19 de noviembre de 2008

UN JUREL. UNO

Por lo general viven más cerca de la cota 0 que de la 100. Encima no son cómo esos depredadores malosos que se pasan el día corriendo detrás de sardinas o caballas. A estos les va más el asunto de escarvar arena y tierra en busca de invertebrados, cangrejitos o cosas por el estilo. Si por ahí se desentierra una cría de choco, bienvenido al buche, si se cruza un guelde blanco o un besugo y su caza no supone un ejercicio desmesurado de natación, adelante con el almuerzo, pero que conste que el plato más habitual son anélidos y camarones, plactón y bichitos de microscopio. Nada de atiborrarse a calamares o atizarle la del pulpo a la primera bola de bogas que se acerque a la pared. Son carángidos de hábitos alimenticios equilibrados. Para obesidad y colesterol están los trevallys y crevallys tropicales.
Sí. Jureles de Canarias, Pseudocarax dentex para mejores señas, una de esas capturas esporádicas para todo aquel que no sea Victor Malillos, que nos reconforta por salirse de la rutina, por lo inesperado y que carajo, por las cuatro carreras de peje fuerte que disparan la adrenalina y saben a gloria. El de la horrenda fotografía y gracias fue cogido el pasado fin de semana, a la hora de la marea, al norte del norte, entre mares de leva y rachas de inquietante viento este. Andaba el peje camuflado bajo 4 toneladas de bicúas que mantenían equivocada la lectura de la sonda y machucado el cordaje de los assist. Coló entre todas ellas sus 4 kilos de anchura y subió a tracción de jigging ligero para ser el starring del caldo de pescado made in Canarias de una santa señora de Ciudad Alta. Un pez, uno. No por elección ni dedicación cualitativa, un pez en sentido literal. Lo que hay, lo que ofrece el momento actual, lo que permite la presión pesquera, el aprendizaje de unos y otros y las circunstancias metereológicas.

2 comentarios:

jose rodriguez dijo...

ultimamente el norte del norte pertenece a marineros ferreos. Imprevisibles jureles ,siempre sorprenden. Ese caldo de pescado como se echa de menos, con su gofito, su cebolla cruda, sus papas con el mojo verde.
No sabia que en Bermudas tambien existia.
Un saludo y cuidado con esas mares

Manuel Bica dijo...

Viva Mario:

O peixe da foto...é um incrivel animal e representa, em minha opinião, o que de melhor o light jigging nos pode oferecer nas nossas águas.
É audaz e combativo como poucos e têm tudo o que um pescador desportivo pode esperar de um peixe, confesso que tenho uma paixão especial pela sua pesca.

È um prazer voltar a ler os teus textos.

Um grande abraço,

Manuel Bica