28 de agosto de 2009

AGOSTO ATÍPICO


Si antes se me ocurre exponer eso de que el verano no es la temporada más idonea para pescar a spinning y que los animales se mantienen alejados de los veriles y secularmente inactivos, antes aparece la parada de los monstruos en pleno agosto para decirme una vez más que ni puñetera idea y que categorizar en este mundillo de la pesca es ser un cretino de tomo y lomo.

Y digo esto, porque desde hace un mes y algo, en muchas ensenadas y puntas norteñas de la prostituida isla de Gran Canaria, la acumulación de carnada cercana a la orilla esta motivando un período realmente prolífico en picadas y sucesos varios relacionados con el lanza y recoge señuelos artificiales.

Particularmente hacia tiempo que no veía tanto sierra patrullando veriles. Prácticamente no hay rato o jornada en la que uno no tenga encuentros con los fugaces bonitos de las rayas dorsales. Su velocidad y movilidad les hace entrar, cortar, comer y salir a todo meter hacía la otra punta. Siempre los había tenido por invernales pero es obvio que la acumulación de comida mueve la cadena de depredadores y como depredador, en Canarias, este animalito no tiene parangón en cuanto a cantidad y presencia.

Sierras, ¿símbolo de nuestro spinning?

Siempre repito lo mismo, merecen mayor consideración los sierritas. Hoy por hoy, para los enfermitos del spinning canario, estos peces constituyen la captura más común y distintiva. Diariamente, en cualquier época del año, en los lugares más diversos y a cualquier hora, uno puede lanzar un señuelo y tener el convencimiento de estar en disposición de pelearse con un bonito de 4 o 5 kilos con los píes establemente asentados en una roca que en ocasiones solo dista medio centenar de metros del coche o la terraza del domicilio.

Si los amigos cantábricos tienen la lubina y los chicos del Medi el palometón y la anjova, nosotros podríamos tener al sierrita como pez símbolo de nuestro spinning. No creo que exista lugar de la península donde sea posible pescarlos desde tierra con la cotidianidad y el porte que alcanzan en las orillas canarias. Sin embargo, el animal es tan impredecible, tan poco esquivo y tan poco selectivo en lo que a señuelos y manejo se refiere que quizás su pesca carezca del valor técnico que concita la pesca de otras especies en otros lugares.

Costa Frenesí

Estos últimos días hemos estado pescando profusamente desde tierra (el jigging descansa hasta nuevas calmas) y las cosas que hemos visto y nos han pasado motivan el sentido de esta entrada.

Hemos visitado muchos puntos calientes recorriendo de este a oeste la mitad norte de la isla. Y en todas partes han sucedido cosas. Aparte de los sierras, hemos visto negritas perseguiendo minnows y el amigo José incluso logro pelear una de 2-3 Kg que luego de reposar unos instantes en la piedra esperando su aprensión se zafo del bucktail y volvió por donde había venido. Hemos visto y tenido contacto con pejerreys como hacía tiempo no sucedía. Animales grandes y bichos de 2 a 7 Kg que te esperan emboscados a la vuelta de la espuma para tirarse en el último centímetro y empezar su repertorio de carreras, saltos y sacudidas de cabeza. Ni que decir tiene que en la mayor parte de los casos, logran sacarse el señuelo y dejarnos con un palmo de narices. Sin ir más lejos, un anochecer pasado, agotando el último lance y mientras levantaba un bucktail calamar blanco que a poco que el mar y los dientes lo respeten terminará siendo legendario, un pejerrey calculado en 5 o 6 Kg nos proporciono uno de los lances más bonitos y espectaculares de las últimas salidas. Por supuesto, después de unas cuantas carreras y saltos se alio con la cabeza plomada para sacarse el gancho y mandarnos a freir monas. Tenemos referencias absolutamente certeras de la captura de un barrilote (thunnus alalunga) de una media docena de kilos a escasos 30 metros de tierra firme con una boga viva como reclamo. Hemos presenciado peleas brutales de cañas Copesca contra jureles de 5 o 6 Kg y sabemos de samas grandes que se pirran en grupo por una boga delicadamente escachada (aplastada). En fin, un frenési depredador que no tiene muchos antecedentes con respecto a la estación y que parece augurar un otoño caliente con respecto al spinning nuestro de cada día.

María La Segunda

Obligado por las circunstancias de altura y mala mar, a veces hay que echar mano de señuelos con personalidad que puedan permanecer tiempo en el agua y no se desestabilicen al mínimo golpe de puntera o marea. Dentro de ese grupo, uno de mis preferidos es el María La Segunda en el tamaño de 15 cm. Una especie de panzer que vuela como un disparo, surca agua sin venirse arriba y aguanta twiching con la corrección e idoneidad que solo logran las cosas bien pensadas y ejecutadas. Un pedazo de plástico duro, resistente al machaque petreo que une a su fortaleza estructural un atrayente escandalo de bolitas interiores y un bastante correcto contoneo de flancos.

Estos días atrás los he vuelto a colocar en la canana y se los he puesto delante del hocico a sierras y compañía. Los resultados siempre son buenos y satisfactorios. Lástima que pierdan brillo con tanta facilidad y que los triples sean de pena.

En definitiva, seguimos con el spinning de piedra y vereda en un tiempo veraniego que no suponiamos tan productivo hace unos meses. Seguimos en lo posible resguardandonos de cazadores de ocasión y pescadores de manada.

Caminamos, recorremos, trepamos, saltamos, pescamos, fotografiamos y nos mojamos de rociones de mar por fuera, pero sobre todo, nos inundamos de mar por dentro practicando una actividad sencilla que al espíritu lo carga de paz y alegría. Ingredientes por otra parte, que tal y como me exponía esta mañana un ser adorable, parecen ser indispensables en las recetas diarias del continuar tirando sano.

* Neno y Pauhlo Correira. Les pido disculpas por haber eliminado sus comentarios. Pero tenía problemas con la entrada. No dejaba visualizar correctamente el blog. Tuve que eliminarla varias veces y rehacerla. Si existe alguna manera de salvar los comentarios ya realizados en ocasiones así, yo la desconozco. En cualquier caso, agradezco sus palabras, sus animos y la empatía. Gracias.


17 de agosto de 2009

LA RENOVACIÓN DEL DONA PI

Como esas viejas glorias que se resisten al olvido y al cabo de los años vuelven a la portada de las revistas y a la primera fila de la publicidad, el Dona Pi de Miguel Gamito se ha sacudido el polvo y el desaliño, se ha pintado la cara, ha estornudado fuerte para desentumecer motores y ha renovado contrato con el mar por una tira más de años.


Cabo Verde tiene viento y marea para aburrir, pero promete pesca para no aburrirse. Ahora le toca a Miguel poner a la doña sobre el donde preciso en el cuando adecuado. Después de ese hecho explorativo, no tardará mucho en recibir visitas de plastas insoportables y enfermizos adictos a la pesca con señuelos. La Doña no es ni joven ni rápida, pero no falla nunca. Miguel es un lobo de mar, un skipper honrado, sabio y experimentado. Binomios como esos, siempre funcionan.

De momento y a la espera de confirmar su marcha, el Dona Pi sigue en el Mar de las Calmas, en el Hierro, charteándose tal y como lo ha hecho en los últimos años, pero eso sí, aliñada, con el polvo sacudido, la cara pintada, los motores desentumecidos y el contrato con el mar renovado de manera indefinida.

13 de agosto de 2009

FRIKI NEWS. SMS AL ESPACIO

Echando un vistazo a la red, me he encontrado con esta curiosa noticia.

Una web permite enviar SMS al espacio exterior

Desde el miércoles y hasta el 24 de agosto, la gente que desee una experiencia que no es de este mundo puede visitar www.HelloFromEarth.net para colgar mensajes de no más de 160 caracteres que se transmitirán a Gliese 581d, el planeta exterior al sistema solar más cercano y más similar a la Tierra, y por tanto con más posibilidad de albergar vida. El tiempo previsto de llegada, sin embargo, es de unos 20 años, dijo la web. Y no hay garantía de respuesta.”

http://es.noticias.yahoo.com/10/20090812/tot-oesen-espacio-sms-4b7b872.html

Observando los mensajes enviados por la peña hasta el día de hoy, me he tropezado con algunos que rescato en el blog porque me suenan cantidad a intelectos conocidos que se relacionan con este mundillo nuestro de la pesca.

- “Hermanillos me hace falta anzuelos emplomados y ojo se me extravio los señúelos se los el mar el giri tiene o charli el blabla avisen y si van a dir tambien saludos Felipón”.

- “Hola raritos, para esta año tenemos preparada un viaje de popping y jigging al segundo anillo de Saturno, que para el que no lo sepa tiene restringida la pesca profesional desde hace más de 3 milenios. El objetivo principal es el pezdroide AK-3468-FRT, mejor conocido con el extraño y ancestral nombre de “Red Tuna”. Computadoras y androides skipper especializados en jigging y popping. Mañana les adjuntaré el documento del viaje. Por favor, interesados ponerse en contacto lo antes posible con navarcosmos.net clave telepática neuronal- 639457668. En este momento todavía hay verdaderos chollos en los vuelos de la Star Trek para esa fecha. Solo 1500 personas en este grupo. Los que dispongan de teletransportación propia ponerse en contacto con Marga de cara a negociar precio final. Me disculpo con los que han recibido este mensaje 800 veces. Gracias, ciao.

- “Estimados hermanos alienigenas, comparto con ustedes, seres de sabiduría, la aventura del pasado Sábado en aguas del océano misterioso e insondable. Con un mar esplendoroso en el Pacífico de Costa Boba a bordo de la brava y de Lanchas la Mística nos dirigimos al Golfo de Mi(p)oya con la esperanza de pesca que siempre tienen los hombres de mar que desean pasar a la historia. Navegando en la zonas de corrientes en las zonas de rocas los Rapalas surcaban las aguas con la propiedad que solo tienen las criaturas de la mar, criaturas cuyo poder de atracción va más allá de la comprensión cuando respondiendo al llamado el carrete Shimano Calcutta CTE300 con fuerza impresionante tensó su poderosa línea trenzada en un arco inimaginable. Carrera violenta y aguda, pelea intensa, las condiciones óptimas y mi buen amigo Rapala Pro Staff & Shimano Pro Staff Biol. Roberto Lete capturando una bella palometa blanca cercana a los 250 gramos de peso. Una poderosa bestia de las profundidades que sucumbió exhausta y repleta de bravura indómita a las artes mecánicas de los sabios seres que medran las aguas a merced de las olas furiosas que con afiladas garras amenazan golpearnos implacablemente contra la piedra inerte y fría, cobijo de múltiples seres que viven intensamente a la caza de sus presas. Augurio de muy bello para un día de pesca. Inigualable belleza escénica, grito al viento agradeciendo, brindando con los amigos y recordando a los antiguos Dioses de la Pesca, esa es la magia de la pesca. Shimano definitivamente alto calibre en pesca”.

- “Que paso. Viejitos, loco, olvídense del SMS, esto no sirve, no llega loco. Chacho, si yo he colocao antenas de Movistar y eso no tiene alcance loco. Mira, si ustedes quieren que llegue de verdad. Una postal loco, el correo de toda la vida. Mira, llega sobre la marcha. Te lo digo yo. A ve si se dejan ve por aquí pa echa unas pescas y unas risas”.

- “Descargarte el video “captura de un dentón a jigging” enviando SMS al 2374. Si deseas bajar la versión para chupa chups mandar un e-mail con la palabra changa a PescayBucles@joerquepena.red

- Desde el foro peskachana canarias, saludos al planeta ese y felicidades por esas magnificas capturas, te deviste dar un buen gustillo con esos sierrotes, no beas como jalan. Nosotros ayer nos mamamos 9, todos con jigs de buktail blanco. Son matadores. Casí no pudimos subi la bereda cargaos con los sacos Jejeje. Hoy asaderito con los colegas, jejejejejeje.

Siento no poder reproducir la firma: Una foto opaca 20 X 20 centímetros, de una bicúa sobre la mesa del garaje y un lema superlativamente simplón del tipo: “la pesca con señuelos engancha o crea adicción o es un vicio, déjala antes de que sea tarde”.

- “Que paso loco. Mira, no puedo entra en el foro”.

- “Hola a todos los marcianitos, desde el Estrecho que mira pa rriba les saluda el Manue, pescador, voracero, pesca sub, curricanero y lo que haga farta. Si vienen por aquí, contacten con El Manue, en cuarquie sitio les dirán donde encontrarme, que esto es chico y tos nos conocemos demasiao pero si quieren peska no vallan con cualquiera que hay mucho muñeco que con un poko de brisa se vuelbe y además hace tiempo ke no peska na de na”.

- “Feliz cumpleaños ser de luz Zeus 45, espero que el próximo año te provea la misma salud que hasta ahora y puedas seguir disfrutando de la pesca y deleitándonos con tus capturas. Siempre tuyo. La Compañía de Jesús”.

- “Deportes Quintada les envía un saludo interestelar y les ofrece la posibilidad de consultar gratis el catálogo de pesca 2009, donde encontrará una amplia oferta de materiales y equipos para cualquier modalidad de pesca. En especial destacamos la oferta en señuelos nadadores “currica”. Por tan solo 30 euros usted puede hacerse con estos fenomenales señuelos fabricados uno a uno por nuestro equipo de artesanos chinos radicado en el polígono Las Torres S/N, planta sótano. Estos señuelos pensados para la pesca todo terreno en aguas superficiales, destacan por su inédita fabricación en madera de tabobo (Nicotia glauca) y sus ecológicos acabados holográficos que reciclan el papel aluminio de las cajas de tabaco Malboro. Con su amplia paleta nadadora y la hélice emplumada de Marabou ubicada en la cola estos señuelos también pueden adaptarse al jigging profundo acoplándoles un plomo pera del 30 a unos 40 centímetros de la cabeza. Por otro lado, añadiendo un pulpito de vinilo como los utilizados para el curri y una cabeza de langostino en cada uno de los 5 anzuelos triples alojados a lo largo del cuerpo, este montaje es irresistible para todo tipo de depredadores de fondo, pudiendo utilizarse de la misma manera como imitación para la pesca de la pota o los grandes ejemplares de calamar. Un señuelo polivalente especialmente mortífero en horas de mediodía en el color negro cabeza rosa (spirit woman) y amarillo moteado de negro (banana ready). Oferta hasta agotar existencias. Recuerden, en el norte no quieren otra cosa”.


12 de agosto de 2009

TUNNING STELLA 4000


Sí, llámenme pijo, snob, fetichista. Lo que ustedes quieran. Pero a que esta chulo el Stella 4000 con la nueva japanese manivela http://www.f-dress.jp/dress/gatling-d.html


Personalmente me mola esa estética futurista al estilo Blade Runner. Los materiales combinan grafito y carbono resultando un peso bastante inferior al que ofrece la manivela convencional.
En la práctica quizás se agradecería un poco más de dimensión en el pomo y habrá quien le ponga pegas porque el agarre es malo y esto y lo otro. Pero a mi me da lo mismo. Aseguro que las agarradas con el animal no las perderé por culpa del pomo y al final, asumiendo que la mitad de estas cosas no son sino puro marketing superfluo, lo que cuenta en esto del tunning no es que el coche ande más o menos, lo que realmente importa es lo que parece.
Además, haciendo trueques internacionales con piezas de aquellos Penn Spinfisher que usábamos para jigging, la cosa no me ha salido nada costosa, y encima me han regalado dos jigs que amenazan con engañar al animal el próximo otoño invierno.


Ahora solo falta una bobina a juego, pero estos condenados nipones parecen que empiezan a preocuparse de la estética solo a partir del Stella 5000.

Estaremos atentos.

STICKBAITS


Recuerdo que hace unos cuantos años, solo existía un tipo de paseante, el pedazo de madera o plástico larguirucho o rechoncho que desposeído de babero, nos buscaba el engaño a base de zigzaguear por la superficie del agua en plan pececito desvalido tocado del ala. Al margen de esa opción para pescar en superficie, estaban los poppers y pencil de toda la vida y luego, en su contrario, toda suerte de engañifas para pescar hundido; minnows, jigs heads, vinilos y cucharillas. Eran tiempos hace unos años en los que la frontera superficie – hundidos estaba mejor definida que la de las dos coreas.

Pero claro, el tiempo pasa, la técnica se desarrolla, el mercado es global e inmediato y aparecen nuevos engaños que juegan con la ambigüedad, la trasgresión y la síntesis ampliando el abanico de posibilidades de profundidad y acción. Chucu chucu* aparte (algún día reportaré mis somníferas andanzas con los inchikus, inchibus, salty rubber y demás parafernalia), estamos en la era de los stickbaits. Paseantes hundidos que con repertorio ampliado y muchas veces mejorado recrean las hechuras del perrito que pasea varios centímetros por debajo de la superficie.

Y a que viene todo este rollo, pues a que estos cachivaches new age, tienen algo que hace que su manejo enganche y suba la adrenalina en cuanto algún animal se interesa por ellos.

Esta claro que una picada en superficie a las carreras de un ranger o las salpicaduras de un popper crea tal adicción y deja tal huella en la memoria de tus sentidos que solo una acumulación continuada de bolos lapidarios es capaz de hacer olvidar.

Personalmente, a día de hoy, estoy en esa fase de bolos tras picadas en superficie (recuerdo al que no lo sabe que pesco en las Canarias Centrales. Ni en el Mediterráneo ni tan siquiera en Fuerteventura) y a medida que el sobrevenido fanatismo Ranger se me va apaciguando, comienzo a volver a cotejar más posibilidades dentro de mi caja de señuelos. En este punto, hay que reconocer que lejos de las memorables alegrías de los visuales estallidos de agua y las persecuciones mar-cielo o las cotidianas capturas que proporcionan minnows y jigs, los sucedidos con los stickbaits te producen un dulce regusto que engancha y aficiona a su uso. ¿Por qué?. Pues yo creo que porque su manejo requiere cierta habilidad, porque te reta a ser cuidadoso, a estar atento, a pescar concentrado. Porque puedes inventar, porque tu manera de accionar el pececillo plástico siempre será particular, única y diferente. Porque depende de ti el hacerlo más o menos efectivo. No se por que, pero personalmente me entretiene este tipo de “titiriteo”.

En Canarias, con mareas agitadas en los sectores abiertos al norte y posturas acantiladas, un paseante tradicional no se sostiene, pero un stickbait que profundice medio metro ya da opciones de trabajo. Hay que bajar la caña, agacharse y concentrarse imaginando el resultado de cada tirón en conjunción con la ola. Hay que ir despacio, mostrando mucho flanco, zigzagueando provocativamente. Hay que procurar un twitching liviano y medido mientras sigues con la mirada la silueta de tu carnada plástica preferida.

En fin, hay que reconocer que los dichosos paseantes hundidos entretienen y enriquecen nuestras cotidianas raciones de spinning.

Por lo que respecta a marcas y modelos, ir por la red observando escaparates es derramar babas sobre el escritorio. Personalmente tengo en la canana de los imprescindibles el Mr. Joe de Sert, el Reef Pencil de Hart (Hart + algo realmente bueno = milagro), el Blues Code de Maria el Slip slide de Skatgis Design, algún tuna penn japonés – económico (que esa es otra) y sobre todo, un pepinillo franchute de resina, simple, artesanal y sin holografías (pinturitas caseras sobre fondo blanco) que pesa 33 gramos y responde al extraño nombre de Big Foot. El precio es francés, pero hay que reconocer que el maestro Le Guyader ha clavado el molde y el material. Como dicen las coletillas comerciales y publicitarias de mis paisanos fenicios, en el norte no quieren otra cosa. Chapeau.

*Chucu chucu = pesca con inchibus, inchikus o salty rubbers. ¡Ay!, que sueño…..

5 de agosto de 2009

¿POR QUÉ NO TE CALLAS?


Eso, por qué no me estaré callado. Si al final no tenemos ni puta idea y lo único que ocurre es que tendemos a la catastrofe después de 3 bolos seguidos.


El caso es que esta tarde volví al lugar del contacto de ayer y en la primera docena de lances, después de que el amigo Antonio perdiera inexplicablemente un buen pez atraido por los encantos franchutes del Big Foot de 33 gramos, servidor vió como a 50 metros de su lugar, en el quinto o sexto chapoteo de un Ranger 63 color amarillo, el agua se electrizo y un animal rápido y nervioso, cargaba contra la corrientucha caña del Decathlon anunciando pleito. Los cachetes fueron dados a conciencia y la agarrada se prolongo duránte unos cuantos minutos en los que las vicisitudes principales venían de un veril adelantado tapizado de clacas y un animal poco dado a subir a la superficie y echarle un vistazo a la Gran Canaria aérea. Total, que allí estaba José presto a la ayuda y raudo en la tarea de poner el animal en seco. Sierra 3,7 Kg.
Tan correlon como siempre, tan peleón como es habitual. Atacando en superficie como un atún de banco tropical. Una preciosidad de lance que aunque no contó con la espectacularidad de la picada del día anterior, vale por todos esos ratos de bolo al lado del mar.

En fin, dice mi amigo Abe que he llorado y que cuando lloro siempre mamo.
Será por eso.

Por cierto, las fotografías no las tengan en cuenta. Pese al buen ojo del amigo José, el flash las ha vuelto a reventar. Y van..........
Tengo que empollar más.


4 de agosto de 2009

TANTAS GANAS COMO TAN POCOS PECES. Y CASI UNA EXCEPCIÓN (*)


Aunque en otros tiempos y circunstancias las ganas siempre andan por arriba de los peces, en este tiempo de estío inquebrantable, el empate es tan inamovible como insulso.
Desde el punto de vista de un pescador canario con señuelos, el verano es una feroz alimaña que a poco que no se le mantenga a raya con infusiones de entusiasmo, optimismo y movilidad acaba con el ánimo y termina aficionándote al ciclo cross, el vuelo de cometas, la restauración de muebles o el arte chino de la cocina en cuencos de porcelana Ming.

No es época de depredadores, al menos no la es como el otoño-invierno-primavera. Salvando pequeños pelágicos costeros de estación, bonitos listados o algún dorado pequeñin (currican style), la parada de las bestias no tiene lugar en los enclaves que acogen nuestro pasatiempo.
Las piedras del jigging que a modo de supervisión rutinaria son ordeñadas con periodicidad andan vacías de picadas y ecosondas. En lo que respecta a la orilla, el perímetro insular no ofrece mucho más que algún esporádico sierra y las bicúas kileras que venían con el kit de instalación de cada veril.
Por otra parte, el alisio es constante en su presencia diaria e imposibilita muchas idas y venidas. En definitiva: es tiempo de sol, viento, lances repletos de fe y retratos de ambiente. Esta ausencia o inapetencia ictia coincide con el aumento del tiempo libre, la poca mar de fondo y el mayor número de horas de luz, con lo cual, encima, la jugada suena a escóndete serviola mía que no veas como esta el pueblo de gente.


En cualquier caso, asumimos el fenómeno y nos impermeabilizamos la voluntad con soniquetes de tranquilos que todo pasa, que pronto llegarán octubre y noviembre para dar el chupinazo a la temporada. Llegarán los calamares y las agujas, y detrás de ellos es de suponer que aparezcan los “marramamiaus” de siempre.
Esperando esos entretenidos y emocionantes días cortos de otoño – invierno quedamos acumulando salud mental, tranquilidad anímica y salidas de pesca. Quien sabe, todo tiene una excepción. Igual esta tarde o mañana, suena la flauta y me tengo que comer la entrada con papas fritas.


