despliegue de medios náuticos y personal: guías de pesca, monitores, guardas, cocineros, camareros, mantenedores y capitanes que resuelven con prontitud y diligencia cualquier contingencia o inconveniente. Si vas a pescar con un guía de bigotes y se fastidia la lancha, en una hora tienes otra a disposición, si tu guía de mosca se lesiona el costillar con el palanqueo, por la tarde lo reemplaza otra persona de similares conocimientos. Son buenos estos de Avalon. Conocen el trabajo y tienen experiencia.

El Mangle, los Bajíos, el Canto

A los tres escenarios les acuso de divertir y transmitir sensaciones pesqueras de paz, belleza y naturaleza salvaje.

Son los ambientes que en Jardines DLR escenifican la pesca a spinning.

En los tres se puede pescar durante todo el día sin atisbo de aburrimiento. En los canales de mangle el agua ofrece por lo general una superficie lisa, interrumpida de manera mansa por hilos de corriente. En ellos se disfruta de un silencio magnifico (se navega con la corriente) que solo se rompe cuando algún pez estalla en superficie atacando tu señuelo o algún pájaro estrepitoso chilla desde las ramas.

Fuera del mangle y los canales, en los bajíos, el agua transparente deja ver un damero submarino en el que aleatoriamente se alternan arena, tapiz vegetal y roca mientras que en el canto, el bajío se rompe provocando el primer escalón serio hacia el azul profundo.

Pescamos las tres áreas en función de la marea y la actividad de los peces. En las tres, la diversión fue idéntica durante toda la semana.

Las Cuberas

Las acuso de no tener piedad, de ensañarse, de generar océanos de adrenalina, de tirarse al popper o al paseante con brutalidad desmedida, de reventarte contra la piedra, de buscar el mínimo resquicio, de arrodillarte llegado el caso y de ser complicadas desde la punta del colmillo hasta el más postrero filamento de la aleta caudal.

La cubera grande es la gran Mamma de Jardines, el pez estrella del popping tropical cubano. En toda la semana salieron dos de tamaño mayor, las atrapo mi amigo italiano poniéndoles en contra toda su habilidad y técnica de pelea. Animales majestuosos de entre 20 y 30 kilogramos, que luego de las fotos regresaron a sus pedregales del canto con asombrosa vitalidad.

Pero no fueron las únicas que se interesaron por nuestros señuelos. Servidor fue objeto de 7 picadas de cuberas grandes, Nicola otras tantas. Tuve una enganchada brevemente que se soltó, un ataque que detuvo el tiempo al final de un canal al píe de un mangle seco y un contenedor marrón cuesta abajo que se tiró a lo lejos y al que no le hizo falta sacar hilo del carrete para reventar la trenza de 80 libras contra la piedra. La marea jugó a favor de su actividad con la llenante de primeras horas de la tarde aunque al final de la semana la actividad también fue in crescendo a primeras horas de la mañana.

Se lo que es pescar GT y la emoción y divertimento que generan, pero lo de la cubera es aún más extremo, es un juego de segundos y también de técnica y habilidad. Hay que ser mucho más rápido y tener todo listo para bombear desde la misma picada, virar la cabeza y alejar al animal de la estructura. Aún con esas, la mayoría de las veces no tienes opción. Popping extremo, todo o nada.

Los Pargos

Les acuso de deportividad extrema.

Las dos estrellas son el Pargo criollo (Lutjanus analis) y el Pargo Jocu (Lutjanus jocu). Menudos animales.

Peces de 3-4 Kg. que te ponen en un brete incluso con algo tan eficaz para la pesca mediana como la Caranx Medium. Son peleones a más no poder, sacan hilo, buscan la piedra y atacan en superficie con ferocidad superlativa.

Es más abundante el Pargo Criollo pero también salieron algunos Jocus de buen tamaño. El paseante de superficie era lo suyo, el zigzag que ondula el agua y emite vibraciones les puede.

Las Barracudas

Nunca he visto una barracuda más agresiva y deportiva que la de Jardines de la Reina, desconozco el porqué. No se si se trata de una cuestión ambiental, si es por competencia territorial, forma de alimentarse o tipo de alimentación, pero tras las cuberas, las picadas más espectaculares las protagonizaron las omnipresentes barracudas. El que las desprecie o les parezca poca cosa, tiene que darse una vuelta por los Bajíos y cantos de Jardines. Incluso utilizando el equipo de popping pesado y manejando uno de esos escandalosos mega poppers, las picadas son en la mayoría de los casos, embestidas que nada tienen que envidiar a atunes, cuberas o Giants Trevallys.

Salieron muchas barracudas a lo largo de la semana. La más grande de unos 16 Kg. las demás de entre 5 y 12. No hay dudas. En JDLR, la ferocidad, la picada y la pelea le otorgan a las “picuas” un copyright especial.

