24 de septiembre de 2008

A TI, NIÑATO

A ti, sí, a ti. A ti que apareces decorando las columnas del aeropuerto o la pared exterior de los servicios de la estación. A tí, al del careto feo, la media melena chunga o los ojos extraviados. A ti flacucho despeluzado, o a ti, gordinflón rapado que sin conocerme y desde el papel, me miras como si te debiera dinero. A ti, acomplejado, deficiente emocional, carne de secta. A ti, que no eres capaz de tener la conciencia necesaria para saber lo que haces y eres la marioneta de un ilumineta trasnochado con ínfulas de libertario. A ti que desde tiempo inmemorial te has amamantado con biberones de miedo, odio tribal y una papilla de etnicidad primitiva atada a la tierra madre que a vistas del siglo XXI, no es más que una ridícula pervivencia antropológica convertida en gamberrismo salvaje muy subido de tono. Sí, tu, adolescente irresuelto, “pringao”, ¿Por qué no te paras a pensar en lo que estas haciendo y te planteas el sin sentido de tus acciones?. Lanzarle cócteles molotov a tu juventud hipotecándola en base a un ideal romántico y supuestamente político que a estas alturas de la película no tiene ni píes ni cabeza. Menudo plan.
¿Independencia?, ¿de quien?, ¿de España?, ¿de Europa?, ¿del Mundo?. ¿Mantener la pureza de la etnia?, ¿qué vas a hacer?, ¿levantar un muro en Miranda de Ebro y tener hijos con tu hermana o tu prima?.
Sí, vale, gestionar tu propia tierra, recaudar tu propio dinero, tener tu propio sistema educativo, tu propia política exterior, tus propias fuerzas armadas, tu propia selección nacional….pero y acaso eso no lo tienes ya. Háztelo mirar pibe, háztelo reflexionar, porque para mí que la independencia ya la tienes conseguida de sobra. Y es más, dentro de unas cuantas décadas, cuando tus huesos quizás puedan salir de la cárcel, dentro de tu estado independiente e ideal, te aseguro que seguirás sometido a lo que diga la ONU, la OTAN, la UE, las directrices económicas que marque el Banco Mundial, lo que valga el barril de Brent y las exportaciones de los mercados asiáticos. Tendrás que ir a currar como un cabrito todos los días y pagar la hipoteca de tu casa, te multarán si dejas el coche mal aparcado y no podrás sacar la compra del supermercado sin pasar por caja. Pero bueno, da lo mismo, serás independiente que te cagas y quien sabe, igual hasta tienes suerte y encontrarás momentos dentro del escaso tiempo libre que te deje tu vida de ciudadano normal, en que la conciencia implacable te deje tranquilo y no te fustigue recordándote lo gilipollas que fuiste por sacrificar los mejores años de tu vida haciendo el salvaje por cuenta de paranoias ajenas.

No hay comentarios: