7 de noviembre de 2008

JIGGING CON TRAMPA. CARNADA DE CONTRABANDO

Los vi hace algo más de un mes en un foro de pesca con señuelos artificiales. Sí, uno de esos foros agotados que ahora solo aportan felicitaciones y bienvenidas. Posaban orgullosos en un post de solo fotos con sus escolares recién pescados, con los jigs colgando de las fauces del animal y toda la liturgia de la fotografía de pesca actual.
Y claro, el ego recibió de inmediato su buscada ración de admiración ajena. “Ufff, ya os vale, menudos pescadores estáis hechos”, “felicidades compañeros, las fotografías son magnificas y los peces me dan una envidia”, “enhorabuena Bartolo, ya veo que no paras, como me gustaría a mi hacer lo que tu haces”, “felicidades al grupo, ya veo que os lo pasasteis bien”, y así, un montón de sinceras, ingenuas e inocentes comiditas de pene.
Yo mismo me sorprendí. Fantásticas capturas pensé, animales de porte, que trabajo más duro, a ver, a ver, ¡coño!, que cuelgan un video, a ver. ¡Ostras!, que raro, hay un par de cosas que no me cuadran, pero, ¡hala!, menudas peleas, que emoción, vaya, como están los escolares y que merito el haberlos engañado con algo tan artificial como un pedazo de plomo a colorines.
¡Ja! Fermín, el plomo de colorines dices. ¡Ja!. El plomo de colorines solo sirve de profundizador.
A los pocos días, tras mantener una conversación telefónica con el amigo Gamito, el skipper de la aventura, descubrí el secreto de la eficacia. Gamito, lícitamente, trata de asegurar la pesca de sus clientes y por eso les dice que coloquen en el assist una tona de caballa o un filete de atún. No tiene nada que esconder ni nada de lo que arrepentirse, emplea carnada y te lo dice con toda la naturalidad del mundo.
La carnada generalmente no falla. A estos peces tan cegatos, tan voraces, tan carroñeros y con un olfato tan desarrollado, les es más fácil comer carnada muerta que andar cazando un supuesto pez vivo que brinca y se contorsiona. Con ello, el bolo o la circunstancia de capturas poco abundantes quedará desterrado y nadie podrá pensar que hemos fallado o no somos tan buenos pescadores. Menuda minusvalía.
Se trata de pescar algo a toda costa pero intentando que se vea que es a jigging, por eso mantenemos el jig y la configuración del assist, por eso aunque prácticamente no podamos realizar jerking, no nos paramos del todo y seguimos una recogida ralentizada que disimule ante el mundo y ante nosotros mismos que lo que estamos haciendo es un simple volantín de contrabando.
Pero a diferencia de Gamito, nosotros no decimos nada. Callamos como prostitutos y exhibimos nuestra vanidad cazadora confundiendo y haciendo creer que los métodos empleados son los más modernos y deportivos, los más meritorios y snobs.
En fin, otra estupidez cateta.
Tanta exhibición, tanta fotografía, tanta sabiduría de copia y pega, para terminar recurriendo a la carnada como tapadillo.
Lo que hace el ego.
Como si la pesca empezará o terminara en los señuelos artificiales.
Como si el bolo no fuera parte indisoluble e indispensable de este juego.
Como si los escolares no se capturaran con las mañas del jigging más puro.

No hay comentarios: