28 de diciembre de 2010

HIPOCRESÍA DE ACABAR EL AÑO


En una nueva manifestación de histérica hipocresía, esta mañana escuche en la radio que empresarios madrileños piden cobrarse el lucro cesante de la huelga de controladores con el patrimonio de los susodichos.

¿Y si los que controlan el asunto volandero español, en vez de ganar tropescientos mil euros al año ganaran solo 20.000?. ¿Y si trabajaran en una fábrica de palillos de diente y cuando protestaran lo único que dejaran de hacer son palillos de diente?.

Si un controlador gana la de Dios al año, es porque a alguien, un día, le pareció perfecto que ganarán esa cantidad de dinero. No entran por las noches en el Banco de España o la Casa de la Moneda a llevarse su salario con un pasamontañas y un martillo neumático. No lo roban, se lo pagan y han conseguido tan elevados honorarios de manera lícita y legitima. Ni más ni menos que apoyándose en el andamiaje de derechos laborales y libertad de mercado que ampara esa democracia a la que tanto aluden los próceres de la patria cuando quieren vendernos una burra anciana o justificar el homicidio de la madre de Bambi.
¿Qué son trabajadores privilegiados?, sin duda. Como los políticos que nos gobiernan, como los banqueros que nos roban o como determinados delincuentes, léase políticos que nos han gobernado y aparecen imputados en corrupciones monetarias de todo tipo. ¿Qué es una putada que cuatro privilegiados jodan de manera superlativa a un montón de ciudadanos de a píe?, sí, es un putadón enorme, pero como no venden pan, ni trabajan ensamblando la arandela de cierre superior izquierda de la carcasa del IPAD, que lo que hacen es controlar y organizar aviones para que no choquen unos con otros, cuando hacen huelga la jodienda impepinablemente tiene que ser monumental y cruel. No hay otra.
Técnicamente, y sin entrar en otras consideraciones se limitan a defender sus condiciones laborales, procurando además optimizarlas. Claro que se aprovechan de su poder, y claro que no son solidarios, ni tienen visión de estado ni sentido social del trabajo. ¿Acaso tu lo tienes?. ¿Acaso “Rubalcalva lo tiene?. Son egoístas, como todos nosotros, y si pueden ganar 10 no van a quedarse en 5 y si pueden librar 4 días no librarán 2. Que hipócritas somos. Privilegiados, terroristas, delincuentes, insolidarios…eso es lo menos que se les ha llamado y se les llama en los días que corren. Y luego preguntas y no hay pibe de 20 años al que no le haga tilín ser controlador aéreo. Como si en una encuesta sobre corrupción faltaran los paisanos que confiesan que el que roba hace bien, que eso es normal y que él haría lo mismo.
Pero claro, la máquina de manipular es grande y tiene altavoces implacables. En casos así funciona a las mil maravillas el chantaje emocional demagogo en horario prime time. Que sí fulanito espera con su hijito enfermo en mitad de Barajas a que un avión lo lleve a Chicago para una operación urgente. Que sí una señora del Perú que lleva 20 años sin ver a su familia se ve colapsada en lagrimas porque el avión de Lan ha cancelado todas las operaciones con España hasta nueva orden.
Y luego, apoyando el drama, la otra demagogia, la política.
El pueblo necesita ser defendido y la clase gobernante nos ponemos a su servicio. Por los más necesitados, por el bien de los servicios públicos. Por esos a los que les acabamos de subir el recibo de la luz de manera escandalosa, por los que ya se quedaron sin los 426 euros de subsidio, por los que van a trabajar hasta los 67 y lo que te rondaré morena. Por los pibes en paro que compran un IPOD al doble de precio, porque el Tedio Bautista exige una tarifa anti piratería y luego de invertir también en el ordenador, el modem y pagar el internet más caro de Europa se encuentran que no pueden bajarse una puñetera canción de la red porque a la ministra “socialpija” de turno y a Alejandro Sanz, que paga sus impuestos al ladito de Luxemburgo, les molesta un arte y una cultura en abierto.
En nombre de todos ellos aniquilaremos al controlador insolidario que atenta contra el bien común.
Que bueno es eso de luchar juntos, de disparar unidos. Que bien nos viene. Con la que nos esta cayendo. Y encima tenemos un parapeto que nos permite matar dos pájaros con el mismo tiro. Los cabrones controladores. Terroristas e insolidarios. Un colectivo peligroso y rebelde. Que bien nos viene.

Menudo es el “Rubalcalva” haciendo de Maquiavelo.


Pd: El día antes de la huelga salvaje de controladores aéreos, el gobierno sabía que aprobando el decreto en aquella fecha, la reacción del colectivo iba a colapsar al país durante los días del mayor puente festivo del año.
Les preocupo un cojón. La estrategia política es lo importante. Esta por encima del bien común que tan hipocritamente utilizan en función de su interés.

A pesar de todo ello y no obstante, FELIZ AÑO NUEVO. Tchin, tchin.

25 de diciembre de 2010

JURELES DE PASCUAS


A veces me pregunto porque  estos animales nuestros no pueden ser como sus parientes de aguas tropicales. Aquellos Caranx hippos o esos jureles ojones agresivos y deportivos hasta decir basta que lo mismo atacan un popper de 30 centímetros en superficie que se fajan con un jig en 100 metros de profundidad. Mira por donde a nosotros nos toco el pariente rarito, el caprichoso, el majadero que puede ver mil señuelos pasarle por delante del hocico y no inmutarse si no le sale de la santísima etología.


Uno se pega el año pescando con señuelos artificiales, bien sea desde el barco o desde el risco y no ve un jurel ni por casualidad, pero de repente, en un momento determinado del calendario y durante unas cuantas semanas (asuntos reproductivos me temo), el agua de mar se hace jurel y empiezas a acumular sucesos y saber de incidentes que tienen al pseudocarángido de marras como protagonista.
Y esa clase de incidentes son los que le han entretenido la pesca a mi compi Jacobo en fechas recientes. Últimas dos sesiones de spinning desde tierra y dos jureles clavados, peleados y derrotados. Dos jureles tamaño estándar (3 Kilos) engañados en un veril profundo a un rango de profundidad de no menos de 8 metros. Dos buenos jureles peleados con habilidad y fortuna (indispensable en la pesca desde tierra) y puestos en seco con la brutalidad del puro levantamiento (Shimano Beast Master 20-50 del 2003) o la colaboración de una ola de reboso mediano.




El de los Realejos esta bendecido. De momento y con la eterna duda de otras carreras y otros reventones, lleva dos de dos. Pleno de jureles desde que contrajo la enfermedad de la pesca a spinning.
Que siga, que siga.

15 de diciembre de 2010

HALCO SORCERER. DE REPENTE UN EXTRAÑO

Eso es lo que deben pensar los pejes de nuestras cuatro piedras cuando se les acerca esa especie de agente antidisturbios vibrante. Los ojos, en plan renacuajo, van juntitos y pintados de amarillo por encima de la cabeza. El cuerpo tubular, ligeramente arqueado y terminado en quilla trasera tiene la consistencia plástica de las bolas del árbol de navidad.  El vuelo es el de una lechuza sin cola. El mejor vuelo de través del circuito. Con el viento a favor se desplaza, con el aire en contra se te cae en la frente.


Es feo, cutre, antiguo, tosco. Es el Halco Sorcerer. Un señuelo australiano para Barramundi caracterizado por nadar escalones de agua imposibles para la mayoría de los otros minnows. El color, el naranja atigrado please. Los triples, dos por favor, de Owner, el ST 66 del 5/0 le va perfecto, aunque no duden en que el gancho de una grúa de muelle también valdría. Será por fragilidad de natación.





En cuanto a las rútinas de trabajo, solo conozco una. Una que resulta de obligado cumplimiento. La caña bajo el brazo para prevenir los esguinces de muñeca y una recogida a tirones que permitan un desahogo al carrete. Ah, y un ratito cada cierto tiempo, entre rangers y stickbaits.
Tengo un par de ellos. Y uno, el blanco-naranja, lleva un mes engañando peces sin parar. Desde los días del Lago Nasser vivo de sobresalto en sobresalto y de sorpresa en sorpresa. El último engaño fue hace un par de días, y esta vez si hubo imposición de manos. Fue un bocinegro pequeñajo al que le sobraron gónadas para atreverse con un engendro que se le acercaba en tamaño y que fue la antesala de otra picada, una picada descomunal que se saldo con un lastimoso desanzuelado.
El Halco Sorcerer, uno de los coñazos más eficaces que conozco.


Por lo demás, las crónicas de nuestro spinning actual se detienen en la presencia de grandes agujas, alguna bicúa resabiada y la posibilidad de atrapar algún esporádico estacional en pesqueros ocultos, distantes y de difícil acceso. Pescar lejos de “chavalitos” y “ñosss, que guapo el sierrote” sigue siendo el lema.
Lo que toca.

12 de diciembre de 2010

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA. ¿OASIS CULTURAL?. RODIN EN TRIANA


Es curioso como en el contexto de un territorio tan intelectualmente cortito, donde el fracaso escolar campa a sus anchas, la crisis educativa y cívica no tiene parangón y el ambiente político administrativo recuerda al de una republica bananera caciquil y chanchullera pueda existir un lugar capaz de presentar un programa cultural tan amplio y rico.
Y se que algún vecino o ciudadano palmense (extraño gentilicio) se llevará las manos a la cabeza ante tal afirmación. Es fácil dejarse llevar por la impresión de que el desconchabo físico y social de la principal urbe canaria incluye también los aspectos culturales, pero créanme, a poco que le echemos un ojo a la cartelera y hagamos enumeración de eventos, manifestaciones e iniciativas, nos damos cuenta que en el caso de Las Palmas, desde hace algún tiempo, la cultura, entendida desde la perspectiva de la información y la expresión artística, florece con mucha más profusión de la que podría  corresponderle.



Festival de Opera, Festival de Música, Festival de teatro y Danza, Festival de Cine, Womad, festivales de arte digital, de música electrónica, cines, teatros, auditorios, carnaval, banda sinfónica, circo, conciertos, ferias, eventos e iniciativas varias.
No se si serán los impulsos de la candidatura a capital europea de la cultura 2016 o el liderazgo que como pope cultural ejerce la figura del alcalde Saavedra, pero hay que reconocer (hay datos) que la metrópolis de la parte oriental del archipiélago, con 400.000 habitantes de nada, esta proporcionalmente y en asuntos culturetas, a la altura de las principales ciudades del país.
Lo último y más reseñable provoca la entrada de blog que leen. Una exposición escultórica de categoría promovida por el Ayuntamiento y la fundación la Caixa.
Ambas instituciones, con Navidad y alevosía han tenido la brillante idea de plantarnos en medio de la ciudad, en la Calle Mayor de Triana, algunas de las obras más célebres del fantástico Auguste Rodin, el genio frances del XIX que desde hace un par de siglos impresiona al mundo entero con su expresividad anatómica y el carácter popular y humano de su arte.
Me produce una sensación de sano orgullo, observar cada día en medio del camino al trabajo diario, la mítica figura del Pensador.
Me conmueven los sentimientos de pesar, angustia, dolor y zozobra que muestran los rostros de las figuras que componen los Burgueses de Calais.
Una exposición relevante, histórica.


Nada más y nada menos que Rodin, entre la calle Malteses y el Parque San Telmo. Aquí, en el extrarradio europeo,  en nuestra insignificante ciudad atlántica. En el contexto de un territorio tan intelectualmente cortito, donde el fracaso escolar campa a sus anchas, la crisis educativa y cívica no tiene parangón y el ambiente político administrativo recuerda al de una republica bananera caciquil y chanchullera.
Como agua de manantial en medio del Sahara.
Un oasis.
Que siga.

9 de diciembre de 2010

LA PESCA DEL PUENTE

Puente de la Constitución. Días libres y tiempo no del todo malo.
Lo del no del todo malo es porque la puñetera borrasca del suroeste que nos toco estos días, lejos de encalmar el Atlántico por esta parte de la isla, ha sido de esas que se pasan el día jugando a la ruleta con el viento. Ahora del sur-sureste, luego de la cumbre, más tarde role del noreste...
En tales circunstancias pescar a jigging la comarca capitalina y sus aguas oceánicas anexas, es no saber bien a que atenerse y terminar pescando a saltos en función de evitar riesgos con la ventolera y cuadrar las derivas que se suponen más productivas para cada piedra y cada animal.



Los ratos en los que hemos movido el choco han dejado en general algo de entretenimiento. Se siente a  mucho loquillo correteando por las caídas, samas grandes dando bocados en el borde de la plataforma y abordajes súbitos de dorados en edad de crecer. Por supuesto, tampoco faltan los esporádicos exquisitos que se prenden cuando el hierro les cae directamente en el cogote.




En lo que respecta a los modos, en función del lugar y el percal de lo que va subiendo, pescamos lo más ligero y cómodo que podemos. El asunto es entretenerse y divertirse. Jigging Master 150, Lamiglas 15 libras, Shimano Blue Rose de 5 a 10 onzas y trenzas del 30 y 40 para dominar peces que ya saben, en el 99% de los casos no superan los 10-12 kilogramos de peso o son poco proclives a marrullerías y roces con el veril.



Por último y para acabar la reseña, hay que decir que en lo que concierne al meneo de señuelos en la modalidad de lance, la cosa también tiene miga. Miga de agujas enormes e incidentes con pejes invisibles de mucha carrera y poca predisposición a dejarse retratar. Por cierto, he corroborado una intuición, que el Halco Sorcerer más embaucador del lago Nasser también funciona en nuestras orillas más profundas. Cosa distinta es poder meter en cintura lo que el arretranco de marras parece ser capaz de engañar por aquí abajo.

En fin, eso es lo último acontecido.
Eso es lo que ha pasado en el puente de la Constitución.

2 de diciembre de 2010

NUEVO TRATAMIENTO CONTRA EL STRESS. UNA SEMANA EN EL LAGO NASSER

Esta vez el asunto va de agua sin sal y de un pez legendario. La perca del Nilo.
Madrid – El Cairo con Egyptair. Mil y un cacheos de polis con bigote, mil y un controles de seguridad, una hora escasa de escala en la capital egipcia y salto a Aswan, la capital nubia y puerta de entrada al lago Nasser, ese mar interior que los egipcios formaron represando a lo bestia las aguas del Nilo.
El objeto de la excursión era intentar timar a la prodigiosa perca del Nilo (Lates niloticus) mediante el uso de plásticos artificiales en la modalidad de lance. El peje en cuestión es un depredador de Champions League que siempre vivió en el río y que tras la creación del lago, por asuntos de temperatura y alimento desarrolló pautas biológicas de gigantismo, colocándose en la cúspide de la cadena trófica  y convirtiéndose en un referente para la pesca deportiva mundial de agua dulce.



Los Intervinientes

Dos toledanos expertos en Black Bass y depredadores de aguas continentales. Vinileros de pro y amantes del tiqui – taca ligerito y sutil. Un señor de donosti enciclopédico y elegante, un italiano que fotografía, pesca y degusta vino blanco con idéntica efectividad y este canarión que les cuenta y describe.
Buena gente la que ha tenido que soportarme esta semana de pesca. Ni nuevos ricos gilipollas ni trabados de medio pelo con su murga de aprehensiones y complejos. Una semana para relajarse en lo que a la relación con el prójimo se refiere. Gentes educadas, simpáticas, divertidas y con el ancho de frente perfectamente adaptado al momento y la situación.


El Lago Nasser

Impresiona caer en la cuenta de su magnitud.
Para alguien que no lo conozca, se vea de pronto flotando sobre él y no beba su agua, es un mar. Un mar verde botella sobre rocas doradas que lengüetea los escarpes, pedregales y arenales de los desiertos Sahariano, Nubio y Arábigo. Una infinita lamina de agua salpicada de islas, reculas, brazos, ensenadas, pequeñas playas y espigones de piedra. Con un primer plano ribereño repleto de vida animal y un fondo desértico que transmite una sensación de simpleza y serenidad relajante y cautivadora.

Lago Nasser Adventures

Un suizo tranquilo y simpático que podría ser profesor de idiomas en Babel y un nubio moderno, diligente y bien relacionado son los dueños de la operación que nos hizo los servicios de viaje, pesca y alojamiento en el Lago Nasser.
Organizados en torno a dos barcos nodrizas y un par de lanchas para pescar, el convoy partió de Aswan y recorrió unos 200 kilómetros lago arriba descansando para asuntos de almuerzo y pernoctación en calas bucólicas y puntones resguardados.
El Nubiana era nuestra casa flotante. Un mil y una estrellas (las del espectacular firmamento nocturno), con baño, agua caliente, camarotes con aire condicionado (condicionado a que entrara por la ventana) y un espacio superior de terraza en el que se hacía la mayor parte de la vida a bordo. Comidas, tertulia, descanso y copichuela se disfrutaban en una amplia mesa de comedor y unas cuantas buenas butacas, sillones y tumbonas.
La tripulación nubia es joven, trabajadora, amable, educada y eficiente. La comida bastante más que aceptable.



En definitiva, en medio de un desierto africano, despoblado, salvaje y recóndito, sin lujos pero sin carencias, el alojamiento cumple a las mil maravillas con la habitabilidad mínima, la finalidad primordial y el contexto ambiental circundante.

Pesca y Percas

La perca del nilo tiene para mi gusto un único defecto como pez deportivo, no ataca a señuelos de superficie. Su pesca debe realizarse con engaños que profundicen.
Lastima.


No obstante, sus características depredadoras y sus formas y maneras compensan ese detalle con creces.
Es agresivo, astuto, potente y bello. Salta y sacude la cabeza cuando esta prendido, da muy bien en las fotos, la picada es más que franca y la lucha - amasijo de piedras de por medio - es tenaz y emocionante.
Por si lo anterior fuera poco, la perca del Nasser es animal de emboscadas y acechos que permanece agazapado esperando a la tilapia incauta y desgraciada. Este hecho obliga a calcular bien el lance y ubicar con exactitud el señuelo más allá de la punta o en aquel agujero que asoma tras el risco.





En la semana que les cuento, pescamos con intensidad desde el barco y en ocasiones pusimos pié en tierra para intentarlo desde el risco. Desde la lancha, guiados por Murad o Ali, los skippers, lanzábamos a las orillas o peinábamos islotes submarinos. Fondos de 3 a 10 metros recorridos con fe por minnows grandecitos de babero enorme. Un ejercicio tedioso si como paso en algunos instantes los peces no están por la labor. Arar es la palabra que mejor define la acción de pesca. Caña doblada por la tracción, vibraciones y tropezones a mansalva. Todo sea por la reina del Nasser y su sorpresiva picada.
Desde tierra, curiosamente y pese a no ser época propicia, los pocos ratos dedicados engañaron a los peces más grandes. Recuerdo un pez de 10 kilos de Grego al amanecer, uno de Nicola (con vinilo) a mediodía del mismo tamaño y otro similar de servidor el último día que se marcho sin recibir la imposición de manos.
La pesca desde tierra es bonita y merece la pena. El terreno se deja patear, el relieve escalonado asemeja un graderío, la orilla como no podía ser de otra forma carece de los embates del mar y sin barco ni patrón ganas en libertad de ideas y movimientos.
En lo que respecta a equipos, la Caranx Médium y los carretes tipo 6000 fue la combinación más utilizada. Yo, buscando más rigidez pesqué toda la semana con una Lamiglas Ron Arras 1084. No faltaron los cómodos equipos de bait cast en manos de Nicola y Grego y por supuesto los equipos ligeros para la pesca del Tiger Fish. Animales que en esta época se dejan ver en sus tallas más grandes y al que el afán “perquero”, creo no nos permitió pescar con el fundamento recomendable.
En cuanto a los señuelos. La provisión de Rapala Super Shad Raps era mayoritaria pero el señuelo estrella fue el Halco Sorcerer de 15 cm y 5 metros de profundidad natatoria. Blanco naranja atrigrado please.
No obstante, y de cara a los “minnowfóbicos”, hay que decir que los últimos días abren una esperanza a la ligereza y la comodidad. El empleo de vinilos. Sobre todo cuando la pesca esta lenta y los peces parecen apáticos.




En fin, no salieron peces grandes ni cantidad de ellos, pero la perca del Nilo ya tiene colocado el sello de pescada en las colecciones de 5 enfermitos de la pesca tropical. Habrá que volver para corroborar lo experimentado esta semana y seguir aprendiendo sobre el lago y su pez estrella.

El Otro Viaje

Es el del Nilo en sí mismo. Un río de una belleza majestuosa. Con unos paisajes de ribera evocadores. Antiguo y civilizador. Fotogénico, hipnótico. Para servidor y desde hace una semana, el Río con mayúsculas.


Es el del desierto. Entre curiosidades geomorfológicas, colores y seres andamos arenas, subimos picos, pateamos veredas y admiramos vestigios y perspectivas. Paz y simpleza, libertad y amplitud. Eso es el desierto. Un lugar repleto de vida camuflado por la aridez. Desierto, antítesis de vacío. No lo duden, uno de los lugares más repletos que existen.




Es el del Egipto antiguo, el de los faraones, el de los Nubios, el de los templos rescatados que perduran y sobrecogen con su made in 1.500 A.C. Lugares enigmáticos que remueven la psiquis y el alma. Pirámides imposibles y jeroglíficos de otro mundo.


Es el del Cairo y su caos organizado. 20 y pico millones del almas tropezando  en calles, autopistas y lugares comunes. Tráfico suicida, entelequia urbana y civismo por llegar.

Es el del ni tu precio ni mi precio. El del chaman encantador de Percas, el del vino sudafricano, el de los pepinos de Alejandría, el del té a granel, el del agua embotellada, el de las propinas sablazo, el de la seguridad exacerbada…

El del nuevo tratamiento contra el stress. Una semana en el Lago Nasser.

15 de noviembre de 2010

GEOGRAFÍA DE UN MUNDO INÚTIL. EL GENOCIDIO SAHARAUI


Lo que en estos días esta haciendo el reino dictatorial e imperialista de Marruecos con la población saharaui del Aaiún y alrededores es muy parecido a lo que Radovan Karadžić hizo en la década de los 90 con los mulsumanes de Bosnia – Herzegovina. Una limpieza étnica en toda regla. Entrar casa por casa, cazando saharauis con la ayuda delatora de colonos y marroquinizados.

El sello dictatorial de Mohamed VI  - hermano para el Borbón mayor que reina en España (manda huevos) -  y la brutalidad asesina de sus cuerpos de seguridad y ejercito han llevado el horror hasta un enclave para muchos, tan familiar, cercano y entrañable  como la capital administrativa del antiguo Sahára español.

Tengo conocidos en el Aaiún y de las veces que he estado en el Sahára y convivido con los saharauis solo guardo gratos recuerdos de amabilidad, respeto, educación y humanidad.
Con todo este asunto, los niveles de asco y desprecio a la política internacional, la diplomacia y la política española se me han disparado.
La impunidad con la que se permite que Marruecos vulnere la legalidad y el respeto a los derechos humanos más elementales es tal que uno solo puede pensar en complicidad y estrategia común.
El estado español tiene responsabilidades claras en el presente del Sahára mientras no se clarifique su situación en el derecho internacional y no puede ningunear los hechos ni despejar balones a corner bajo el pretexto que es asunto de la ONU.
De una ONU que en estos días cumple con otro de sus indecentes papelones. Con el destacamento de la Minurso viendo como policías y soldados armados hasta los dientes pasan camiones por encima de mujeres y niños acampados en jaimas indefensas.

El gobierno de Zapatero and company se baja los pantalones y es cómplice interesado (ZP ha recordado lo imprescindibles que son para el país las buenas relaciones con Marruecos)  de los asesinatos, desapariciones y practicas de genocidio que el hermano del Borbón anda cometiendo a estas horas a media hora de avión de Gran Canaria. Eso sí, luego nos hablan de socialismo, de derechos de este, derechos del otro, políticas integradoras, lucha a favor de los pobres, progresismo, encuentro de civilizaciones, democracia, buena vecindad y toda la Biblia en pasta.
Por su parte, desde una perspectiva más lejana, el resto de potencias internacionales ven el Sahara y a los saharauis como lo que denominaba un viejo artículo de Le Monde Diplomatique, Geografía de un Mundo Inútil, un lugar sin valor ni perspectivas. No hay petróleo inmediato, ni gas, ni opio. Solo piedras, arena y seres humanos.

Desde el lunes pasado, el corazón se me acongoja cuando escucho noticias sobre el Sahara y los saharauis.
Me imagino el terror, el miedo y la zozobra de la población civil ante los atropellos sin luz ni taquigrafos que pueden cometer colonos y fuerzas de seguridad marroquí. Me dan rabia y asco el papel de España, el estado de indefensión en el que ha dejado a gentes que en muchos casos siguen teniendo nacionalidad española y el sometimiento occidental al imperialismo delincuente y tercermundista del vecino de enfrente.
Siento pena, impotencia y repulsa.

Espero que cese la violencia y que al menos no haya más muertes. Es lo único a lo que me agarro. A que en el corazón del Karadžić marroquí hermano del Borbón que reina en España aún quede un mínimo de humanidad y decencia.
De momento me puede la triste sensación de impotencia.

Como siempre, al menos nos queda el decirlo, el no callarnos.

12 de noviembre de 2010

TIRO CON ARCO. COMPETICIÓN OTOÑAL

Campeonato de Canarias de Aire Libre para Arco Tradicional y Recurvo Olímpico Desnudo. La Angostura, Gran Canaria, Noviembre de 2010.



Antonio, mi maestro arquero, cayo sorpresivamente en cuartos de final con un majorero que tiraba flechas violetas.
Cosas de un deporte en el que la repetición, la concentración y el entrenamiento son claves de éxito.



Quien se pasa la semana partiéndole el corazón de foam a un jabalí desde 50 metros con obstáculos y cambio de rasante, no puede pretender el domingo, meter tres flechas a un punto amarillo de 5 X 5 cm situado a la altura de tus ojos 18 metros más allá. Se domina lo que se entrena, por muy máquina y dado que uno sea para el deporte del arco y las flechas.

Juan Luis fue el único compi arquero que mantuvo el nivel competitivo alcanzando el tercer puesto después de caer dignamente en semifinales con el que sería campeón de la tirada en la categoría de arcos recurvos (brazos de mecedora). Pero claro, Juan Luis, cada noche, entre barco y barco coloca un parapeto en la punta del dique y le mete media docena de flechas azules.




Me invitaron a retratar la jornada competitiva y lo hice gustosamente. Pase desconsuelo de no participar en la competición con mi dulce, suave, rápido, silencioso y 100% fantástico longbow Tomahawks SS. Otro año será. Hay que depurar más la técnica, seguir con el aprendizaje  y acoplarse al calendario competitivo desde el principio.



Buena organización, buen rollo, risas, tranquilidad y relax en una práctica deportiva que vale por un contenedor de pastillas anti stress.
Si vieran lo peluche que se vuelve Jay cada vez que tira con arco.



9 de noviembre de 2010

EL JIGGING ESQUILMADOR. Y TAN CONTENTOS

Se acuerdan de cuando preocupaba el hecho de que el jigging fuera una técnica de pesca esquilmadora. Aquello de cuidadín que con estos modos arrasamos con todo depredador submarino viviente.

Que risa da pensar eso ahora, al cabo de unos cuantos años, cuando atrapar tres peces en la misma sesión es un hecho extraordinario.

Engañar con un señuelo ya no es lo que era. Hace tiempo que los peces han aprendido. No se como ni porque. No se si tiene que ver con la memoria colectiva de las especies, con reacciones sensoriales o una glándula de no se que, que en combinación con los órganos sensitivos de no se cuanto, hace que los bichos relacionen determinadas vibraciones con peligro para su integridad física. No lo se, pero lo que es evidente, es que tras la época de lo nunca visto (me refiero a los jigs), la naturaleza ha vuelto a protegerse y los depredadores no son tan proclives, al menos en Canarias, a atacar plásticos o metales con forma de comida para peces.
Por tanto, podemos concluir que visto lo visto y calmadas las impetuosas aguas iniciales, el jigging, de manera general se situa en las antípodas de la esquilmación y el arrasamiento.


Salvo circunstancias muy específicas y puntuales (muy de vez en cuando), la media de capturas es de un pez, lo más un par de peces cada tres salidas. Además, pescando con el instrumental más clásico, las capturas superan con creces tallas mínimas e inmadures. Selectividad asegurada.

Por eso ya nadie pesca a jigging. La mayoría de pescadores se han pasado al curricán o a la pesca con carnada de toda la vida. Se busca rendimiento y diversión continuada.
Pero a mí y a mis compis, la pesca con señuelos nos sigue atrayendo como el primer día. Cada pez es un acontecimiento y otra muesca en la culata del revolver. Los bolos ya han hecho cayo y se tramitan recordando la última gesta o el día por venir.
Hoy por hoy, ser capaz de engañar a un escamudo con un trozo de metal y un anzuelo del 1 es un reto que sirve de combustible a nuestra afición. No cambiamos.

El pez de la fotografía que acompaña a esta entrada es el último en ver Las Palmas aérea. Salió el pasado fin de semana entre calma chicha y solajero. Una Seriola dumerili de 5 kilogramos engañada con un metal indonesio de 120 color naranjita. Un cardumen de los de su especie lleva meses recorriendo determinados fondos norteños. Pecios, piedras descollantes y limpios cercanos. Acosan a sardinas y chopas, se regodean en su poderío y desprecian lista y astutamente el 90% de los señuelos con los que intentamos confundirle el ánimo. Se les tiene localizados y se sabe de sus andanzas y correrías. Hay primos de Zumosol, peces de 2 kilogramos y sollajos de 15 o 20, pero en meses, solo se han dejado engañar 3 o 4 ejemplares de pequeño tamaño.

Ese es nuestro jigging esquilmador.
Y tan contentos.

3 de noviembre de 2010

"JALOWIN"

Por supuesto que la cuestión tiene mucho de estrategia comercial. Debe ser imperdonable que haya un día no laboral en el calendario sin rédito consumista. Hay que sacar dinero de donde tradicionalmente nunca lo ha habido, o lo ha habido poco si tenemos en cuenta el asunto de las flores.
Me refiero a la importada nueva majadería: el “jalowin” de los cojones. El día de los difuntos de toda la vida convertido en fiesta de disfraces y comistraje obligado. Rendirle culto festivo a la muerte en plan carnavalero. Brujas chupando ron con Coca Cola en fiestas privadas de temática tenebrosa y aires de fin de año.
Y uno que toda la vida ha vivido el día de los difuntos como el día sin cole o sin curro en el que tus viejos y tios le rendían homenaje al hueco donde un día metieron el cuerpo de yayito, ahora se ve descolocado cuando va por la calle del barrio y le asaltan 4 pibes vestidos de zombi que te piden dinero por la cara.
Y que decir de los coleguitas que aunque nacidos y criados en Tenteniguada y sonándoles lo de Massachusetts a planeta extrasolar, te invitan a una fiesta de Haloween superguay en su ático de Mesa y López con la temática super snob de la peli Crepúsculo.
¿La peli qué?.
Claro, como lo del día de los difuntos lo único que gastaba era los 15 euros de las flores.
La madre que los parió. Haloween dicen.
A mi no me cogen, lo siento. Paso por los carnavales, las navidades, el día de la madre, del padre, de Canarias, de los primitos, pero en la americanada de los difuntos no me verán el pelo.
¡Y ojo!, que tampoco me trancarán los contraatacantes coñazo de la patria chica que para protestar contra Haloween intentan rescatar aquello de los finados.
El que haya celebrado el día de los difuntos en plan finado durante toda la vida, que lo haga. Probablemente lo sienta y forme parte de su idiosincrasia personal, adelante con la tradición, pero que ningún ñaca ñaca buen rollito del tambor con cuchillo canario al cinto, cachorro y supuesta integridad nacionalista me venga a adoctrinar sobre etnografía y pureza cultural. Que se ahorre el trámite de invitarme el día de difuntos a procesiones de velitas y castañas con anís bajo la trascendente y concienzuda premisa de preservar nuestras tradiciones de la descontextualización cultural que supone la adopción forzada de estereotipos foráneos. Que no Bencomo de Jesús, que no te creo, que se te ve el plumero.
Yo, de quedarme, me quedo con el día de fiesta y el manojito de claveles y crisantemos en el hueco donde un día metieron lo que quedaba de mis antecesores consanguíneos. Lo demás ya no me cabe.
Así que niño, el truco o trato se lo haces a tu puñetero padre si te sale de la piruleta y Manolo, por favor, ni se te ocurra mencionarme tu fiestuqui de difuntos. Me da lo mismo que sea disfrazado de vampiro pollaboba chupando cuellos de chocolate que con el uniforme de Cho Jua cantando malagueñas al sereno en la plaza del Cristo. Conmigo no cuentes, ni ahora ni nunca.

