17 de noviembre de 2009

BARRIDO (PANNING) EN EL ACUARIO


Durante la reciente excursión pesquera a tierras norteamericanas en busca del santo grial, léase atún rojo, dedicamos uno de los días de mala mar a visitar la ciudad de Boston y callejear por ella disparando fotos y flashes a todo lo que se movía o se nos antojaba como bello y recurrente.

Como quiera que nuestra enfermiza atracción por el mar y sus habitantes no conoce lugar ni circunstancia, nos colamos en el acuario para curiosear y proporcionar a la retina su casi diario y obligado atracón de peces.

La verdad es que el acuario de Boston no es gran cosa. Un estanque con graciosos pinguinos, peceras temáticas reflejando diversos ambientes y un tanque central redondo y grande en el que al margen de otras especies sobresalía un pequeño cardumen de Permits. Permits tan grandes y gordos como los que aparecen en los sueños de cualquier mosquero marino. Palometas del diámetro de una antena parabólica nadando incansable y rutinariamente en un círculo infinito e interminable.

Total, que nos pusimos a retratar acuario y peces con las vicisitudes que implican la falta de luz y los descontrolados reflejos del cristal.

En mi caso, con el gran angular en ristre, aplicando un ISO 1.600, colocando el Balance de blancos de un día nublado, confiando la acción luminaria a un Nikon SB600 esclavo (lo de esclavo esta dicho con guasa) y rebajando algo la velocidad de disparo, me entretuve en hacer panning siguiendo con el enfoque a los peces mientras apretaba el obturador. El resultado final es más curioso que bello y las instantáneas (sobre todo las de los permits) parecen más una acuarela que una fotografía. El trabajo de edición posterior solo ha modificado la exposición, el contraste y el balance de blancos. Lo demás es estricto fruto del entretenimiento del instante. Que conste.



1 comentario:

Abe dijo...

Joder (¿se puede decir "joder" en un blog?)otra técnica nueva, el "paning" y eso con qué muestras se hace.....

Tan bonitas, en el de Barcelona me quedé largo rato mirando una pecera de esas en la que había un GT, una de las especies, no era muy grande pero nos miramos por un rato, yo pensaba cómo sería tenerlo al otro lado de mi hilo y él...bueno él no pensaba nada.