16 de marzo de 2010

CONTRA PELO, PLUMA



Feather Jigs

Por dos razones. Por un lado porque la pluma es mucho menos liosa de atar y por otra, porque su movimiento, bajo el agua, supera al del pelo de gamo por goleada.

Siguiendo con las ventajas, hay que valorar su mayor resistencia a la dentición de los escamudos malvados y la facilidad de adquisición. Por inconvenientes, citaría el deterioro que le procura el agua salada y el feo aspecto que cobra cualquier montaje tras los primeros chapuzones y el período de secado.

Bicuón Sorpresa

Cualquier bicua (Sphyraena viridensis) que sobrepase los 3 Kg de peso, en Canarias puede considerarse un bicuón.

Y creo que coincidirán conmigo, que a estas alturas de la película ya cuesta encontrarlos.

Dice la ciencia que en Canarias estos animales habitan preferentemente aguas de cierta profundidad, bajones, paredes, relieves destacados…y que en invierno, cumplen con el tramite reproductivo (no se si se pisan) en orillas litorales abiertas e igual de profundas.

Yo, cada día relativizo más el valor de la teoría en algo tan vasto y complicado como el mar y sus habitantes, pero lo cierto, es que ayer, aún invierno, en un veril litoral abierto y profundo, un bicuón en edad de merecer no pudo aguantar el paseo provocativo de un anzuelo plomado (2 oz) sin lacar revestido de 6 plumas de gallo amarillas y unas cuantas tiras de flashabou. Peleó como un medregal a píe de risco, saco hilo y hasta el mismo charco de varado, la sorprendente brega nos llevo a confundir su auténtica naturaleza ictia.

El Jurel, a Spinning, Siempre Juega en Casa

Y si no que se lo pregunten a mi compañero José, que ayer, cuando ya viera* y Clavijo* atardecido, tuvo uno de esos encontronazos en la tercera fase que te dejan rascado y con un palmo de narices. Yo andaba recogiendo bártulos cuando lo advertí en la punta, entregándole la Shimano Lesath al Atlántico en un intento de apartar al diablo del veril, de sacarlo de la pared.

Ni que decir, que como ocurre en la mayoría de los casos, la entrega no sirvió de nada. No hubo opción. El animal conoce el terreno de juego a la perfección, sabe donde esta el accidente, tiene aprehendidas las distancias y sus aliados incondicionales; clacas, lapas, o sacabocados ofrecen un apoyo decisivo cuando la cosa torna chunga. En fin, lo dicho, el jurel, pescado desde tierra, siempre juega en casa y su cueva, esa cueva amplia y redonda que sin verla se esconde bajo nuestros píes, es casi siempre, su feudo inconquistable.

Otra vez será.

*Viera, con intención de pertenecer al verbo haber aunque en ninguna de sus formas tenga sentido. Da lo mismo, esta de moda, es lo que se lleva. Ver "Controlando al Loco Malvado" tres entradas atrás.

*Clavijo, apellido ilustre y añadido personal en clave de coña.

8 comentarios:

Y digo yo dijo...

Don Jurel, caballero, Don Jurel...

¡¡Bicho resaviao coñio!!

Nicola Zingarelli dijo...

Utilizaba plumas para montar aquellos bucktails que tanto se parecían a los calamares y el movimiento que brindan una vez mojadas es sorprendente. Todavía me queda alguna pero se me han agotado la bullet heads de 3/4 de oz para montarlas y un poco de sitio en mi mesa.... Vaya, con lo que me gustaban a mi los bucktails.

Por cierto brother, prepara algunos para Catrolandia porque los vamos a necesitar

Nicola Zingarelli dijo...

Castrolanida, eso quería deir, castrolandia

Y digo yo dijo...

Me huele a mochila y queroseno, jeje

Tamaragua dijo...

Si!....Un banana head de 2 oz. con pluma de marabú. Una glosina para el bicuón. Aún conservo algunos de los de Jurelas. Precisamente con un bullet head montado con marabú engañé a la mayor viridensis que he puesto en seco.... Y es verdad que cada vez es más esporádico el trancón de una buena bicuda...

Juan Luis Lopez dijo...

La verdad sea dicha, esos peludos que muestras son realmente hermosos, duro con ellos Mario.

Hay gente, por no decir mucha, que odia cuando pesca una bicua, a mí, sinceramente, es uno de los peces que mas me gusta. Se que no tiene la potencia de un medregal, pero tiene algo que la hace sencillamente atractiva y como bien dice Mario, ya cuesta verlas superior a los 3 kilos, ya superando esos pesos, sí que son realmente bonitas de verdad.

Los jureles a spinning, en mi caso, todavia no lo he tenido el honor de pelearlos, pero doy fe de su potencia ya que si logré sacarlos con otras tecnicas. Son peces muy astutos y batalladores, lo cual hacen que sea un buen trofeo para cualquier spinner.

Esperemos que para la próxima vez consigan sacarlo, ya que es una alegria y siempre es bonito tener una instantanea con pez de esa categoria.

Un saludo y buena pesca.

Marco dijo...

La verdad es que se nota que ese veril está cargado……. Estas imágenes y comentarios (incluyendo el anterior post), me recuerda aquello que leí en su día, que me sonó a un ‘’proud ghost’’ : ‘’Marco, quien controla el barco soy yo, que no se te olvide….’’

fish dijo...

El bucktail me ha dado muchas satisfacciones con la trucha. Vease el modelo thunder creek. Algo muy sugerente frente a las pintonas y voluminoso.
En cuanto al mar no conozco a pez que se le resista, de tamaños conmedidos (desde jurel...al palometón). Le tengo 100% de confianza, en cuanto a la pluma no tengo la suficiente experiencioa para dar mi opinion. Si coincido en que se necesita más cantidad de plumas para dar volumen, ya que tengo tambien algunos matukas que hice en mi etapa anterior. Pero visto los resultados que os dan, y el precio irrisorio de los mismas plumas montaré algunos jigs.
Las plumas supongo que las de las gallinaceas? Veremos si este año puedo montar y probarlos.
Gracias por la info.