1 de noviembre de 2010

UN PAR DE PECES


A jigging

Mi no gustar mucho chucu chucu, pero a veces las circunstancias mandan y uno tiene que dejarse llevar. La otra tarde, con un vientecito molesto que dejaba pocas opciones de pesca, terminé jugando suave con una bala plateada de 150 gramos y pulpito color carne.
En 60-70 metros y en apenas un ratito de jigging conseguí un cantarero, un desanzuelado (presumiblemente esparido) y varias picadas sin consecuencias.


Fabuloso el comportamiento de la Lamiglas 15 libras de jigging con inchibus o inchikus situados entre los 100 y  150 gramos de peso. La elasticidad del último tramo y la ligereza general de la vara permiten una acción de pesca más que buena con ellos.

A spinning

Jacobo cumplió años el jueves pasado. Insultantes veinte y pico.
Por la mañana, en la oficina: formalidad, tarta, cumpleaños feliz, etc, etc.
Por la tarde se fue a su punta favorita, con sus señuelos favoritos y uno de sus peces favoritos en la intención.
A las 16 me telefoneó (obligaciones deportivas me impidieron acompañarlo) para consultarme y comentar  el horario de mareas y la viabilidad del lugar elegido.
A las 20 supe vía sms (con fotografía incluida) que el animal de sus intenciones se había sumado al cumpleaños.



Otro bocinegro, y van…
Este año llevamos más bocinegros y similares que bicuas.
Dice Jay que es lo que tiene huir del chavalitismo (perdonen el término) y pescar permanentemente emboscados.
Será.

29 de octubre de 2010

CRÓNICAS AMBULATORIAS. ENCANALLANDO QUE ES GERUNDIO

Muchos ya saben que desde hace un par de semanas soy prisionero del catarro perfecto. Congestión nasal, laringitis, fiebre, cefaleas, malestar muscular, somnolencia…un catarro de la hostia que se agarra a servidor como una garrapata a un perro gordo.
En vistas de que la medicación impuesta hace un par de  semanas por Miss antipatía 2010 no terminaba de dar  resultados y como quiera que necesitaba el papel que acredita ante mi empresa el alta laboral, días atrás decidí regresar a Elm Street para solicitar una nueva receta curativa y retirar el salvoconducto burocrático que me habilita para trabajar.

Las Palmas de Gran Canaria. Ambulatorio de barrio. Un día cualquiera de finales de octubre de 2010, 10:45 AM.

Tercera planta, último despacho.
No se que debo hacer. Nadie me ha advertido si tengo que esperar, si tengo que llamar a la puerta, si alguien voceará mi nombre, si debo coger número.
Me rodean 20 o 30 personas que inmediatamente han dejado de cuchichear para pasar a observarme con el interés del que desea distraerse con algo nuevo. Yo me mantengo alerta esperando que pase algo, que salga la doctora, que alguien llame por megafonía, que se ilumine un cartel con mi nombre, yo que se.
Me circunvalan seres humanos que hablan hasta por los codos comentando asuntos que van desde las versiones más peregrinas del noticiero nacional a complicadas observaciones médicas, pasando por cotilleos personales y privados. El 90% son gente mayor cascadita, visitantes habituales y enfermos vocacionales.
En cualquier caso, me agobia tanta humanidad cercana y me cansa el rumor del parloteo. Me aparto de la puerta y me voy al principio del pasillo, me siento y decido esperar. En definitiva, tras la última vez tengo claro que no es recomendable llamar a la puerta y que no obstante, de alguna u otra manera, tarde o temprano, la ínclita  tendrá que asomar el hocico y hacerse notar.
Y así fue. Al cabo de un rato se abre la puerta del fondo y asoma la talla menuda de la madurita leonesa. El pelo claro recogido, los ojos de bicho al uso y la bata blanca del Servicio Canario de (in)Salud.
Punteando una relación de nombres con un bolígrafo, concita la atención del rebaño y comienza a bufar y repartir arañazos como un gato asalvajado.

- Buenos Días, por favor escuchen que no voy a repetirlo más y el que no se entere que luego no venga con que se me escapo la vez o cosas así.

El personal se despereza, algunos se levantan y otros se acercan.

- Tranquilidad, no se pongan como motos que más agobiada que yo no esta nadie. Vamos a tener tranquilidad todos que seguro que nadie esta para morirse de inmediato. Es que todos los días lo mismo. Usted señor, se quiere callar de una vez por favor. Para estar de cháchara se va al parque ¿de acuerdo?.

- Señora, ya el otro día le dije que lo suyo requería paciencia y que con venir aquí cada tercer día a dar la brasa no iba a mejorar su dolencia. Si quiere que yo la vea por enésima vez, lo haré, pero no me agobie porque si no ya le digo que no hay nada que hacer, ¿de acuerdo?.

- Fulanito de tal, menganito de cual, María de no se que, Carmen de no se cuanto…
- sí, aquí, si yo, si, yo doctora…
- Bueno, pues ya saben el orden, ahora que nadie abra la puerta salvo que sea una urgencia y tenga las tripas en la mano.

