17 de agosto de 2009

LA RENOVACIÓN DEL DONA PI

Como esas viejas glorias que se resisten al olvido y al cabo de los años vuelven a la portada de las revistas y a la primera fila de la publicidad, el Dona Pi de Miguel Gamito se ha sacudido el polvo y el desaliño, se ha pintado la cara, ha estornudado fuerte para desentumecer motores y ha renovado contrato con el mar por una tira más de años.


Cabo Verde tiene viento y marea para aburrir, pero promete pesca para no aburrirse. Ahora le toca a Miguel poner a la doña sobre el donde preciso en el cuando adecuado. Después de ese hecho explorativo, no tardará mucho en recibir visitas de plastas insoportables y enfermizos adictos a la pesca con señuelos. La Doña no es ni joven ni rápida, pero no falla nunca. Miguel es un lobo de mar, un skipper honrado, sabio y experimentado. Binomios como esos, siempre funcionan.

De momento y a la espera de confirmar su marcha, el Dona Pi sigue en el Mar de las Calmas, en el Hierro, charteándose tal y como lo ha hecho en los últimos años, pero eso sí, aliñada, con el polvo sacudido, la cara pintada, los motores desentumecidos y el contrato con el mar renovado de manera indefinida.

1 comentario:

Abe dijo...

Mis parabienes D Miguel para vd y la Dña, buena mar y a disfrutar.