El Sábalo

La divinidad que los gobierna debe ser un ente avieso y enrevesado. Menudo coñazo de bicho. En su boca tienen instalado un sistema de plaquetas anti pinchazos que terminan haciendo de su pesca algo tan azaroso como adictivo y desafiante.

En cualquier caso, creo que para pescarlos a spinning con un mínimo de corrección es preciso dedicarles tiempo exclusivo durante un par de jornadas. Nosotros los esperábamos en el canto al caer el sol, pero la mayoría de las veces nos sorprendían mientras lanzábamos paseantes en el bajío o la salida de los canales. Y claro, así, sin esperarlos es más difícil culminar la captura. Pegamos unos cuantos y todos terminaron sacándose el anzuelo. Y es que hay un protocolo a aprender cuando se les pesca a spinning en ese tipo de ambientes. Lo ideal es colocar un pequeño jig de Bucktail o pluma con un anzuelo robusto y bien afilado, lanzarles delante, dejarlos que tomen el señuelo y se vuelvan, luego cachetear duro dos o tres veces con la caña baja y seguirles la pelea y los mil saltos con la caña rasa y el freno del carrete colocado en la poca fricción. Así lo explicó y lo llevo a cabo mi compañero de pesca en Jardines y así me lo acabo de aprender yo.

Sigo teniéndolos en el debe.

El Macabí

Aprendí tres cosas en relación a ellos. La primera es que son asustadizos y se mimetizan muy bien con el ambiente. La segunda es que sin gafas polarizadas, en los flats más que a pescarlos puedes dedicarte a venderles cupones y la tercera es que vadear en su búsqueda exige algo más que unos simples crocs. A partir de ahí, hay que reconocer que su pesca finesse en el sosiego del bajío posee una belleza que roza lo espiritual. Cañas de acción 10-20 o 10-30, carretes modelo 2000 con 8 libras de trenzado y diminutos grubs de vinilo. Al menos uno pude pelear, uno de buen tamaño que terminó abriendo el anzuelo al cabo de varias potentes y rápidas carreras.

El Caballones, La Nave Nodriza

Al día siguiente de arribar a los Jardines, tras desaparecer la lluvia, empezamos a pescar moviéndonos hacia el sureste hasta llegar a Peralta. Allí, a última hora de la tarde, fondeado y amarrado a un canal de mangle por ambas bandas nos esperaba el que iba a ser nuestro hogar durante 6 días. El Caballones, un barco de dos pisos, cocina-terraza y 4 camarotes dobles que nos proporciono el cobijo y el reposo necesarios para sobrellevar las duras jornadas de lanza y recoge. Para cuatro pescadores el barco es cómodo. Sin lujos, pero sin pegas. Aire acondicionado, baños privados y un espacio terraza superior organizado en torno a una gran mesa donde comíamos y disfrutábamos de las amenas veladas de mojitos y guasa cubana.

Felio, Eric y Diosdado

Ellos eran La tripulación del Caballones puesta a nuestro servicio. Pero en realidad, yo ni me entere. Para mi eran 3 amigos cubanos que compartían barco. Tres buenísimas personas, tranquilas y sencillas que hicieron si cabe, más agradable la pesca y la estancia. Eric el capitán, era el jefe de la operación y la logística, Felio el chico para todo que lo mismo acudía al canto a remolcar tu lancha que preparaba unos mojitos que ya quisiera para sí más de un local de fama y postín. Diosdado era el cocinero, un cocinero abundante, nada exótico pero 100% suculento y nutritivo, como debe ser. Las diferentes maneras de cocinar el pescado y la langosta definen la cocina de a bordo. Rica, rica.

Gracias muchachos.

Larry, Dick y Juan Carlos

Los dos primeros eran los mosqueros con los que compartíamos barco. Dos señores mayores canadienses, tranquilotes y afables que rebosan normalidad, educación y simpatía. Sin un pero, sin un inconveniente.

Por su parte, Juan Carlos, el guía en las artes del florete pescador, es el chico malo. La mente macarrilla y picante que te parte de risa tras las cena con sus anécdotas y sucedidos.

Vicente Hernández

Aquí hay que explayarse un poco más.

Vicente es un señor mayor de bigote (dicho en tono de broma) que se paso la semana metiéndose y discutiendo con un servidor. Que si ponte las gafas repinga, que si tira a las tres ropero, que si paganini no repite, que ponle lo que te de la gana que total no vas a coger ni una pinga con eso…etc., etc.

Vicente esta considerado el mejor guía de pesca a spinning de Jardines. Sencillamente porque le apasiona la modalidad y lleva practicándola 20 años. Vicente conoce las aguas de la Reserva como la palma de su mano, sabe donde están los peces con la llenante, donde cuando vacía, en que lugar se ponen cuando es de noche o cuando es mediodía. Conoce los fondos, los canales, sus entradas, sus salidas y la manera de navegar por ellos. Nicola me decía que Vicente trabaja como un burro para localizar el pescado. No exageraba en absoluto el italiano. Hasta desaparecer el sol por el horizonte estábamos buscando la deriva buena que nos diera el último pez. En la pequeña lancha de pesca nos hemos reído a mandíbula batiente y en mis memorias queda como episodio de humor surrealista, algo así como un sketch de Faemino y Cansado, la mañana en la que pesqué el macabí por primera vez, caminando el bajío con Vicente a mi vera cantándome la presa; sin gafas, en crocs, tirando a las 9 cuando era a las tres o encima cuando era a un lado.

Un grande Vicente. Amistad a primera vista. Buen modelo fotográfico además.

En fin, todos esos son los culpables de una espectacular semana de pesca tropical. En sus definiciones quedan expuestos los sucesos acontecidos. Por peces, humanidad y convivencia, un 10 a los Jardines de la Reina.

Volveré pronto.

Tras esta, vendrá una entrada con fotografías y en próximos días y si Jay no aparece antes para liarla, quizás comente algunas impresiones puramente técnicas referidas a equipos y señuelos.

- No Jay, no voy a comentar nada de ese video que me dices.

- Para ti será mítico, paradigmático y todo eso, pero me niego a seguir metiéndome en líos por tu culpa.

- Mejor llama al erizo y pártete la caja con él.

6 comentarios:

raul dijo...

“de alguna manera, el gobierno cubano ha entendido que le es más rentable la explotación de los recursos costeros de Cuba a través del turismo, el ecoturismo y el turismo deportivo que de la clásica extracción de recursos para consumo”.

Años, nos llevan años de ventaja.

Enhorabuena por el viajecito y no te demores mucho con las afotos.

Y digo yo dijo...

No se chico, a mi eso de que me digan pinga a las nueve me da susto coño….Que gustazo mamón, tengo que solucionar esto de seguir mordiendo uñas cada vez que sales a pasear por esos mundos de Dios. Bienvenido/s

juan jose dijo...

Sube el paro; los politicos se llevan la pasta a manos llenas con trajes nuevos; los jueces se navajean con sueldos procaces; los etarras se escapan; la bolsa baja; la gasolina y los impuestos suben; amagan con mas gasto superfluo; los alemanes se mean (y con razón) en los habitantes de la ribera mediterranea ¿Y tú qué haces?

Pues sí, haces muy bien en irte a pescar, en pasar de todo durante una semana; en atesorar un recuerdo que vale mil noches insomnes.

Pero cuando se te pase el regusto cuasisexual ese de haberte hinchado a pescar, haz el favor de llamar a Jay y que la arme. Que la arme, que nos estan tomando el pelo, y hacen falta muchos Jays.

Nicola Zingarelli dijo...

Yayito gutta report pero no hablas de como te cuida yayito, de como te mima y te hace regalitos... yayito no gutta eso, yayito ya no hace regalitos .... :-) :-) :-)

UNO DE TANTOS dijo...

De Yayito entrañable a viejo mimoso hay un solo paso y ya tu tienes el píe en el aire.
Que sí, que aprendo, que me enseñas, que nos reímos, que eres un sol y uno de los mejores analgésicos anti Jay.
¿Regalitos?, ¿Qué regalitos?. ¿te refieres a la GT 86 de Daiwa que esta en camino?. Hombre, creo que lo merezco. Por el aguante y todo eso.
Además piensa que no podemos ser muy efusivos en el cariño que luego aparece el tolete de turno y nos acusa de practicar guarrerías sexuales en alta mar.
Te quiero en silencio Yayito, en la intimidad de mi ser cono sido de mi.
¿Ves?. En seguida sale el otro.

UNO DE TANTOS dijo...

Mi amiga Inma Carretero (Finca Chipude) me dejó el siguiente comentario vía e-mail. Por motivos técnicos no ha podido publicarlo de motu propio.

"Nunca he viajado a Cuba, pero es un país que siempre me ha intrigado.
La mayoría de los relatos de los amigos que sí han viajado hasta allí,
distan mucho del tuyo. Me ha encantado y quizás despertado cierta
envidia. Teniendo en cuenta que de pesca lo único que hay en mi haber
son: los recuerdos de niñez de largas tardes de caña de pescar (que no
de pesca) en el cascahueso de la playa de Arinaga, y los paseos
veraniegos en barca con mi tío a recoger las nasas; casi no me atrevo
a escribir je,je… También esperaré a las fotos..."