Tras el roción de mala milk, Cruela se retira a su despacho.
Había pronunciado mi nombre, el tercero de la relación, creo, justo detrás de un señor de avanzada edad que tosía como una cafetera y antes de un paisano con tupe repeinado, pantalón a lo cachuli y aires de exitoso entrenador portugués.

Tras los 5 minutos de despotismo, a la sala vuelve la rutina del cuchicheo. Mientras duró la comparecencia, el silencio se podía cortar.  Ni un gesto, ni una palabra, todos los allí presente recibieron el maltrato con sumisión y cobardía. Una sumisión y cobardía muy canaria, muy de pueblo sometido históricamente al capricho de señoritos feudales, de caciques de plantación y virreyes de pacotilla. Gentes criadas en el miedo, en el no levantes la voz que es peor, no te quejes no sea que. Miré a mí alrededor y sentí pena. Sentí lástima por los viejillos y no tan viejos compañeros de la sala de espera. No lo merecen, son la generación de mis padres y algo más atrás. Toda la puñetera vida trabajando, sacando adelante hijos, casas y vidas. Son ignorantes porque en la mayoría de los casos no tuvieron opción y quizás, la idiosincrasia Canaria y el ritmo pausado y pasivo de las islas no les ayude a mimetizarla.
Pero nada más. No hay derecho a que alguien y mucho menos alguien que debería  ser el ejemplo ideal de profesional cariñoso, paciente y agradable los humille públicamente haciéndoles pagar quizás toda la frustración y stress laboral que implica un sistema sanitario ineficaz, en el que un médico se ve abocado a ejercer su profesión en términos cuantitativos. Cuantos más pacientes atienda, cuantos más casos resuelva, cuanto más despache, mejor para la estadística.
Con más o menos gravedad, todos los que se encontraban en aquella sala eran enfermos. Nadie va al médico sin padecimiento, y el que así lo hace aún anda peor, pues la que tiene tocada es la psiquis.
Nunca hay coartada para la antipatía y la hosquedad gratuitas, pero en determinados contextos la paciencia, la abnegación y la entrega al prójimo son deberes obligatorios, no cabe otra posibilidad.
En aquellos momentos sentí pena por los viejillos. Asustados, resignados a que los traten al trancazo. Insultados, vejados, tratados de estúpidos e imbéciles por alguien cuya actitud no debería ser valida para otra cosa que no fuera observar pus y flemas a través de un microscopio.

Así estaba, sintiendo compasión por los compis de sala de espera y reflexionando sobre la naturaleza humana, cuando de repente, aparece una pareja joven con señales de urgencia. El gallinero detiene sus ojos en ellos mientras toman asiento frente a la puerta. La chica da síntomas de estar pasándolo mal, viste pijama y respira con señales de dolor. Su cara es de padecimiento y su pareja trae en la mano el papel rosa de las urgencias.
De repente se abre la puerta del despacho, sale el señor que precede a mi turno y la pareja recién llegada se levanta con la intención de asomar la nariz por el hueco entreabierto.

¡La de Dios!.
Como una horda de lobos hambrientos, media sala de espera se lanza a degüello sobre la pareja. Los tratan de caraduras y les espetan a que esperen su turno, que da igual que vengan de urgencia, que allí todos esperan y que todos tienen turno concedido. La bronca también me alcanza, pues me recriminan que no me de prisa en hacer uso de mi vez, que se me van a colar, que no así no puede ser, que si empiezan a pasar las urgencias vamos a estar allí todo el día. Y el ataque es de una agresividad superlativa, feroz, como si necesitaran liberar toda la rabia acumulada por los palos que el sistema (doctora incluida) les da a cada dos por tres. Les llaman caraduras y espabilados, se encaran con el chico y se comparan con la chica en padecimiento y dolor. Descargan su furia contra el prójimo. En este caso, contra alguien que encima lo esta pasando manifiestamente mal y precisa más que nadie de un trato generoso y amable.

La chica pasó al despacho por vía de urgencias. Le cedí mi turno y no hubo tutía. Solo algún amago de reproche que fulminé con un par de miradas serias y amenazantes.
Mientras esperaba, escuchando como rumor de fondo las quejas y la inquina implacable de la humanidad circundante, me acordé de la compasión que me había despertado aquella gente hacía tan solo 10 minutos.

Y entonces, como no podía ser de otra forma, apareció el loco malvado, el inhumano de Jay.
Míralos me dijo, ahí los tienes Mariao. Toma desazón. Estos son tus compatriotas de hace un rato. Aquellos tan apaleados, tan desvalidos ante la autoridad, tan sumisos, débiles y acobardados ante la institución y sus maneras. Míralos ahora. Perros de presa contra un semejante. Colmillos caníbales que por puro egoísmo, en manada, despedazan al igual..

- ¿Tu crees que merecen compasión?.
- Yo que se Jay, yo que se. Si te soy sincero, ahora mismo, lo único que deseo es que Angela Channing vuelva a asomar su recortada silueta castellano leonesa por la puerta y comience a repartir bravuconadas, broncas y vejaciones verbales a diestro y siniestro. Que aparezca y  ponga a todos esos contra la pared a base de insultos y maltrato. Quizás no merezcan otra cosa.

Jay calla, asiente, me observa y se ríe. Esta en su salsa.
Al poco, de reojo lo veo embadurnarse el gesto belicoso con pinturas de guerra.
Al fin y al cabo, sabe que desde que salga la chica, mi turno seguro que volverá a ser el suyo.