30 de marzo de 2010

UN ABAE Y DOS APUNTES


Comercio de Escobillas para el Baño

So pena de males mayores, Jay, que de últimas anda obsesionado con lo que él denomina analfawebismo o proliferación de analfawebs, me obliga a hacerme eco de la queja que en días pasados apareció en la Hoja del Comercio de Gran Canaria. Viene a cuento de la emergente actividad artesanal de fabricación y venta de escobillas para el baño.

Traduzco el escrito literalmente. Sin corregir las faltas de ortografía. Lo digo por lo de “vende” con v.

“…Comercial Quintada le compra al favri cante a 3 euros, y vende a 7, pero el favri cante a su vez, en la esquina ofrece el mismo producto, al mismo público, a 5. Lo de Quintada es de traca, 7 euros por una escobilla de baño que prácticamente tiene un único uso, alucinante. Lo del favri cante es normal conociendo su enredina cognitiva. Eso sí, las escobillas están correctamente confeccionadas y son muy coloridas”

La Hoja del Comercio. Suplemento Dominical. “Jovenes Emprendedores”.

Byron Grey Mammoth Power Stick 3000 40-100

Hace tiempo, me habló bien de ella mi amigo Neno, el alicantino, buen conocedor del lance ligero y sus cuitas materiales. Me dijo que el blank era muy chulo y que sobre un grosor ajustado y ligero conseguía una superlativa elasticidad para el lance y el manejo. Eso, sin menoscabo de la potencia para la leva y el bombeo de su cuarto trasero.

Me dijo que no obstante, la vara tenía un problema, las bondades empezaban y acababan en el blank, pues el resto de ingredientes daban pena. Anillas corrientes que se oxidan con el aliento, un portacarretes asociado al grip delantero que hace bailar cualquier modelo superior a un 6.000 y cierta imagen final tendente a la cutrez y el desaliño.

Pasaron los meses, y un día, en una de esas conversaciones que adornan nuestros bolos a píe de océano, parloteando de cañas, el compañero José me confesó que tenía una caña Byron; que le gustaba, que lanzaba como la mejor, que el blank era muy fino.

Me la enseñó, y efectivamente, el blank tenía muy buena pinta. Una caña que no era un palo, pero tampoco un chicle, algo bastante manejable, ligero y todo terreno.

La encontré en los comercios de Fenicia y al poco de usarla, mis sensaciones eran coincidentes con el informe pericial de Neno y las impresiones del amigo José. La caña es tal y como me contaron, y a pesar de que sus acabados sean calamitosos, el precio, menos de 90 euros por un muy buen blank de spinning merecen bastante la pena.

Tras algunos meses usándola con el aspecto y los componentes originales, aprovechando la rotura de porcelana de una anilla, he procedido a una mejora general cambiando el anillado, el portacarretes y el grip delantero.

A día de hoy y salvo alguna excepción circunstancial, debo confesar que es la vara que más utilizo en los ordinarios ejercicios grancanarios de lanza y recoge.

El modelo que poseo, se acopla perfectamente a carretes tipo Stella o Twin Power 4000-5000 cargando y lanzando con calificación notable cualquier cachivache aerodinámico que se sitúe en sus ¾ de acción (60-80 gramos). No es una goma elástica, pero tampoco posee echuras de remolcador, con lo cual, la adrenalina fluye con naturalidad al pelear un sierra estándar. Todo eso y como ya he expresado, con ligereza y finura de tubo.

Tomen esta reflexión como lo que es y extrapolenla con las lógicas variaciones de potencia al resto de acciones de la serie.

Por cierto, la firma es alemana.

Lo digo, porque aunque la vara posea alguna inevitable contaminación amarilla ojos rasgados, alguna confianza extra siempre ofrece el sello teutón.

El Cotidiano Goteo de Esporádicos

A estas alturas y vistos los precedentes, en nuestra orillera rútina pesquera, lo raro sería capturar una bicúa kilera, un sierra o un pejerrey.

Más aún, si el que mueve el choco es alguien tan propenso al incidente peculiar como Jacobo.

Ayer, a media tarde, aprovechando la que puede ser única ventana de buena mar de la semana. El chicharrero, engañó al enésimo esporádico aprovechando el irresistible brillar de un jig cucharilla del Decathlon. Nada espectacular, un pequeño abae marrón oscuro repleto de motas amarillas que se clavo junto al veril y que desde un principio dejo entrever que de lagarto o cabrilla, nada de nada.

Poso rapidamente para los restos con la paciencia del que aguanta bien la emersión y fue devuelto al medio con todo el cariño y tacto del mundo.

Cosas del chicharrero que vinilos aparte, tiene dos dedos de frente.

4 comentarios:

Y digo yo dijo...

Gracias por la información del "favri cante" de la Byron cuando te vengas por aquí hacemos un trueque Byron/Ilicium.

El esporádico muy guapo y la suelta muy ortodoxa, buen cálculo del momento de ola y esas cosas, jeje.

Veo que últimamente haces más fotos a los compis que a capturas propias...creo que te falta poco para empezar a llorar, si quieres te mando mi pañuelo o un cachito.:)

UNO DE TANTOS dijo...

Pues en el preciso instante en que terminaba de retratar a Jacobo y su abae apareció el hombre grande de negro.
Dude entre si seguir pescando o sentarme trás él con la cámara esperando el baifo.

Por aquí la cosa esta muy malita. Pero ya nos tocara. Paciencia.

Y digo yo dijo...

Ya decía yo que me había parecido ver caer un Ranger cerca mía y salir disparado en dirección a la redonda dando saltitos por encima del agua.
Haces bien en no perderle de vista, tan pronto saca un Abae como se le arranca un Tiburón de dos metros tras la muestra, jeje

cañacortada dijo...

El lugar me ha gustado especialmente. Creo que tiene un potencial considerable. Lástima que sea coto habitual de grupos de spinning organizados. Aún así, lo intentaremos de nuevo.

Abe, seguramente haya viaje la próxima semana, aunque es probable que esta vez sea por La Isla del Meridiano. Anímese compañero, le haré compañía por superficie, seré casi tan perseverante como usted. :)

Saludos.