9 de marzo de 2010

MATRAQUILLAS DE PANTALÁN III. AFLORAMIENTOS DE PENSAMIENTO ESTRAMBÓTICO


1. Conversación de banco portuario frente al mar. Mejor dicho, frente al alisio fuerza 6 que no permite otra cosa que no sea arreglar aparejos y darle al pico con los amigos. Sale a colación el asunto de la extraña temporada de pesca, de lo revuelta que anda la climatología, de lo que siempre hubo y ahora no hay. Se despachan rumores, se analizan señales y se estudian indicios. En tal tesitura, alguien comenta; “es que este año, si se fijan, la pardela aún no ha aparecido y el año pasado eso ahí fuera estaba lleno de averios”. Contestación implacable y tajante de otro interviniente; “la pardela no esta ahí fuera porque ahora esta pa´rriba haciendo el nido”.

¡Aguita!, lo escucho y me quedo lelo. Esta pa´rriba haciendo el nido. O sea, que llevamos años viviendo equivocados. Resulta que en realidad, la pardela es pajáro de medianías y como cualquier capirote o calandria, dedica su tiempo invernal a construir un nido tipo cigüeña. Ya me las imagino entrando en los cercados a recolectar ramas secas, o acercándose a los corrales para agenciarse mechones de pelo. Joer, estamos ante la noticia ornitológica del año. La pardela abandonó el hábito de hacer la puesta en huras u oquedades del terreno costero. Ahora vive ajetreada entre Valsequillo y Las Breñas, fabricándose un echadero en la copa de algún naranjero mientras come nísperos y bichitos de las estercoleras. No salgo de mi asombro.

2. Mastro Juan como tiene barco grande y no pesca lejos, desafia el ventarrón y sale. Cuando el sanedrín del embarcadero lo ve doblar la bocana, centran en él su retahíla de comentarios. “Mira, Juan va pa fuera” dice uno, “Sí, el no va muy lejos, el tiene marcas cerca, por ahí detrás” dice otro, y un tercero lanza el razonamiento y la clave de la acción de Mastro Juan; “Bah, Juan conoce eso, además el no se apura mucho, el sabe que las mares de fondo estas son buenas porque la sama se levanta y come a media agua huyendo de la arena que se le mete en las agallas.”

Estarán conmigo en que si uno intenta racionalizar un axioma como ese, no puede imaginarse otra cosa que no sea la Playa del Ingles, un maretón de 6 metros y un manterio de samas nadando en 60 centímetros de agua mientras traga arena amarilla a mansalva.

Porque en lo que respecta a los fondos sameros de la bahía, esos que quedan a 80 o 90 metros de profundidad, pretender que el mar de fondo acostumbrado levante toneladas de arena y asfixie a los peces resulta entre otras circunstancias algo desproporcionado. ¿No creen?.

3. La definitiva aparece cuando la conversación empantanada en asuntos de samas escoge seguir veredas que afectan directamente a los dimorfismos sexuales de la especie y sus peculiaridades anatómicas.

En un momento dado, mientras discuten de machos, hembras, morros, plumas, edad y comportamiento, Don Pedro, un sexagenario implacable, suelta al alisio volandero el siguiente razonamiento ictio; “la sama pierde la pluma cuando el macho la pisa, si tiene la pluma es que todavía no ha criado”.

Échale mojo (guindas al pavo también vale), la evidencia virginal de la sama recae en la integridad o no de la pluma y su comportamiento sexual es como el de cualquier vivíparo que se precie; implica cabalgamiento, penetración y perdida de la virtud, o sea, de la pluma. Yo intento visualizarlo y me cuesta, en serio.

¿La pisa? Y entonces por donde….ya me entienden, ¿se enroscan como tiburones?, ¿tiene el macho una chibichanga extensible cercana al metro de longitud?, ¿posee la hembra una vagina de pez o como se llame en el dorso?. ¿Y luego?, ¿ponen huevos o paren samitas de 4 cm?. ¿Y por qué se pierde la pluma?, ¿acaso la secciona la virilidad del macho durante la copula?, ¿o tal vez es el resultado de cambios hormonales en la hembra tras ser cubierta por primera vez?. ¡Coño!, que intriga.

Yo alucino. Aunque también me divierto. ¿O no se nota?

8 comentarios:

Nono dijo...

Hay edades en las que uno vuelve a la inocencia, vendita infancia

Victor dijo...

Lo mas sorprendete de estos casos, es que.. a veces, y digo a veces, son verdades.

Lo de la pluma, mi opinión: es que son lolailossss.

Femés Elvira, dijo...

Está bonito...
Igual la evolución es así; ¿por que no van a poder las pobres pardelitas construir un cálido, confortable y blandito nido con forma redonda para criar a sus emplumados pollitos? Creo que, cansadas ya de bicheros, sangrerio y esconderse en huras y grietas, han decidido anidar en ramas y cópas de bobos y palmeras( a fálta de pinos...). Esa es mi teoría.

Deberias haberle largado a Don Pedro lo de la "chibichanga", a ver con que salía.

Y digo yo dijo...

Caballero, acaso sea que en su lugar de residensia esos lugares de chachara ¿no son llamados "mentideros"? ¿entonses, quemas quiere cristiano?

Tamaragua dijo...

...no se yo si las samas se pisan, se soban o se frotan las sentinas.... pero que las fulas en los repuntes de mareas vivas se vuelven cluecas como kíkaras... eso es una verdad como que las pardelas ahora están pa´rriba.... y los capirotes se mueren en jaulas de calacimbre... si no que le pregunten a Susito El Pitera... y otro día les cuento lo de la cabra en los altos de Tigaiga que le estaba dando la teta al baifo y le cayó un rayo y la dejó virada de patas y al cabrito no le pasó nada.... ñossss!

PD:.... ¿y lo del conejo que riscó la perra?.... y era una podenquilla nueva....

;)

UNO DE TANTOS dijo...

Sí, sí, ustedes se lo toman a coña, pero son razonamientos rigurosamente verídicos. Por supuesto, no se atreva usted a contradecirlos o a cambiarles el más mínimo significado.
Si lo hiciera,lo más ligero que le llamarían es raro, loco o enterado.
La estrategia es escuchar, dejar que fluya. Si es posible intentar sacar algo más y apuntar, sobre todo apuntar. Ser un escrupuloso monje en la tarea de registrar pelos y señales.
No olvidemos que una parte del universo cognitivo canario se sustenta en esta deliciosa realidad mental paralela.

Y digo yo dijo...

Me hace usted recordar el día que un “Mastro Juan” de los de aquí me explicaba el funcionamiento de los flash poniéndome como ejemplo los alerones de un avión….cristianamente y de forma educada le explico que esta en un pequeño error…como usted dice y para no extenderme, termine por darle la razón y pedirle disculpas y no solo por no escucharle mas, si no, incluso porque su prestigio en el mentidero se lo estaba poniendo yo en cuestión y observe en su mirada entre ira y rabia un ligero…”tío no me jodas”.

Efrén dijo...

Si es que los bares están llenos de ingenieros, biólogos marinos y demás...
Si son felices así , pues no cuesta nada escucharles y ellos creen que te han sido útiles y todo.
A lo mejor, algo que hoy nosotros damos por seguro, mañana se demuestra que es una soberana tontería... y nos acabamos pareciendo a ellos... espero que no.
Saludos desde el Cantábrico.