* Como lo anterior lo escribí ayer a mediodía y ha visto la luz pública del blog este día siguiente. Como quiera que entremedios, ayer por la tarde hubo pesca y la dichosa Ley de Murphy nunca falla, casi tengo que proceder a la ingesta de la ya puñetera entrada.
El caso es que ayer tarde, haciendo spinning con mi amigo José en una de nuestras cercanas y traspuestas orillas. En horas de atardecer y dentro de los últimos 90 minutos de vaciante, mientras corría un Bounder a unos 40 metros de mi anfibio puesto frente a la esquina de un veril de poca profundidad abierto al este, una explosión en superficie similar a la que produciría la caída de un sofá desde 50 metros de altura me deja el corazón con el retumbe de un tambor Masai. Siento el peso, intento clavar con la poca precisión que conllevan los ataques sorpresa y me dispongo a intentar domar aquella fiera que corre en superficie sacándole más hilo del esperado al pequeño Stella 4000. Grito alertando a José de la incidencia y reclamando ayuda en el tramite del varado y cobro. Algunas carreras y cabezazos más tarde, la poca precisión del cachete causa efecto y toda la tensión se libera; la del pez correlón, la de la línea que lo sujeta y la de mi nerviosa concentración. Desanzuelado regresa el Ranger color Barbie, silencioso regresa José a su postura y rascado regreso yo a la realidad del verano innombrable y la bicúa Kilera de las 20:00 horas. ¡Cachis en la mar!, que poquito faltó.

En fin, de momento, que me quiten lo pescao. La picada y esos segundos de emoción e incertidumbre quedan archivados de por vida. Tuve una picada en superficie, de pez grande, en Canarias y con un Ranger. ¿Seré un elegido?.
A la expectativa de nuevas excepciones, vuelvo a la idea de esta entrada, toca esperar activamente. Esperar pescando.

Las retrateras creo que dan fe de ello.


3 de agosto de 2009

MI CIUDAD HOSTIL


La ciudad que vivo tiene todos los requisitos para ser bonita y agradable, pero a poco que fijemos la vista, la realidad construida la demacra y convierte en fea, desagradable e inhumana con ganas. Sí, vale, esta abierta a dos frentes marítimos, posee una península volcánica como espacio natural de referencia, la luminosidad es grande, el clima sano y el carácter humano es cosmopolita, relajado y callejero, pero en lo que se refiere a diseño urbano y calidad visual de conjunto edificado es más fea que pegarle a Dios.

¿Y a que viene todo esto?, Pues a que hace un rato estaba repasando unas fotografías urbanas de unos meses atrás, período en el que profesionalmente me baje del guindo y en mis ocupaciones laborales rebasé por debajo la cota 200. En aquella ocasión y por unos días, abandoné a don Benigno y sus cuartos de apero tipo Feria de Abril para colarme en plena ciudad consolidada a intentar diseñar con algunos colegas, un poco de movilidad, conectividad, accesibilidad, sostenibilidad y todas las “idad” que a ustedes se les ocurran y tengan que ver con el objetivo de perpetrar un espacio urbano más ameno, humano, bondadoso, saludable y moderno.
Total, que ojeando retrateras recordé que en medio de la jungla del istmo de Santa Catalina, cuando uno toma conciencia del campo de batalla, el ánimo se acongoja observando lo sucia, cutre y desordenada que es la trama urbana que hemos creado los canariones capitalinos. Un espacio de encuentro y trapicheo que no presenta dos pavimentos iguales, donde los contenedores ocupan las aceras, los taxistas el tercer carril, la señalética toda la fachada y el lugar prescrito a los peatones se ve interrumpido por coches irremediablemente mal aparcados, camiones en descarga imposible, parterres sin árbol, vallas asesinas, pivotes disuasorios, vías redundantes y un montón de arretrancos y galimatías urbanos que hacen del espacio público un lugar hostil e incomprensible.
Y es que nuestra idiosincrasia nunca ha dado para más. Los ciudadanos canarios siempre hemos sido un poco dejados, indolentes, ignorantes, poco cívicos y algo guarretes, los gestores de turno, interesados, mezquinos, caciques, distantes, insensibles, codiciosos y motorizados. Si a esto sumamos el hecho de que la riqueza va por barrios, el panorama es desalentador.
Eso sí, en las maquetas, en los planes y en los hábiles productos infográficos que decoran concursos de renovación urbana y estratégicas piezas de ordenación, las ideas y los diseños encandilan y dibujan la Brasilia de los años 60. Al final, todos esas brillantes y sugerentes ideas terminan siendo paneles para despachos y literatura técnica para cajones de escritorio. Al final, el dinero marca la pauta, aunque sería injusto no reconocer que el retraso no triunfaría del todo sin la participación del subdesarrollo cultural programado de una sociedad solo entrenada para exigir pan y circo.